Sexo Tántrico

Sexo Tántrico

En esta cuarentena que ya se volvió cuarenterna, me dio por meditar y es que la neta, pasé un par de meses de lo más intranquila del mundo con un insomnio espantoso que me tenía de muy, pero muuuuuuuuuuuuuy mal humor y es así como Paola, una muy buena amiga, que además es mi maestra de yoga, me dijo que meditar era lo mejor que podía hacer para encontrar mi centro, debo admitir que al principio no fue nada fácil, ya que me cuesta un ovario y la mitad del otro concentrarme, pero después de unas sesiones de zoom juntas lo logre.

 

Ya luego platicando con ella, de temas esotéricos, hablamos del sexo tántrico y me recomendó un libro –mismo que pedí por Amazon- y que me sirvió de mucho en mi vida sexual durante esta cuarentena, eso si, antes que nada quiero aclararles que el libro que pedí acerca del sexo tántrico que no tiene nada que ver con el Kamasutra, para que no se me vayan a ir por esa dirección ¿o.k?

El Kamasutra que es un libro –bastante chido, por cierto- en el que aparecen una serie de posturas sexuales de lo más extravagantes del mundo, que dicho sea de paso valen mucho la pena experimentar es una cosa, mientras que el sexo tántrico se refiere única y exclusivamente a la práctica del Tantra y está enfocado en la energía sexual para alcanzar el éxtasis.

 

Pero, primero lo primero… ¿qué es el sexo tántrico? 

Se trata de una doctrina oriental que se basa en el Tantra y que rinde culto a los “placeres mundanos” los que sean que estos signifiquen.

Aquí existen 8 pautas para iniciarse en esto, las cuales hay que seguir al pie de la letra ¿estamos?

 

1)    La importancia de los sentidos

La meta del sexo tántrico no es la eyaculación, ni el orgasmo, sino potenciar los sentidos mediante besos, caricias y miradas para que así fluya la energía sexual, dejando atrás todo el stress y las prisas.

Algo así como el foreplay pero más intenso, el chiste aquí es darse tiempo para todo, se puede empezar por un simple juego de miradas y caricias, todo con mucha calma y sin llegar de inmediato a los genitales, para poder explorar cada parte del cuerpo de nuestra pareja y que ella explore el nuestro usando la vista, el olfato, la audición, el gusto y por supuesto el tacto.

Aquí es muuuuuuuuuuy recomendable el set de Weekender de Kamasutra que trae aceites, polvos y hasta un plumerito.

Y otra cosa que también sirve y muuuuuuuuucho es un antifaz.

 

2)    Contacto visual

Ok… ya que explotamos los demás sentidos es muy importante concentrarse en la vista y es que aunque no me lo crean hay muchas personas que temen mirar directamente a los ojos a otras personas, aunque se trate de su pareja, pero la neta es que una mirada dice más que mil palabras, si, ya sé que la frase se oye de lo más trillada pero es 100% cierta.

La idea aquí es pararse –o bueno, pueden sentarse y hasta acostarse- los dos desnudos, uno frente al otro, con la luz prendida, aunque se trate de una luz tenue, aquí es muy posible aumentar la conexión simplemente manteniendo el contacto sexual, pero para lograr una real conexión, hay que tratar de descifrar lo qué siente tu pareja y obviamente lo que sientes tú.

Hay que estar consciente de lo que ocurre en ese momento especial y aunque al principio puede resultar –un poco raro y hasta incómodo- verse de una manera tan profunda y penetrante, al final acabarán desnudando todos y cada uno de sus sentimientos. Aquí pueden apoyarse de velas para poner la luz y el ambiente adecuados. 

 

3)    El control de los chakras

El Tantra pone mucha atención en los chakras, que para quienes no lo saben, son los centros de energía del cuerpo.

Para poder trabajar los chakras, uno debe de acostarse para que su pareja le dé un masaje por todo el cuerpo, y esto va de los pies hasta la cabeza, acentuando en las áreas donde se encuentran los 7 chakras, para los que no sepan donde se encuentran, búsquenlo por Google ¿va? Estos chakras se pueden visualizar como una flor abierta de distinto color, rojo para el primer chakra raíz o base, naranja para el segundo llamado sacro, amarillo para el tercero del plexo solar, verde para el cuarto de corazón, azul claro para el quinto de la garganta, azul fuerte para el sexto del tercer ojo y finalmente el morado para el séptimo de la corona.

Aquí es muy recomendable el uso de aceites y velas comestibles como las de Dona y Kamasutra,

 

4)     El culto a lo femenino Shatki

Lo femenino aquí hace referencia a las características arquetípicas respecto a la experiencia vital de las mujeres, en el sentido de la ternura, la suavidad y la sensibilidad.

El hombre tiene que prestar su esencia para que la mujer disfrute, esta atención sobre el placer de la mujer, a su vez, repercutirá en el suyo propio, el hombre debe mostrar una actitud de atención plena y atención receptiva hacia el cuerpo de su pareja, esto es escucharlo, percibirlo y sentirlo con sutileza y en su totalidad.

 

5)     Descubrir el universo masculino Shiva

Este punto puede parecer similar al anterior pero ahora es la mujer quien debe de explorar el cuerpo del hombre, hay que tener la mente abierta y pensar que el cuerpo humano es un universo por descubrir y que existen distintas zonas erógenas que podemos ir despertando y descubriendo, claro, sin llegar a los genitales, lo que será un gran reto, ya que a diferencia de las mujeres, aunque los hombres disfrutan las caricias, no lo hacen de la misma manera que las mujeres y en estos casos les es casi imposible soportarlas sin estimular sus genitales… Nótese que dije “casi”.

  

6)    Distintos ritmos

Aunque ustedes no lo crean se pueden experimentar nuevas sensaciones sin la necesidad de cambiar de pareja, el chiste aquí para evitar caer en la costumbre es cambiar los “ritmos” en el encuentro íntimo con la pareja.  

Y es que el cambio de intensidades y ritmos incrementa la energía de excitación y ayuda a tener orgasmos muuuuuuuuuuuucho más intensos.

Un ejercicio tántrico que pueden probar es variar el ritmo y la intensidad de las caricias, especialmente en las zonas erógenas, esto aplica tanto en los juegos preliminares como en la penetración, el chiste aquí es meterle distintos ritmos onda 6 penetraciones suaves y una profunda

¿Entienden mi punto?

 

7)    Dominio del orgasmo

Son muchas las personas –sobre todo los hombres- que se interesan por el Tantra para adquirir un dominio total de su eyaculación y es que cuando la eyaculación ocurre, el hombre pierde un buen de energía física y necesita tiempo para aventarse un segundo round, en cambio nosotras podemos echarnos un segundo round sin ningún problema.

El chiste aquí –para los hombres, por supuesto- es llegar al dominio de la eyaculación, que consiste en el orgasmo de todo el cuerpo, ya que sin eyacular, la erección no cede y el clítoris puede seguir siendo estimulado por mucho, muchisisisisisisismo más tiempo. - Ya que logres dominar estos impulsos, se vale integrar juguetes o accesorios ;) 


8) A respirar

Es muuuuuuuuuy importante incorporar la respiración en el sexo, ya que de verdad te cambia la vida, el chiste aquí es respirar juntos, sincronizándose con la respiración del otro convirtiéndose en uno mismo.

Así que cuando te sientas [email protected], utiliza la respiración para mover la energía sexual desde tu centro sexual hacia tu espacio cardíaco, esto profundizará la conexión de tu corazón, creará más electricidad entre los dos y aumentará las sensaciones orgásmicas.

¿Qué te parecen estos 8 puntos? ¿Te atreves a entrarle más al tema? Cuéntanos.