¿Y si hablamos de pezones?

¿Y si hablamos de pezones?

¿Y si hablamos de pezones?

 

Justo para seguir con el tema de las chichis - o el busto, para las más elegantes- que hemos tocado ya este mes por el mes del cáncer de mama, creemos indispensable hablar de esa parte de nuestro cuerpo que tanto cuidamos y que ¿por qué no decirlo? que más excitan a los hombres, aunque hay unos que dicen que lo que más les gusta son las nalgas, pero bueno, no vamos a debatir ese tema.

El caso es que en el tema de las chichis, al igual que los penes, muchos las prefieren grandes.

Por lo que la famosa frase: “El tamaño si importa” también aplica para nosotras.

Ahhh pero eso sí, nosotras tenemos a nuestro favor –a diferencia-de los hombres- la opción de hacerlas más grandes y redondas y duras, con la ayuda de un cirujano, cosa que ellos no.

 

Lo cierto es que a nosotras independientemente de nuestro tamaño, forma, elasticidad y demás características… Lo que nos excita, es decir lo que nos pone a temblar y con la piel toda chinita es la manipulación de nuestros pezones, por lo que decidí escribir acerca de ellos.

 

Para empezar, hay que dejar muy claro este punto una: Los pezones una parte de nuestro cuerpo extremadamente sensible al tacto y aunque muchos no lo tomen en cuenta, las chichis más que fantasía para la vista representan una importante vía para el orgasmo, por lo que se requiere de muuuuuuuuuuy buenas manos, además de creatividad y disposición para tocarlas de la manera correcta ¿estamos?

 

Y es que no se trata de que te pongan las manos encima y te las apachurren o que te las muevan de un lado a otro a tope apuradamente, ahh y mucho menos morderlas –o por lo menos no muy fuerte- tampoco de chuparlas como si se estuviera amamantando… ¡Nooo!

 

Eso de que los hombres te pongan sus manotas, se apoyen en nuestras chichis y comiencen su “rutina” de cerrarlas y abrirlas, abrirlas y cerrarlas sin ningún ritmo ni sentido, además de tratarse de un acto torpe y mecánico es por demás doloroso.

 

A ver señores…

Tocar nuestros pechos requiere de todo un arte, así que si no saben cómo hacerlo aquí les decimos como, pero por favor pongan muuuuuuuuucha atención:

 1. Presionen suavemente con la palma de sus manos, pongan mucha atención a los pechos -y sobre todo a los pezones- véanlos, admírenlos, siéntanlos, bésenlos y chúpenlos, despacio, sin prisas, tomando en cuenta de que deben de ser ultra cuidadosos con nuestros pezones en todo momento.

 2. Rodeen con sus manos suavemente nuestros pechos, no se concentren en uno solo, o sea hay que ponerle atención tanto al derecho como al izquierdo. ¡Son dos! y deben de ser tratarlos de manera equitativa.

 3. Morder puede ser una sensación muy rica, pero cuando muerden de más pueden acabar con todo el mood, así que hay que controlar la fuerza de sus dientes, hay una delgada línea que no deben de cruzar… claro a menos de que te lo pidan., pero bueno, ya estamos hablando de prácticas bondage con pezoneras y todo un kit profesional para gustos muy específicos, que hay que consultar con la pareja antes, pero esto lo podemos tocar más adelante.

 4. Está muy bien que jueguen con los pezones, pero no los usen como si fueran un botón de prendido/ apagado, piensen que somos más delicadas, por lo que  también, pueden sorprendernos y hacer uso de aceites –algunos comestibles- y/o lubricantes de sabores.

 5. No se claven en un solo movimiento y cambien el ritmo de sus caricias, pero si su pareja les dice algo así como: Si, si, así, así, entonces lo más recomendable es seguir "así, así" por lo que no hay que ponerse tan creativos, al final una sabe lo que le gusta y lo que no.

 

¿Estás dispuesta de llevarlo al siguiente nivel?

 

Si tú eres de esas mujeres capaces de llegar al orgasmo con la manipulación de tus pezones y estás dispuesta a probar nuevas experiencias, entonces te voy a recomendar algunos juguetitos que te harán ir al cielo y de regreso

 1. Masajeadores: Estos juguetitos además de estimular vulva y clítoris pueden usarse en tus pezones, hay de distintas intensidades de vibración y créeme que te harán vibrar muuuuuuuuuucho.

 2. Aceites y velas comestibles de Kamasutra y Dona: Estos son perfectos para explorar otros de tus sentidos.

 3. Lubricantes de sabores: Además de que son deliciosos para el tacto, no está de más que tu pareja experimente nuevos sabores, solo que no se pasa y te muerda de más.

 4. Bombas de succión: Muy prácticas e ideales para aumentar la sensibilidad de tus pezones.

 5. Pinzas con vibración: Te van a ponen a temblar, literal… Ahh ¡y puedes usarlas en la regadera!

 6. Pesas para pezones: Estos son única y exclusivamente para aquellas mujeres que practican el bondage… Ustedes saben quienes son ¿verdad?  Ahora que si quieres experimentar, puedes comprar un kit para principiantes… Y recuerda: Hazlo paso a paso, siempre escucha tu cuerpo y no lo uses más allá de tu umbral del dolor ¿estamos?

 7. Brasieres y/o lencería, esto es para antes… ¡Obviamente! de hecho, es lo primero pero bueno, lo deje hasta el final, ya que hay recordar que es básico consentirnos con prendas y artículos que nos hagan sentir más sexys… ¡y esto es siempre!

 Recuerda que todo esto lo encuentras en nuestras tiendas físicas y en línea, obvio en erotika.com.mx