Los mitos de las películas porno

Los mitos de las películas porno

Muchas personas –y aquí me incluyo- tuvimos nuestras primeras impresiones sobre el sexo basadas en las películas pornográficas, en mi caso mi prima Carla fue quien me enseño mi primera película porno, me acuerdo perfectamente de todo el ritual… porque a esa edad era todo un ritual, teníamos 13 -14 años, yo iba a su casa y después de comer, nos subíamos al cuarto de su papá o sea mi tío Jack, que era un hombre viudo de lo más serio del mundo y que tenía un par de películas XXX escondidas en el cajón de sus calzones, la pregunta que nunca me hice fue… ¿qué hacía mi prima Carla esculcando sus cajones?

El caso era que nos encerrábamos con llave en el cuarto, poníamos la película en la videocasetera –si leyeron bien- ¡videocasetera! y pues nada, le dábamos Play a un mundo totalmente nuevo para nosotras y lo que en ese momento fue la introducción a nuestra vida sexual.

 

Por desgracia, mientras que, estas películas pueden mejorar tu vida sexual, conseguir educación sexual a través la pornografía no es la mejor idea para un par de pubertas… Pero esto es algo de lo que nos dimos cuenta hasta mucho tiempo después.

 

Empecemos con la típica frase: “Parece de película” misma que refleja lo idílica que es la ficción y lo poco acorde que va con la realidad, pues lo mismo sucede con las películas porno, nada, o bueno casi nada es verdad.

Por lo que creo importante hablar de todos eso mitos que envuelven a este tipo de películas y dejar en claro de que si las utilizas como una guía educacional pueden arruinar tu vida sexual.

 

1.    ¿Qué es mentira y qué es verdad?

Todo lo que se hace ante las cámaras en una película XXX, está previamente hablado, llegando a un acuerdo de que quiere hacer cada actor, lo que les gusta y lo que no les gusta. Aunque pueda parecer que es algo es 100% espontáneo, como eyacular sin avisar, tooooooooooodo se ha pactado previamente, lo que significa que existe un guion y nada –o bueno, casi nada- es improvisado.

 2. ¿Cuanto juego previo es lo normal?

Antes que nada, hay que olvidarse de la palabra normal o de clasificar la vida sexual, ya que no hay que ponerle etiquetas a nada en la vida ¿estamos?

Lo cierto es que hay películas que muestran un juego previo eteeeeeeeeeerno en donde el sexo oral puede durar hooooras, mientras que hay otras pelis en donde los actores de estar vestidos cortan a tener relaciones sexuales, sin ni siquiera compartir un beso, la neta es que en la vida real se necesita de un poco de tiempo para construir la excitación, especialmente para nosotras las mujeres, así que es recomendable dedicarle un poco de tiempo al foreplay, sin caer en los excesos, a menos de que no tengan contemplada la penetración y quieran llegar al orgasmo a través de un 69.

 3. ¿Cuál es la mejor posición para tener relaciones sexuales?

Según las películas porno a todas las mujeres nos encanta la posición de perrito. Lo cierto es que es una de las posiciones más fotogénicas –por llamarla de alguna manera- en donde se puede apreciar la penetración y ambos cuerpos, por lo que la posición de perrito es una opción muy popular, además de que esto lo aderezan con algunas nalgadas, que al parecer excitan al espectador.

En las grabaciones no se realizan las posturas más placenteras sino las más atractivas ante la cámara, se buscan que visualmente sean excitantes, lo que no implica que también sean placentera para quienes las practican.

La neta es que a algunas mujeres nos gusta esta posición y a muchas otras no, pero dar duro por detrás está lejos de ser la única manera de tener sexo y bueno, eso de las nalgadas, sugiero que antes de darlas tengan la cortesía de preguntarle a su pareja en cuestión si le gustan o no, y si la respuesta es si, también investigar que tan fuerte, ya que no queremos que esto acabe en tragedia griega.

 4. ¿Usar o no usar condón?

En las películas porno los condones son opcionales, si bien los condones se ven cada vez más, todavía te puedes encontrar con demasiadas películas que muestran relaciones sexuales sin protección. La neta aquí, es que la mayoría de los actores se tienen que realizar pruebas cada 30 días para asegurarse que estén libres de infecciones de transmisión sexual y sólo trabajan con otras personas que han sido sometidas a las mismas pruebas, por lo que lo que se ve es la fantasía y no la realidad, así que tú debes de usar un condón… Digo a menos de que tengas sexo con tu novio de años y por lo mismo tengas la seguridad que es 100% fiel, independientemente de que estés tomando pastillas anticonceptivas o no.

5. ¿Por Detroit?

En las películas porno el sexo anal no cuesta ningún, peeeeeero ningún trabajo y la saliva es muchas veces el lubricante de su elección… ¿what?

¡Cuidado! que no es así, es muy probable que la actriz se haya introducido plugs o un vibrador anal y que además se haya lubricando esa parte del cuerpo antes de entrar a escena.

Y es que en realidad, el sexo anal necesita de juegos previos, ir lento y una gran pero gran cantidad de lubricante, además de una ducha anal previa, o sea nada es tan espontaneo como parece ¿o.k?

De entrada, hay que tomar en cuenta que los actores no empiezan una escena sin estar previamente excitados, digamos que “se ponen a tono” antes para hacer más agradable la grabación, ya que, en las escenas hay muy poco tiempo para eso.

6. ¿Y la eyaculación?

Eyacular sobre el pecho o la cara de las mujeres siempre es muuuuuuuuuuy bien recibido y al parecer lo más excitante del mundo y bueno, mientras que hay mujeres que si lo disfrutan, esto no es de ninguna manera tan común como la pornografía puede sugerir.

Así que antes de eyacular sobre tu pareja tienes que comprobar si ella también lo desea.

…Ahh y esos chorros que se ven son grabados en distintas tomas y en varias ocasiones, así que no esperes las cataratas del Niagara.

Otra cosa, respecto a la eyaculación femenina, algunas actrices llenan su vagina de agua para expulsarla al contraer los músculos y que el “squirting” luzca de una manera espectacular.

 7. ¿El tamaño… importa o no importa?

A ver… en las películas porno todos los hombres tienen los penes enormes, pero el tamaño del pene en el porno no es en absoluto representativo de la población general, ya que uno de los requisitos para los actores XXX es que su pene mida más de 18 cms y lo mismo aplica con las mujeres en cuanto a pompas y chichis, digo es parte de todo el look ¿o no?

Pero además siempre usan trucos de cámara para que los penes parezcan enormes y lo mismo con las chichis, como los ángulos de grabación o el objetivo de la cámara que los aumentan.

Otro truco es poner a una mujer de tamaño más o menos pequeño con alguien muy grande para que visualmente se vea enoooorme… lo que nos lleva a…

 8. ¿Y que pasa con el cuerpo?

Obviamente en las películas porno –sobre todo en las gays-  todo el mundo tiene el cuerpo perfecto, pero bueno, es parte del porno mostrar a hombres esculpidos y mujeres con cuerpos perfectos y muuuuuuuchas veces operados.

Lo cierto es que los actores de películas XXX le trabajan muy duro para estar en forma, de entrada, se la viven en el gym, porque saben que van a ser filmados completamente desnudos.

Lo que no quita que [email protected] le echemos ganitas también y hacer algo de cardio para tener buena condición y tonificar nuestro cuerpo… Porque eso de tener sexo a oscuras nada que ver… literal

 9. Dura lo que dura ¿dura?

Otro de los requisitos –y esto es para los hombres- para trabajar en el porno es poder tener una erección constante y una buena eyaculación… ambas con voluntad propia, aunque la verdad es que a ambas se les pueden dar una ayudadita, digo hay veces en las que los hombres solo eyaculan una vez, y como dije antes usan distintas tomas y hasta cámara lenta, aunque también hay veces en las que se usan cremas que tengan una textura similar al semen para parecer que hay una mayor cantidad.

Y por otro lado los hombres se toman pastillas tipo Hunter –o viagra- para tener una erección que les dure durante toda la grabación.

Y bueno, incluso si el hombre no puede acabar la escena, hacen un cambio, de actor en donde solo enfocan el pene y listo.

Ahh y sobra decir que las mujeres no se tienen que preocupar en este tema, para nada.

10. Talk dirty to me

En las películas porno al parecer a todas las mujeres les gusta que les hablen sucio y hasta que las jalen de los pelos… Y pues no, o por lo menos no a todas, hay algunas mujeres que disfrutan que les hablen sucio durante las relaciones sexuales, incluso a ella les gusta hacerlo también, pero yo conozco a muchas amigas a las que esto les resulta de lo más humillante y/o embarazoso, en mi caso en particular me parece bastante divertido, pero la verdad es que no me excita nada, lo que aquí recomiendo es que le preguntes a tu pareja antes de llamarlo Cerdo o de que te diga Puta y otras cosas.

11. Hacer porno es un trabajo muy rico, que además te hace muy rico

Pues no, en muchas de las películas porno los orgasmos son más falsos que un billete de 10 pesos, pero la neta es que no hay que generalizar, digo, a veces el director quiere que se tenga el orgasmo en un momento concreto que no va acorde con la excitación del actor, así que, a veces suceden antes o después, o no se consiguen en lo absoluto y se fingen… Pero bueno ¿quién de mis lectoras no ha fingido -más de una vez- un orgasmo en su vida?

Y al contrario de lo que mucha gente piensa, creo que es importante mencionar que no te haces millonario siendo actor porno, ni tampoco es un trabajo fácil, quizás es más redituable abrir una página de Only Fans, digo si crees que lo tuyo es el porno o está crisis te ha dejado muy [email protected], está es la opción.

 12.  Y vivieron felices ¿para siempre?

La película final que vemos, en donde el acto puede durar unos 10 minutos, no se graba de manera seguida, ni tampoco en una sola toma, lo que significa que no se trata de una relación sexual normal –esto lo digo para que no se hagan falsas ilusiones- detrás una película porno hay unas 4 o 5 horas de grabación, donde se va parando entre escenas y se realizan varios cortes con los planos o momentos que no les interesa mostrarnos, cómo cuando cambian de postura, les da un calambre, se les mete un pelo púbico en la boca o les cae semen el ojo, por decir unos ejemplos.

A esto hay que sumarle la edición, el sonido –o mejor dicho los gemidos- y hasta la música y uno que otro efecto de post producción.

Por todo esto es importante no intentar de imitar o poner la expectativa en las capacidades que aparentan tener los actores porno y disfrutar de la sexualidad desde una perspectiva mucho más real y utilizar estás pelis más como una manera de excitarnos y menos como una guía de lo que debería ser una relación sexual… ¿Estamos?