La muerte chiquita

La muerte chiquita

Todo lo que quieres saber del orgasmo, pero te da pena preguntar.

 

Los franceses llaman al orgasmo “le petite mort” que en español quiere decir “la muerte chiquita” y bueno, esto hace referencia al éxtasis que experimentamos tanto hombres como mujeres… más hombres que mujeres, por cierto.

 

Según esto, al llegar al éxtasis, nos desconectamos por segundos de nuestra conciencia y de nuestro cuerpo y es tal la explosión de placer que por eso se dice que “morimos” por un momento… ¡que fuerte!

Pero para llamarle de esta manera, se debe de tratar de un verdadero orgasmo, de esos muy intensos que te llevan al cielo y de regreso.

 

Quienes hemos experimentado esta sensación podemos asegurar que además se experimentan escalofríos y hasta contracciones instantáneas muy intensas por todo nuestro cuerpo, otras reacciones pueden ser la ruborización en el cuerpo, el pulso acelerado y la piel chinita,

Y si, algo importante que creo que vale la pena mencionar es que la persona que lo siente no suele gritar, ni nada parecido, sino que, al contrario, siente una paz en todo su ser… ¿qué tal?

Obviamente que no existe un manual que diga lo que debes o no sentir al llegar al orgasmo, igual y tú gritas como loca y yo no… Y es que no hay que olvidar que cada una de nosotras experimenta de manera diferente las sensaciones, aunque eso sí, la finalidad de todas es llegar a experimentarlo.

 

El orgasmo además de producir mucho placer, ayuda a que nuestro cuerpo libere endorfinas, que son hormonas encargadas de relajar y dar un efecto analgésico en el organismo y debido a eso, se dice que el sexo es un buen alivio para los dolores de cabeza, en mi caso por ejemplo, que sufro de migrañas, suelo masturbarme a los primeros indicios en los que siento esa espantosa pulsación en el cerebro, lo primero que hago es sacar mi Satisfyer y probar todas y cada una de sus velocidades y listo, digo podría hablarle a mi novio, pero con migraña, nadie –ni siquiera yo- me soporto.

 

Algo que creo necesario aclarar es que el orgasmo femenino es muy diferente al masculino ¿ok? de entrada, nosotras nos tardamos en llegar un poco más,

claro a menos que hagamos uso de juguetes sexuales… ¡ja!

Es por esto que para lograr experimentarlo, deben de conocer su cuerpo, hay que explorarse y aprender a reconocer nuestros puntos eróticos para que a partir de ahí podamos enseñarle a nuestra pareja lo que más nos gusta.

 

Además, según múltiples estudios científicos el sexo es bueno para la salud, y es que tener sexo de manera frecuente disminuye el riesgo de un infarto, y esto es porque el corazón actúa de igual manera que cuando practicas deporte además de que los juegos sexuales preliminares y el sexo ayudan a prevenir el cáncer de seno esto en nosotras las mujeres -y el de próstata en el hombre-

 

Y aquí unos datos más, que les van a alegrar la vida: Después del clímax, las mujeres no necesitamos una recuperación tan larga como el hombre, sino mucho más breve, por eso podemos experimentar un segundo orgasmo al poco tiempo después del primero, e incluso lograr varios consecutivos… ¿qué tal?

 

Nosotras experimentamos un orgasmo -o más- mediante la estimulación de nuestro clítoris que debido a su gran cantidad de terminaciones nerviosas, tiene una sensibilidad mayor que el conducto vaginal y cuatro veces más que el glande masculino.

 

Hay mujeres que también pueden experimentar un orgasmo al estimular sus pezones y hay quienes han tenido orgasmos espontáneos sin ninguna estimulación, mientras duermen o a raíz de los sueños.

 

Y si, por último, hay mujeres –muchas, por cierto- que pueden llegar al orgasmo también por la simulación, es decir, ¡fingiéndolo! Aunque nunca es bueno el engaño, una técnica de los sexólogos para conseguir el orgasmo consiste en actuar como cuando lo sientes de verdad, acelerar la respiración, jadear, gemir y mover las caderas, con esto relajan su mente y sus emociones, favorecen la descarga de endorfinas y ayudan a provocarse un verdadero orgasmo.