El sexo anal, o lo que es lo mismo, por Detroit

El sexo anal, o lo que es lo mismo, por Detroit

El sexo anal o lo que es lo mismo… Por Detroit

 

Hablemos del ano, sí, esa zona de nuestro cuerpo tan importante como estigmatizada e intencionadamente olvidada por muchos muchísimos hombres heterosexuales, así como por algunas mujeres… también heterosexuales.

 

Empecemos con los hombres –insisto con los heterosexuales- y es que muy pocos de ustedes saben que es justamente ahí donde se encuentra el punto P, una zona erógena cuya estimulación proporciona mucho placer, debido a la localización de la próstata… La P es de próstata ¿estamos?

Es por esto que se trata de una zona exclusiva de la anatomía masculina, que se debe de estimular para sentir un nuevo tipo de placer que no tiene nada, pero nada que ver con el clímax, ni la eyaculación.

 

De hecho –y esto es importante- es que todos, todas y todes podemos y debemos de disfrutar de la estimulación anal.

Eso sí; en el caso de las mujeres hay que tener en cuenta que el ano no se dilata igual que la vagina, ya que de entrada son 2 orificios completamente distintos y la estimulación es muy distinta en ambos casos.

 

Por lo general, la estimulación anal suele requerir de más tiempo y suavidad, además de necesitar casi siempre de algún tipo de lubricante, pero bueno, todo este preámbulo es para dejar claro que ya es tiempo de eliminar todos esos tabués que se tienen con respecto al sexo anal y darle una oportunidad, ya que les aseguro, que es lo más placentero que existe en el mundo.

 

Aquí les va una guía con todo lo que tienen que saber acerca del sexo anal

1. La primera vez duele un poco

La verdad es que si y es que el ano es un esfínter que no está habituado a ser penetrado, por lo que es normal que la primera vez sea un poco dolorosa, por lo que la relajación y la excitación sexual son imprescindibles.

Lo único que les puedo decir es que el dolor disminuye y el placer aumenta con la práctica, así que a practicar… ¡y mucho! 

2. Es im-pres-cin-di-ble usar lubricante

Ya dijimos arriba que el ano es un esfínter que no se dilata igual que una vagina, por lo que es muuuuuuuuuuuuuuuy importante hacer uso de un buen lubricante, en este caso hay para todos los gustos, hechos a base de agua, a base de silicón, de distintos olores y sabores, térmicos, intensificadores y dilatadores anales, en este caso lo mejor que pueden hacer es meterse a erotika.com.mx y ver la extensa variedad que tienen para decidir cuál de todos es el que más se ajusta a tus gustos y/o necesidades. 

3. El sexo anal es exclusivo para las parejas homosexuales

Noooooooo, gran mentira, de hecho, es un gran error asociar esta práctica como exclusiva para las parejas homosexuales y es que el sexo anal es una práctica sexual que puede ser muy satisfactoria para ambos sexos.

Los hombres heterosexuales la disfrutan y mucho, ya que la sensación es completamente distinta… lo que nos lleva a:

 

4. ¿Y las mujeres también lo disfrutan?

A ver, si bien es cierto que la mujer no posee una próstata que estimular, no olvidemos que el ano es una zona erógena muy importante en el cuerpo de la mujer, y que por lo mismo puede proporcionar sensaciones muy, pero muuuuuuuuuuuy placenteras, así que la respuesta es afirmativa.

5. Hablemos un poco más del punto P

Aunque por lo general no se puede tener un orgasmo solo con la estimulación de la próstata, existe un número considerable de hombres que sí son capaces de tener un orgasmo mediante la estimulación de esta zona.

Por lo que además de estimular este punto con los dedos, hacerlo a través de un plug, ahora que si nos queremos ver un poco más hard core experimentar con dildos y/o vibradores –con todo y arnes-, aquí ya estamos hablando del pegging, una práctica cada vez más común entre las parejas heterosexuales…

Y bueno, aquí ya en un plano más personal, no saben la satisfacción que es para mí penetrar a un hombre… ¡Todas deben de probarlo!

6. Si soy heterosexual y lo pruebo y… me gusta, ¿eso me convierte en homosexual?”

En lo absoluto, disfrutar del sexo anal no tiene por qué ir relacionado con la orientación sexual.

Si bien es cierto que los hombres heterosexuales suelen mostrar mucho interés por realizar esta práctica con sus parejas mujeres, esta intención suele manifestarse únicamente cuando el hombre es quien penetra a la mujer, pero no nos olvidemos del punto P amigas… por lo que la estimulación anal debería considerarse una práctica normal para todos los hombres, sea cual sea su orientación sexual.

 7. ¿Cómo iniciarse en el tema?

Si eres mujer, nada mejor que recurrir a un dildo y/o vibrador, aunque aquí lo que a mí más me gusta son los plugs y las colas de zorro.

En el caso de los hombres la autoexploración anal puede ser una práctica muy saludable en una rutina de masturbación masculina, ya sea manualmente o a través de vibradores prostáticos como el vibrador prostático Wow Temptation Force o bien el Prostático Wow Yemptation Anal Pleasure.

 8. La limpieza es muuuuuuuuuuuuuuuuy importante

Y bueno, para acabar vamos con el punto más importante de todos y es que como estamos hablando de la puerta trasera, el sexo anal requiere de mucha, muchísima higiene, lo que significa que antes de practicarlo es indispensable hacerse una ducha anal, en este punto lo más recomendable es usar una como la Ducha Anal Wow Temptation Anal Cleaner que está hecha de silicón o bien la Ducha Anal Wow Splash esta es una que justo acabo de pedir en línea y que me parece una verdadera maravilla, ya que es de un tamaño ideal, perfecta para llevarla a donde quieras, tiene un dispositivo con 2 adaptadores que se ajusta a las típicas botellitas de agua tipo Bonafont de 250 ml o bien Ciel de 500 ml o hasta de un litro,-aunque la neta, no creo que necesites de tanta agua para lavarte el anillo, o quizás sí, la verdad es que da lo mismo siente y cuando lo tengas limpio.