El sexo y los semáforos

El sexo y los semáforos

Esto de los semáforos es algo raro de descifrar, según esto, seguimos en el pico de la pandemia, pero el semáforo ya pasó de rojo a naranja, lo que significa que esto no se acaba hasta que se acaba…

Todo este preámbulo es para decirles que la pandemia –que, dicho sea de paso, todavía está lejos de terminarse- y que nos ha traído fuertes cambios en todos los ámbitos de nuestras vidas en donde el sexo no se ha quedado atrás, sino todo lo contrario.

 

Muchas de mis amigas que todavía están alejadas de sus parejas, frees o lo que sea, el aislamiento las ha llevado –además de volverse un poco locas- a valerse de todo tipo de vibradores, plugs, masajeadores y demás juguetes que las hacen experimentar mucho placer y olvidarse de la pandemia –aunque sea por un rato- mientras que hay otras que además de esto, hacen uso de la tecnología para intentar acortar las distancias y generar encuentros de los más cachondos 100% virtuales… aunque no a todas les funciona esto del cyber sex.

En fin, la cuarentena para muchas de mis amigas –insisto, las que la están pasando solas- ha sido una revelación de autoerotismo y es que toooooooodas aseguran masturbarse mucho más de lo habitual y haber comprado en línea más juguetes que nunca.

Ahh y muchas –y aquí me incluyo- disfrutamos de Pornhub cuando anunció que su servicio premium iba a ser gratuito durante un mes, cuando antes no veíamos porno ni por equivocación. 

 

A mí como si me tocó la fortuna de pasarla con mi pareja, pues digamos que obviamente sigo usando mis juguetes –tanto nuevos como viejos y si, tanto sola como acompañada- sin tener que recurrir a una sesión de masturbación a larga distancia… la verdad es que no soy tan buena para eso.

Pero bueno, mi vida durante estos meses con mi pareja ha sido una revelación, como en todo hay días buenos y otros que no lo son tanto, al principio, con la incertidumbre y la angustia, no queríamos saber nada de sexo. después nos relajamos un poco y nos empezamos a buscar, a conectar, a explorar cosas nuevas para nosotros, el desafío como pareja ha sido reinventarnos todos los días, ya que en medio del home office, los zooms –que no terminan nunca- la cocina, los trastes y la nueva “cotidinanidad” –¡Ay, como odio esta palabra!- siempre tratamos de encontrar los espacios para estimular el deseo. 

Hemos probado nuevas cosas, nuevas posiciones, nuevas prácticas, todo con el objetivo de disfrutar de nuestra compañía al 100% y calmarnos en medio de toda esta adversidad, por llamarla de alguna manera.

 

Para muchas personas –todas mis amigas incluidas- esta pandemia también nos ha servido –sé que la palabra servido no viene mucho al caso, pero bueno- para mirar hacia adentro y explorar nuevas formas de generarnos placer.

En nuestro grupo de whats además de intercambiar los típicos memes y una que otra receta, hablamos de sexo, recomendamos juguetes y alguno que otro truco, y si, nos contamos todas nuestras intimidades y compartimos cosas que antes no lo hablábamos –o mejor dicho escribíamos- ni por equivocación.

Y es que lo cierto es que este confinamiento ha hecho que muchas de nosotras nos replantemos varias cosas de nuestras vidas ¿no me digan que ustedes no lo han hecho?

Y es que antes de esta situación llevábamos un ritmo de vida tan, pero taaaaaaaaaaaaan acelerado, que no teníamos tiempo de pensar si lo que hacemos nos llenaba y si queremos seguir con ello.

¿Y qué creen? que con el sexo, pasa lo mismo, como les conté anteriormente yo he experimentado nuevas cosas y es que taaaaaaaanto tiempo en casa con mi pareja ha sido un momento para darnos permisos para revisarnos, para darnos cuenta de qué nos gusta y qué no tanto, para probar y experimentar de todo desde un poco de bondage hasta juegos de roles, pasando por cosas tan sencillas como tener relaciones en lugares un tanto inesperados, ¿un ejemplo? en el coche, estacionado en el garaje de la casa, obviamente.

Espero que cuando estemos ya en semáforo verde –si es que alguna vez llega ese momento- poder seguir experimentando con mi pareja en el plano sexual y no cansarnos nunca, lo cierto es que –tanto él como yo- estamos más que listos para un trío o dos o tres…

Y bueno, mis amigas que han estado tanto tiempo sin tener relaciones sexuales y que hoy cuentan los días para poder verse con alguien para tener sexo, mi única recomendación –y si a ustedes les queda el saco, adelante- es que su expectativa no sea tan grande, que luego se vayan a decepcionar y es que yo siento que existe una gran sensación de recuperar todo ese tiempo perdido que fácilmente se puede llegar a descontrolar, pero para bien… orgías bienvenidas.

Así que, por lo pronto a seguir cuidándonos, usar cubrebocas en las calles y poner changuitos para llegar al día en el que el semáforo pase a verde y nos descontrolemos a todo lo que da, pero eso si, con condón ¿estamos?

Comenten: ¿Ustedes qué han descubierto sobre el sexo en esta cuarentena?