¿Qué tan buen@ eres en el sexo?

¿Qué tan [email protected] eres en el sexo?

¿Crees que eres un as en la cama?

¿Qué te las sabes de todas?… ¿todas?

Sí, es así sigue leyendo, igual y te puedes sorprender con unos datos que quizás no conoces.

Y es que a final de cuentas no se trata de durar hoooooooooooooooooooooras.

Ni tampoco de que te sepas –y practiques- todas las posiciones del mundo.

Ni mucho menos que tengas un enorme miembro, o unas enormes chichis o unas enormes nalgas… o todas las anteriores.

Sino de muchas otras cosas más, de hecho, se trata de los pequeños detalles, esos pequeños detalles que hacen la diferencia y que te ponen en otro nivel.

Si los cumples –al pie de la letra- podrás tener la seguridad de que eres muuuuuy

[email protected] en el sexo.

 

1. Fantasías sexuales

Como todo el mundo es sano, muuuuuuuuuuuy sano que tengas fantasías sexuales y lo mismo tu pareja, el chiste aquí, es hablar de ellas y llevarlas a cabo juntos.

Así mismo es completamente normal no tener las mismas fantasías, de entrada, unos tenemos más imaginación que otros, por decirlo de alguna manera, lo cierto es que si tu pareja te revela sus fantasías –por extrañas que parezcan- no se vale que te burles de ellas, al contrario.

Y es que de entrada, no hay fantasías buenas y fantasía malas, así que si quieres ser [email protected] en la cama, lo primero que tienes que hacer es no juzgar y aventarte como [email protected] en tobogán a tus fantasías y a las de tu pareja o bien a las de tus parejas.

Puede ser que a tu pareja le guste lamer los pies o que tú sueñes con tener sexo en lugares públicos o estar en una orgía o… ¿qué tal un juego de roles? ¿o experimentar un poco de bondage?

En fin… la clave está en experimentar.

 

2. Escuchar a tu pareja

Uno de los secretos de ser [email protected] en la cama, es no obligar a tu pareja a hacer algo que no quiere –y esto puede incluir una de las fantasías descritas allá arriba-

Y es que después de todo, el sexo tiene y debe de ser consensual ¿estamos?

Y lo mismo ocurre si tú o tu pareja necesitan un break en medio de una larga sesión de sexo, digo igual y te dio un calambre o necesitas estirarte un poco o simplemente estás incómodo de la posición en la que te encuentras y deseas cambiar de posición.

En el peor de los casos, el acto sexual puede provocar en ese momento un poco de dolor y no quieres seguir más, por lo que se debe de respetar la decisión y pararle, no queremos tener una mala experiencia sexual y la verdad es que un pequeño break no le hace mal a nadie.

 

 3. Dar y recibir

A ver responde esta pregunta…

¿Estás [email protected] a hacer en la cama –o en la tina o en la regadera o en donde sea- lo mismo que te hacen a ti?

Este es un punto muy, pero muuuuuuuuuuy importante, ya que algunas parejas no están dispuestas a hacer lo mismo que les hacen, por placentero que esto sea.

Y sí, estamos hablando del sexo oral.

Algunas personas aman el sexo oral, pero no les gusta hacerlo a sus parejas.

¡Así como lo leen!

Los que son [email protected] en el sexo saben que lo mejor es dar y recibir.

¡Debes estar dispuesto a dar sexo oral a tu pareja si también te gusta recibirlo!

 

4. Tomar la iniciativa

Esto es una parte vital para todo en la vida; y obviamente en el sexo es algo importantísimo.

Yo tengo amigas que por más que sienten deseos de tener sexo, no muestran iniciativa y esperan y esperan y esperan… a que se su novio, pareja o lo que sea quien tome la iniciativa.

Así que si quieres ser [email protected] en el sexo, primero lo primero, da el primer paso…

Y pienso que si no eres una de esas personas que muestras iniciativa, es muuuuuy posible que seas [email protected] como alguien frío, seco y sin iniciativa.

¿Y quién desea eso?

Nadie ¿verdad?

 

5. Finales felices

A mi modo de pensar, un verdadero as en el sexo se asegura que la mujer termine primero, esto no tiene nada de machismo ni feminismo, sino más bien se trata de estar consciente de las necesidades de tu pareja.

Generalmente –y no se ofendan- los hombres al venirse necesitan de un laaaaaaaaaaaaargo periodo de descanso para echarse el segundo, por lo que si el hombre termina primero, es muuuuuuuuuuuuuuuy probable que el sexo se termine justo en ese momento.

Finish, finito, the end.

Así que échenle un poco de ganitas…

…Ahh y otra cosa, al terminar nos gusta que nos acaricien, nos abracen, es más amamos quedarnos en la famosa posición de cucharita, porque eso de que uno se viene y se va, nos parece fatal y de muy mal gusto

¿A ustedes no?