El tamaño sí importa… Y la forma también.

El tamaño sí importa… Y la forma también.

Ya sabemos la obsesión que tienen muuuuuuuuuchos hombres – y también muuuuuuuuuuchas mujeres- con el tamaño del pene…

Pero… ¿Qué me dicen acerca de la forma?

Y es que el pene viene en muchas presentaciones –más allá de los penes circuncidados y no circuncidados- las formas son tantas y tan variadas que por lo mismo decidí escribir acerca de esto y no tanto para juzgarlos, ni para ponerlos en competencia, sino para sacarle el mayor de los provechos a estas peculiares y bizarras formas.

Digamos que no hay una forma mejor o peor que la otra, bueno, la verdad es que si la hay, pero a decir verdad cada forma tiene sus particularidades –por llamarlas de alguna manera- el chiste aquí es sacarle el máximo provecho a cada una de estas… y es que según la forma del pene es más fácil estimular un punto u otro.

Veamos pues, las formas más comunes de los penes con los que podemos encontrarnos y que ventajas –y desventajas- aporta cada una de ellas.

El Lápiz

Este es más fino de la punta y uniforme en el resto del cuerpo, se le llama así porque nos recuerda a la forma de un lápiz,

A mi en lo personal no me encanta esta forma, pero bueno, en gustos se rompen géneros.

El caso es que este tipo de pene es perfecto para practicar el sexo anal, donde generalmente lo que más cuesta es el inicio, esto es, la introducción del glande, por lo tanto, si la punta es más fina eso facilita –y mucho- la penetración, siendo esta cada vez más progresiva.

 









El Curvo

Los penes que tienen curvatura hacia un lado u otro, me hacen pensar que tienen esta forma ya que al propietario le gusta acomodárselo “de ladito” aunque esto no es un hecho 100% comprobable, el caso es que estos penes tienen lo suyo.

Los penes que presentan cierta curvatura hacia arriba tienen mayor facilidad para estimular el punto G, ya que, por su forma, rozan el punto exacto para lograr esto. Ahora que los penes con curvatura excesiva hacia la derecha o la izquierda pueden provocar algunas molestias en la penetración, pero si no es el caso, no hay de que preocuparse, ya que es de lo más normal que el pene tenga una ligera curvatura… Pero ligera

 

 

El cabezón

Este pene como su nombre lo dice se caracteriza por tener el glande mucho más ancho que el resto del pene, son lo opuesto a los de forma de lápiz, la verdad es que a mi en lo personal estos me dan mucho, pero muuuuuuucho morbo.

Lo cierto es que no son nada apropiados para el sexo anal, ya que puede resultar bastante doloroso, en cambio es muuuuuuuuuy placentero para la penetración vaginal y bueno para el sexo oral son una verdadera delicia.

 

El Cono

Este es aquel en forma de cono o pirámide, finito del glande y que se va ensanchando progresivamente hasta llegar a la base, al igual que los de forma de lápiz son muy apropiados para la penetración anal, ya que hacen que la dilatación sea progresiva.

Pero a la vista son un poco raros y no muy antojables para el sexo oral.

 

El Plátano

Estos penes son estrechos del glande y de la base, pero anchos del cuerpo…  aunque suenan raros, son mucho más comunes de lo que pensamos.

La verdad es que pueden compararse con el efecto que provocan los plugs anales, que suelen ser estrechos de la punta, se ensanchan en el cuerpo y vuelven a estrecharse en la base, no muy agraciados a la vista, pero muy placenteros a la hora de la penetración.

 

El Gordo

Decir que algo –lo que sea- es gordo, no es una de las mejores cualidades, pero cuando se trata de penes significa todo lo contrario… ¿o no?

Y es que los penes gordos además de ser sumamente estéticos son perfectos para el sexo oral, así como la penetración, y bueno, si tienes problemas con el grosor siempre puedes recurrir a dilatadores especiales.

Pero la verdad es que una se acostumbra a todo… así que no hay de que preocuparse, sino todo lo contrario.

 

El Flaco

Aquí pasa lo opuesto… ¿desde cuando está mal estar flaco? pues cuando se trata de penes la “flaquez” no es ninguna virtud y es que un pene flaco no es lo mejor o digamos no es lo más apetecible para el sexo oral, digo es como meterse un palillo en la boca ¿o no?

Pero para la penetración existe una solución y esas son las fundas texturizadas, mismas que puedes comprar en Erotika Love Store y es que además de ayudar a ensanchar y agrandar al pene sus texturas dan una sensación sumamente placentera a las paredes vaginales.

Ahh y hay unas que vienen con su anillo para testículos incluido.

 

 

 El Champiñón

Como su nombre lo dice, esto son pequeños y cabezones, lo de cabezones está muy bien, pero lo de pequeños no tanto, lo curioso que tienen estos penes –al igual que los cabezones- es que con ellos existen más posibilidades de que la mujer pueda quedar embarazada ya que hay mayor contacto con las paredes vaginales y la cabeza es decir el glande, no deja que se salga mucho semen…

Cosa que no sabemos si es buena o mala…

 

La Garra

Estos penes –gracias a dios- son tan comunes, pero existen, de hecho, hace muchos años tuve un novio, que no voy a decir su nombre, bueno si, se llamaba Manuel y el tipo estaba muy guapo pero tenía la mala fortuna de tener un pene así y la verdad es que nunca me acomode, para que se den una idea son aquellos penes que tienen el glande curvado hacía abajo, en forma de garra o garfio.

Bastante complicados para la penetración –tanto anal como vaginal- y bueno, del sexo oral ¿para qué hablar?

 

En fin, creo que con esto ya cumplimos todas las formas habidas y por haber, a menos que exista otra más que todavía no me ha tocado, si es así, no duden en contactarme y ponerme al día… ¿estamos?

 

Para terminar queremos que sepas que gracias a la MAGIA de los JUGUETES, el pene ahora puede tomar formas y tamaños que nunca imaginaste. ¿Conoces las fundas y extensores? En EROTIKA encontrarás los más divertidos ----> https://bit.ly/2v9hPWM  con colores y formas que van de los más “cute” a lo más “fun”; Aunque para todo hay: en la industria del sexo puedes conseguir hasta réplicas de formas fálicas de animales, por ejemplo, pero eso ya es tema de una nota de filias y bestialismo… ¿no crees? Aquí a esas cosas aún no le entramos.