¿Dime a que te dedicas y te diré que tan infiel eres?

¿Dime a que te dedicas y te diré que tan infiel eres?

A ver una pregunta rápida….

¿Alguna vez has sido infiel?

 

Si la respuesta es sí… Pues déjame decirte que estás entre la mayoría de la población mundial.

Así es, mucha, muchísima gente en todo el mundo es infiel.

Ahora que si la respuesta es no…

Hmm… ¿qué te digo? seguramente el pensamiento de ser infiel ha pasado –varias veces- por tu cabeza ¿o no?

¡Y no mientas!

 

Lo cierto es que la infidelidad no respeta edad, sexo, gustos, patrones de conducta, ni nada... simplemente se da.

Ahh y tampoco se trata de una cuestión cultural pues en varias partes del mundo sucede con igual frecuencia.

 

Lo que sí, es un hecho es que existen varias profesiones que son más propensas a la infidelidad.

 

¿Quieres saber cuáles son?

 

Actores, músicos, fotógrafos, modelos y todos los que de alguna manera

están conectados con el mundo de la farándula

Sí, todos ellos entran en este selecto grupo y es que su común denominador es lo poco rutinario que son sus vidas; giras, fama, muchas horas fuera de casa y sobretodo los fans.

Solo basta con ver a las parejas famosas y lo poco que duran juntos, así como la cantidad de relaciones que tienen para darse cuenta de esto.

¡Ahh el precio de la fama!

 Doctores… y enfermeras

Cuerpos desnudos, chequeos, tacto, batas, guardias, laaaaaargas jornadas laborales. Hmm… mejor dejémoslo así; los médicos, tanto doctores como enfermeras pasan mucho más tiempo en el hospital que en su propia casa, por lo que eso a muchos les podría causar “conflicto”.  Y por lo mismo, se trata de una de las profesiones donde más encuentros sexuales hay… Y esto no solo entre ellos mismos, sino que también con los pacientes.

Ya de los ginecólogos, mejor ni hablamos.

 

Pilotos y azafatas.

¿A quién no le gustaría tener un trabajo donde te la pasas viajando?

Conocer el mundo, lugares tan románticos como París o una de esas playas paradisiacas donde todo puede pasar.

Los pilotos y las azafatas cuentan con una agenda muy, pero muuuuuuuuuy complicada debido a que la mayor parte del tiempo se encuentran en otra ciudad y/o país, por lo que si eres muy celoso tal vez tengas que pensarlo muuuuuuuuuy bien antes de clavarte con alguien que casi siempre se encuentra entre las nubes.

 

Barman… y/o [email protected] de un antro

Suelen ser personas atractivas, que a veces trabajan con muy poca ropa –por políticas del antro-

Y bueno, como en la noche todo puede pasar; trabajar como barman, cantinero y/o [email protected], te da una excelente oportunidad para conocer tanto mujeres como hombres –ya alcoholizados y ¿quién sabe? hasta muy intoxicados- dispuestos a pasar un muuuuuuuy buen rato sin ningún tipo de compromiso.

Lo que ellos tienen a su favor es que generalmente no toman, así que al final ellos son los que escogen a quien –de todos sus clientes alcoholizados- darse.

 

[email protected]

No es por nada, pero todos sabemos que los abogados son personas que saben mentir y defender cualquier tipo de “mentira” con argumentos sólidos, así que será muy difícil demostrarles lo contrario.

Digo a eso se dedican ¿no?… así que hay que tener mucho cuidado con ellos.

Sobre todo con los que se dedican a litigar divorcios, ya que generalmente se llegar a convertir en seres indispensables para sus clientes, quienes buscan vengarse –con todo- de su ex pareja ¿y quién mejor que su [email protected] en cuestión para lograr su objetivo?

 

Profesores

No quiero sonar misógina pero los hombres que se dedican a esta profesión, son mucho, pero muuuuuuuucho más infieles que las mujeres.

Los primeros signos de infidelidad suelen darse en las aulas –tanto de preparatoria como de la universidad- y generalmente surge cuando los profesores son jóvenes y/o muy atractivos  y despiertan atracción tanto física como intelectual entre sus alumnas, que de entrada traen las hormonas a todo lo que da.

 

Secretarias

Desde siempre no ha existido una profesión que se viera tan cuestionada como la de las secretarías, y es que estas personas encargadas de llevar la agenda, citas, compromisos y demás actividades del jefe… suelen tener  la confianza absoluta del mismo; situación muy, pero muuuuuuuuuy incómoda para las esposas, quienes no acostumbran darle a sus esposos tan extraordinario servicio.  

 

Amas de casa. 

Si así como lo leen, las amas de casa de hoy, no se parecen a las de hace años, esas mujeres que se quedaban en casa cocinando, lavando y planchando se quedaron en el pasado, digo si cocinan pero algo rápido, meten la ropa a la lavadora y secadora y obviamente planchan… pero no en el sentido literal de la palabra y es que eso de que sus esposos se pasen demasiadas horas fuera de casa las orilla a buscar aventuras… sobre todo en el gimnasio con su instructor o el clásico maestro de yoga, que de entrada no se ve como una amenaza ya que suele parecer gay..

 

Recuerda que esto para nada es una regla ya que existen personas que sin importar su profesión no les da por traicionar a su pareja y otras que en cambio se pueden dedicar a una profesión de lo más fresa y godín del mundo y le dan vuelo a la hilacha.

 

Hasta la próxima.