Se tenía que decir y se dijo: 5 cosas que a las mujeres no nos gusta que nos hagan en la cama

Se tenía que decir y se dijo: 5 cosas que a las mujeres no nos gusta que nos hagan en la cama

Hoy más que nunca tenemos que hacer que nuestra voz se escuche -y muy alto- y esto también aplica en el sexo, por lo que está vez hablamos de cosas que para nosotras no son del todo placenteras en el sexo, así que si tienes novio, marido, pareja, free o lo que sea del sexo opuesto, haz que lea esto, seguramente van a aprender más –mucho más- que lo que aprendieron en la escuela... ja, ja

 

 1. Que los hombres se olviden del foreplay

A ver, para que las cosas se vayan calentando, debes de ir poquito a poquito

¡Y esto aplica para todo, eh!

Y es que a nosotras las mujeres nos encanta el juego de la seducción, la cenita, la champaña, las velas, las flores, las caricias, los besos, el masaje y demás detalles que nos hacen sentir deseadas, así que ya saben:

Si no hay juego, no hay premio…

Y es que eso de que te den un par de besos, nos quiten –y se quiten- la ropa y vayan directo –y sin escalas- a la penetración, no tiene nada, pero nada que ver con nuestro placer, es más cuando esto pasa, rara vez llegamos al orgasmo.

Así que por favor, no nos pregunten –una y otra vez- si llegamos al orgasmo

¡de verdad! si llegamos pues que maravilla y si no lo hicimos pues fingimos y ya…

No será ni la primera, ni la última vez que esto nos ocurra, aunque definitivamente si será la última vez que tengamos relaciones con un ser insensible e incapaz de llevarnos al orgasmo…

¿Estamos?

 

2. Hacerlo muy duro o lo que es lo mismo el Hard Sex

Este es otro ejemplo de lo que hemos aprendido de las películas porno y hasta lo hemos visto en una que otra comedia romántica- y es que la verdad los hombres no necesitan ir de cero a 100 en cuestión de segundos

¡No son carreras!

No hay razón para irse en friega, además de que en algunos casos puede ser doloroso para nosotras, además tomen nota, señores:

Cuando esto pasa es muy común que ustedes lleguen al orgasmo en cuestión de segundos, cuando nosotras no hemos ni empezado a disfrutar la relación, así es que tómense su tiempo y asegúrense de que el sexo debe de ser placentero para ambos ¿va?

Aquí unos cuantos tips:

No nos gusta que nos jalen el cabello, acepto que esto es algo que se ve muy cachondo en las películas, pero duele –y mucho- en la vida real, además de que no tiene nada de sexy… Eso si, si en lugar de jalarnos el pelo de forma salvaje, lo acarician de manera sensual y hasta nos dan un ligero masaje en la cabeza, créanme que eso se los vamos a agradecer y mucho, y quizás obtengan de nosotras mucho más de lo que pensaron.

Otra cosa, a muchos hombres les gusta dar nalgadas “tipo película porno setentera” y pues no, no lo hagan. Y es que de entrada el dolor no es placentero, claro, a menos de que se los pidan y se trate más de un juego o bien de una relación S & M, con acuerdos previos y una gran selección de juguetes sexuales como látigos, esposas y toda la cosa.

Pero en una relación “común” darnos una –o varias- nalgadas, no va ¡ok!

No importa lo mucho que les hayan enseñado las películas, y es que créanme que la excitación puede desaparecer en cuestión de segundos cuando alguien mete la pata y no, no me refiero al sentido literal de la palabra.

Ahhh y no, tampoco nos gusta que nos muerdan los pezones con fuerza,

ustedes mismos lo habrán sentido alguna vez y saben que el que te jalen o muerdan los pezones con demasiada fuerza, no es nada placentero, así que, ¿Por qué nos lo hacen a nosotras?

No nos gusta nada, como tampoco nos gusta que nos apachurren los pechos con mucha fuerza… ¡Eh!

Aprendan a ser más delicados, a menos que les pidamos lo contrario.

 

3. Las relaciones sexuales fugaces

Perdón, pero hay algo que no puedo y tener relaciones con un eyaculador precoz

Esto es algo que a mí me altera de sobremanera y es una vez salí con un tipo guapísimo que conocí en Tinder, todo iba perfecto hasta que lo hicimos y… Realmente él fue el único que lo hizo, ya que se vino en cuestión de segundos, en un principio no me saque de onda, ya que me auto convencí de que estaba tan impactado y excitado con mi belleza que no se pudo contener, pero cuando nos echamos  -o mejor dicho se echo el segundo round- pude comprobar que nuestra relación duraría el mismo tiempo que su eyaculación… ¡segundos!

Ahhh y lo peor es que encima te digan: ¿Te falta mucho para terminar?
El hecho de que una mujer dure más que un hombre es algo bastante común

-y corriente, según yo- así que, si él ya se vino, pues que le eche más ganitas y en lugar de vestirse o fumarse un cigarro, nos haga sexo oral y/o haga algo para que nosotras también lleguemos al clímax… ¿o cómo?

 

4.  Sexo anal… sin avisar

Este es un tema a debatir, ya que hay varias mujeres que no lo encuentran placentero, pero bueno, no vamos a caer en esta discusión, lo que si vamos a insistir es que si tienen la intención de entrar por la puerta trasera, no lo hagan sin avisar y sin nuestro consentimiento ya que esto es algo que necesita de un cuidado y un mantenimiento previo…

Como quien dice: si quieren entrar por ahí, antes tienen que hacer la reservación.

Y es que antes de todo, tienes que estar limpia, y con esto me refiero hacerte una ducha anal, ya que nadie quiere accidentes incómodos ¿estamos? después tienes que contar con un lubricante especial y quizás antes de la penetración jugar un poco y manipular el ano con unos plugs, ya después y solo después de todo esto es cuando estamos listas…

Ahh ¿y saben una cosa? a nosotras también nos excita manipularles el ano, así que no está de más que también se hagan una ducha anal y que experimenten con un plug anal, hay unos especiales para el punto P, que según esto los hacen experimentar sensaciones muy, pero muuuuuy gratas.

 

5. Que no nos hagan sexo oral

Aquí les tengo una súper noticia, a nosotras las mujeres nos encanta que nos hagan sexo oral.

Y es que me han tocado muchos hombres –algunos novios- que lo primero que te piden es que se las chupes y lo haces -ya que una también lo disfruta- peeeeeeeeeeero cuando una lo pide de regreso, la respuesta no es la misma y hay varios que hasta me han dicho que no les gusta…

What?

¿Cómo está eso de que no les gusta?

Les tiene que gustar… y si no, búsquenle el gusto.

Unos me han dicho que únicamente lo disfrutan, siempre y cuando la “maquinaria” este rechinando de limpia.

¿Qué creen? Que a nosotras también nos gusta que sus penes estén bien limpiecitos… Así que todos a lavarte sus partecitas y a sacarse las lenguetitas que para dar una tiene que recibir.