¿…Y tú eres autosexual?

¿…Y tú eres autosexual?

Ok, antes que nada, hay que aclarar que el término no tiene nada –pero nada- que ver con los coches.

Aquí la palabra auto se traduce como, ”por si solo” y se trata de un prefijo que permite nombrar a aquello que es propio o que funciona por uno mismo.

¿Estamos?

 

Según el diccionario -y no el de la Real Academia Española- un autosexual es una persona que no experimenta atracción sexual hacia la demás gente, es decir, las personas que se identifican como autosexuales prefieren intimar consigo mismas, que con otros, por ejemplo: les prende mucho más masturbarse que tener relaciones sexuales con su pareja –si es que la tienen-

 

Pero igual que con otras sexualidades, hay un espectro de autosexualidad muy amplio, ya que algunos expertos creen que si piensas en ti mismo cuando te masturbas, o incluso fantaseas con tener relaciones sexuales contigo mismo, entonces eso te convierte en totalmente autosexual. 

Sin embargo, si te excitas -un poco- al imaginarte teniendo sexo o posando en lencería, probablemente no seas autosexual en el sentido más estricto de la palabra, pero de que tienes un grado de autosexualidad, lo tienes.

 

Lo que es un hecho es que el culto a uno mismo, esta especie de narcisismo, ha crecido y mucho con el abuso de las selfies en las redes sociales, es decir si te pasas una gran parte de tu vida posando ante tu celular en todas partes – desde tu cama, cuarto, baño, espejos y elevadores hasta restaurantes, bares y demás lugares… y encima te tardas hooooooooooooras retocándolas para posteárlas en todas tus redes, entonces tienes un grado de autosexual… ¡Ja!

 

Para los autosexuales es mucho más cómodo -sexualmente hablando- estar en su propia compañía, esto es que para ellos la frase: “Más vale [email protected], que mal acompañ[email protected] aplica al 100 %” y no es solo una justificación barata de que están [email protected]

Así que para ser autosexual, simplemente tienes que tener un deseo sexual para ti mismo, lo cierto es que se trata de una etiqueta un tanto flexible que se puedes usar si disfrutas -y mucho- de la masturbación antes que otras actividades sexuales con otra o más personas.

 

Así que si te has pasado gran parte de tu vida buscando a tu príncipe azul –o princesa- o si no has encontrado a tu media naranja, no te preocupes, quizás es momento de que te caiga el 20, de que esa media naranja eres tú… o mejor dicho eres la naranja completa.

 

Por lo pronto, es muy reconfortante pensar que en el mercado existen todo tipo de productos –desde masajeadores hasta vibradores pasando por masturbadores, que te harán la vida mucho, pero muuuuuuuuuucho más placentera, si es que eres –o no- autosexual.