mobile icon
Toggle Nav
carrito de compras
Close
  • Menu
  • Setting

Blog

  1. Grita… pero de placer

    El orgasmo es en pocas palabras un bello -y muy satisfactorio- acto de entrega y liberación que termina, generalmente, con un grito, un gran grito que funge como la nota final de una sinfonía de jadeos y gemidos.

    Y es que emitir cualquier tipo de sonido durante el acto sexual es de lo más natural del mundo, sino pregúntenle a mi vecina del 402, que es una chica muy, pero muy extrovertida, a quien todos hemos oído gritar mientras su cama no para de rechinar.

    Pero bueno, a diferencia de mi vecina, hay mujeres menos desenvueltas y con un poquito de pena, que se ven envueltas en el dilema de "gritar o no gritar" lo que las lleva a reprimirse de disfrutar esta increíble sensación de liberación total.

    Lo cierto es que los edificios modernos –como el mío- con las paredes tan poco “fuertes” por llamarlas de alguna manera pueden ser –en parte, culpables de que una no grite lo suficiente, aunque también existe la pena de hacerlo junto a tu pareja… ¿pena de qué? yo me pregunto.

    Lo que si es un hecho es que nosotras las mujeres de entrada, somos las que más gritamos durante al sexo -aún sin haber llegado al orgasmo-  y es que los hombres son mucho menos expresivos y muchas veces se limitan a gemir, única y exclusivamente cuando están a punto de venirse.

    La excitación producida por los gritos y gemidos puede llegar a ser tan, pero tan fuerte o inclusive más que la estimulación directa a los órganos sexuales; gracias a que la sensibilidad del oído, provoca efectos para que se pueda lograr esto.

    Es importante mencionar que este tipo de sonidos –por cierto, muy recurridos en las películas porno- son tan estimulantes como poderosos, ya que al escuchar a tu pareja gemir, te prendes más, mucho más y no sólo eso, sino que además te dan la seguridad de que estás haciendo las cosas bien, podríamos comparar estos sonidos con las porras, si la porras, ya que te activan y te dan la fuerza necesaria para dar lo mejor de ti hasta el final.

    El placer es de quien lo trabaja y si deseas gritar, gemir o jadear al sentir una caricia o cuando llegas al orgasmo, hazlo, exprésate y refuerza los lazos de confianza con tu pareja.

    Pero recuerda una cosa es gemir, jadear y gritar y otra muy distinta es que al terminar el acto te eches el típico: Goya, Goya, cachún, cachún, ra, ra…

    Continuar leyendo
  2. Todo lo que siempre has querido saber acerca del Punto P…

    El punto P, es una rareza de la que muy -pero muy- pocos han oído hablar.

    Y es que si el punto G, ya resulta un gran misterio para buena parte de la población femenina, su equivalente masculino… mucho peor.

    Pues bien, el punto P no es otra cosa que la próstata, un sitio altamente sensible pero que por prejuicios se ha convertido en algo innombrable.

    Sin embargo ahí está, esperando a ser descubierto, para proporcionar increíbles sensaciones de placer a todo hombre que no tenga miedo a explorar su cuerpo.

     

    ¿Te atreverías a explorarlo?

     

    La mayoría de los hombres que se atreven a localizar este punto, inician con la autoexploración en la regadera. Primero sintiendo de forma externa la parte del ano, para llegar a la próstata, esta se identifica porque es una bolita del tamaño de una nuez, aquí aunque se trate de una auto-estimulación debes de utilizar lubricante… El que a mi más me gusta es el Wet Platinum hecho a base de silicona pura, que funciona increíblemente bajo el agua.

     Lubricante Wet Platinum

    Lo cierto es que todavía existen muchos –demasiados- hombres cohibidos con la sexualidad de su ano y por lo mismo les resulta extraña la idea de que un heterosexual pueda encontrar placer en este punto- piensan que buscar o estimular el punto P afecta su hombría y eso implica muchas ataduras al placer individual.

     

    ¿Seguimos?

     

    Como lo mencionamos anteriormente el punto P, hace referencia a la próstata, ese órgano glandular ubicado en la parte inferior del recto, sobre el perineo y bajo la vejiga, y su correcta estimulación puede resultar no sólo altamente placentera, sino que incluso es lo más parecido a que un hombre pueda sentir un multiorgasmo.

    Para descubrir este lugar -tan recóndito- además de la autoexploración hay quien se atreve a lanzarse a esta “nueva” forma de placer con la ayuda de su pareja, esto puede ser de forma externa con masajes, caricias o sexo oral en la zona intermedia ubicada en el ano y los testículos, aunque también existe la estimulación interna, que es aquella realizada directamente en la próstata a través del ano, se pueden utilizar los dedos o juguetes sexuales, que dicho sea de paso en Erotika Love Store puedes encontrar una increíble variedad -en lo personal yo recomiendo los kits anales- ideales para explorar esa zona.

    Hay que tomar en cuenta que el ano es un esfínter, por lo que no es recomendable que la estimulación sea directa, sin una excitación previa, es primordial relajarse y lograr que se dilate poco a poco, antes de cualquier cosa.

     

    Y tú… ¿Conocías el punto P?

    Continuar leyendo
  3. 25 canciones perfectas para echar… romance

    ¿Quién no ha utilizado la canción perfecta para conseguir una atmósfera íntima y sensual?

    Es un truco que, todas sabemos, funciona.

    Pero… ¿Qué necesita tener esa música?

    ¿Tal vez un toque de soul, una pizca de pop y una dosis de jazz?

     

    Generalmente, nosotras nos olvidamos del poder que puede tener una buena canción especialmente escogida para esa ocasión y es que estamos más preocupadas por cómo lucimos y demás temas que nada tienen que ver con la música.

     

    Según Spotify sus usuarios escuchan música de ABBA y Star Wars durante el acto sexual….

    ¿Es neta ABBA y Star Wars?

     

    Pero como sabemos que a ustedes les gusta arriesgar y experimentar cosas nuevas, hemos creado nuestra propia lista de las mejores canciones para echar romance.

     

    Eso sí, en gustos se rompen géneros y en el caso de la música más, dado que se trata de un gusto muy personal, cada canción evoluciona y cambia según el momento que esté viviendo cada persona...

     

    Aquí 25 canciones perfectas para ese momento íntimo, eso si: prohibido cantarlas, que no es karaoke:

     

    1. “She Bop" / Cyndi Lauper

    2. "I Want Your Sex"/ George Michael

    3.  "Dim All The Lights" / Donna Summer

    4. "Love To Love You Baby" / Donna Summer

    5. "Lady Marmalade" / Christina Aguilera, Pink, Lil' Kim, Mya

    6. "Ring My Bell" / Anita Ward

    7. " Promiscuous" / Nelly Furtado feat. Timbaland

    8. "Da Ya Think I'm Sexy"/ Rod Stewart

    9. "Like A Virgin" / Madonna

    10. “Justify My Love” / Madonna

    11. "Teardrop" / Massive Attack

    12. “Fever,” / Peggy Lee

    13. “Light My Fire” / The Doors

    14. “Sex Machine” / James Brown

    15. “Sex With Me” / Rihanna

    16. “Birthday Sex” / Jeremih

    17. “Slow Motion” / Trey Songz

    18. “Never, Never Gonna Give You Up” / Barry White

    19. "Sexual Healing" / Marvin Gaye

    20. “How Does It Feel” / D' Angelo

    21. “Can't Get You Off My Mind” / Lenny Kravitz

    22.  “I Put A Spell On You” / Annie Lenox

    23.  “I’m Into You” / Chet Faker

    24. “Private Dancer” / Tina Turner

    25. "Bolero" / Ravel

     

    ¿Qué canción usas para echar romance?

    Continuar leyendo
  4. 5 Fantasías sexuales que todas las mujeres hemos tenido –por lo menos una vez en nuestra vida

    Las mujeres fantaseamos lo mismo que los hombres -o hasta más- pero la verdad es que no hablamos de esto, vamos ni siquiera con nuestras mejores amigas, por lo que decidí que este es un buen momento -y un buen espacio- para hablar del tema y de nuestras 5 fantasías más recurrentes… o bueno, las mías


    1. Un trío

    La mayoría de las mujeres hemos fantaseado con esto, aunque no todas lo han llevado a la práctica -a muchas les da miedo si quiera imaginarlo- pero hay que probarlo… por lo menos una vez en la vida ¿no? ¿Con otra mujer? la verdad es que a muchas mujeres nos gustaría estar con otra mujer en la intimidad, verla de cerca, tocarla y ¿por qué no? que nuestra pareja disfrute de ambas… al mismo tiempo. ¿Con dos hombres? ¿Dos guapos y fuertes hombres en la cama contigo? Un mundo perfecto estaría lleno de estos tríos y de largas sesiones con ellos, digo… ¿quién no ha tenido la fantasía de ser penetrada por uno, mientras que le hace sexo oral al otro?


    2. Tener un amante

    Cuando digo amante, me refiero a un hombre -extremadamente guapo, con abdomen de lavadero- con quien lo único que nos una sea el sexo -y la pasión- y donde el único fin de estar con él, sea por pura lujuria… lujuria pura. Una relación donde podamos experimentar de todo, pedir y hacer lo que nos venga la gana con una persona con la cual nos olvidamos de todo y sólo nos dediquemos a disfrutar. Lo más excitante de este tipo de fantasías es el encuentro erótico inesperado, fugaz, sin ataduras ni compromisos y que sea 100% anónimo, en el cuarto de un hotel.


    3. Ser sometida y/o dominada o bien someter y/o dominar

    Todas las mujeres hemos fantaseado con tener el control de un esclavo erótico que satisfaga todas nuestras necesidades sexuales. Fantasear con ser nosotras quienes llevamos las riendas en la relación sexual es bastante común, muchas amamos que él deje ser guiado, sin ningún tipo de prejuicios, ni objeciones y hacerlo sentir placer en lugares que no se imaginaba jamás… el ano, por ejemplo. Por el otro lado también es muy excitante ceder el poder a un hombre dominante, olvídense de esos contratos formalizados -como en el libro 50 sombras de Grey- con un acuerdo verbal es más que suficiente, pero eso si, se trata de asumir el papel de una mujer 100% sumisa, resulta excitante ceder el control en la intimidad, sentir que alguien más tiene control, de sólo pensarlo la piel se me eriza.

     

    4. Exhibicionismo, voyeurismo y demás…

    Cuando sabes que hay unos ojos ajenos que te miran mientras tienes sexo, este puede encender aún más la pasión, al grado de que te esfuerces más en el acto. Y es que el exhibicionismo es una de las fantasías más comunes de nosotras las mujeres, este puede estar dirigido a nuestra pareja o bien también puede estar dirigido a un desconocido. Algunas prefieren dar el siguiente paso y hacerlo en público, el hecho de pensar que estás en un lugar sin ningún tipo de seguridad, con gente pasando y mirando, es bastante emocionante, saber que estás expuesta, lista para desviar la mirada de los demás y al mismo tiempo, hacer todo lo posible por intentar no ser descubierta y callar tus gemidos. No todas tienen el valor de llevarlo a cabo, pero es un pensamiento que suele rondar en la cabeza de algunas. Ya sea sexo al aire libre, en la playa, un parque, o en la casa con las cortinas abiertas… No hay nada más excitante que miles de ojos mirándote mientras eres penetrada. 

     

    5. Juego de roles

    No sólo los hombres fantasean con mujeres vestidas con coletas y uniformes de colegio, nosotras también nos dejamos llevar por esta fantasía, donde él nos mira con lascivia y todo es deseo carnal. No sólo se trata de un juego de rol, sino también de poder: ¿Quién tiene el poder aquí? ¿El que tiene el rol de profesor? O la persona que genera el deseo en el otro.

     

    Solo jugando podrás descubrirlo, así que ya sabes, cómprate un disfraz –o varios- y prepárate para la función.

    Continuar leyendo
  5. 69 cosas que debes saber antes de entrar a una Sex Shop

    1. Tienes que ser mayor de edad, ya que si te ven chico, lo más seguro es que te pidan identificación.
    2. Escoge una tienda llena de luz y divertida, ya quedaron muy lejanos esos días en que las sex shops eran oscuras y clandestinas.
    3. No entres disfrazado o con lentes oscuros y gorra, a nadie le importa quién eres, ni porque estás ahí.
    4. Ahora que si te quieres disfrazar, hazlo al revés, cómprate ahí mismo un disfraz sexy y estrénalo en la noche con tu pareja.
    5. Recuerda que entrar a una sex shop no te convierte en pervertido, ni en ninfómana, ni tampoco en un adicto al sexo, ni nada por el estilo.
    6. Las sex shops son para ambos sexos, no sólo para hombres, de hecho existe una mayor selección de productos femeninos.
    7. Cuando entras a una sex shop no vas a ser juzgado por nadie, así que no es necesario decir que quieres determinado producto para una despedida de soltera.
    8. …Ni tampoco que es para la prima de la hermana de la tía de le sobrina de una amiga.
    9. Las sex shops –bueno, la gran mayoría- son lugares 100% seguros y confiables.
    10. Las personas que trabajan en una sex shop, son comunes y corrientes
    11. …Ahh lo que significa que para ellos es un trabajo como cualquier otro, no son ninfomaníacos, ni adictos al sexo, ni nada.
    12. Los vendedores nunca van a hacer suposiciones o juicios acerca de tu sexualidad, género y/o gustos, así que por favor, no te de pena de abrirte a ellos.
    13. Aunque te pueden ayudar –y mucho- en la selección de un producto, las personas que trabajan en una sex shop tampoco tienen porque escuchar toooooooooooooodos y cada uno de tus deseos eróticos.
    14. Ahh… y tampoco se excitan al escucharte.
    15. Si existe el producto –por extraño que éste parezca- es porque existe la necesidad del mismo, así que evítate preguntas como ¿Eso de verdad lo utiliza alguien?
    16. Relájate… Siempre hay alguien que ha comprado antes lo que tú quieres.
    17. Si tienes dudas –las que sean- pregunta,
    18. Y si, voy a insistir en este punto, pero la verdad es que en este caso ninguna pregunta es “rara” o tonta, al contrario, la información es poder.
    19. Entre más informado estés sobre los productos mejor… ¡Mucho mejor!
    20. Si no eres de esas personas a las que les gusta preguntar, puedes checar la info que sea necesaria en la red y entrar con una mejor idea de lo que quieres.
    21. No tienes porque sentirte nervioso o fuera de lugar, así que relax.
    22. Si no te decides por ningún producto, no salgas con las manos vacías, siempre puedes comprar un buen lubricante.
    23. Y es que eso de la vaselina, el aceite de coco o de cocina, nada, pero nada que ver.
    24. La saliva tampoco. Créeme, en cuanto conoces las bondades del lubicante, no lo dejas jamás.
    25. No porque tú decidas compartir tus gustos y preferencias, los vendedores lo tienen que hacer contigo, así que tampoco preguntes de más ¡eh!
    26. Ni hagas preguntas como ¿A ti cual es el que más te gusta? Ya que en gustos se rompen géneros.
    27. Si quieres comprar un vibrador, un rabbit o un lo que sea, recuerda que no tienes que conformarte con uno solo.
    28. La verdad es que puedes tener una gran gama de productos en tu cajón y experimentar con diversos tipos de estimulación.
    29. Los juguetes –o por lo menos estos- no se comparten y se deben guardar por separado.
    30. Piensa que hoy en día los juguetes sexuales son lo más cool del mundo.
    31. Aunque no lo creas la tecnología avanza a marchas forzadas y siempre puedes encontrarte con increíbles novedades.
    32. Y bueno, nunca está de más preguntar por estas últimas novedades … Ya que seguramente te sorprenderás con lo que puede ofrecerte el mercado.
    33. Si por tu camino te encuentras con un juguetito que se llama Satisfyer y que promete orgasmos en menos de 2 minutos… Créeme, su promesa es totalmente cierta, así que hazte el favor de llevarte uno a casa.
    34. O dos… Y haz feliz a una amiga.
    35. Olvídate de ese mito que los juguetes sexuales pueden remplazar a un amante, una cosa no tiene nada que ver con otra. Eso sí, pueden complementarse.
    36. A la hora de pagar, recuerda llevarte unos condones, esos nunca están de más.
    37. Checa bien tu producto ya que los vibradores y demás objetos “personales” no se pueden devolver… Digo, ponte en el lugar de la tienda. y ahora pregúntate si te gustaría comprar un juguete, que alguien tuvo y luego devolvió… No, ¿verdad?
    38. Si al entrar a la tienda te sientes que no estás listo o lista, siempre puedes irte a la sección más “fresa” de productos de la línea Dona o Kamasutra que te ofrecen velas aromáticas, aceites para masaje y demás productos de cosmética sensual que seguramente te fascinarán.
    39. No te tomes una selfie con el pene de silicona tamaño extra, extra, extra laaaaarge.
    40. O bueno, si quieres si, la verdad es que no pasa nada.
    41. Aunque no lo creas puedes ir con tu pareja y descubrir varias cosas que tal vez no sabías acerca de ella en un lugar como éste.
    42. Y lo mejor… Pregunta por productos que puedan usar en pareja como el We-Vibe o Partner.
    43. Si te llevas un producto, no olvides preguntar antes si requiere pilas –para comprarlas en ese preciso momento- o bien cómo se carga, para medir bien tus tiempos y tus deseos.
    44. Recuerda que todo lo exhibido es para que lo pruebes y para que sepas como funciona, así que hazlo… No te apenes.
    45. Esto es, prende los vibradores, tócalos con las manos y experimenta todas sus velocidades.
    46. ¡Pero no te los vayas a meter!
    47. Evita reírte con todos y cada uno de los productos que veas a tu alrededor.
    48. Sobretodo si hay más gente a tu lado, no está padre burlarte de juguetes que le pueden causar placer a otros.
    49. Recuerda que es mil veces mejor tener un buen dildo –sin importar el precio- que buscar “sustitutos” en cualquier mercado, lo que significa, no catafixiar estos juguetitos por verduras, ya sean pepinos y/o zanahorias.
    50. La visita a una sex shop, suele abrirle la mente a más de una persona y es que el sólo hecho de estar rodeado de tantos productos que ayudarán a explorar tu intimidad es suficiente para sentirte diferente.
    51. Está comprobado que una sex shop te hará salir de tu zona de confort y te animará a experimentar nuevas cosas que sin duda alguna te gustarán a ti y de paso a tu pareja.
    52. Abre tu mente… siempre, y esto es siempre.
    53. Es un hecho que una sex shop amplía las posibilidades de experimentar con tu sexualidad, así que adelante, experimenta… ¡Te vas a sorprender!
    54. Si tienes un amigo o una amiga fresa hazle un gran favor y llévala.
    55. ¿Sabias que hay necesidades que no sabes que tenías hasta después de una visita a una sex shop?
    56. Si quieres experimentar el bondage investiga un poco más, ya sea con tu vendedor o bien en internet pero asegúrate de que Las 50 Sombras de Grey no sea tu única fuente de información.
    57. Y si vas a experimentar el bondage y comprarte todo el kit, asegúrate de que tu pareja esté de acuerdo de jugar el juego contigo.
    58. No te niegues a los clichés del sexo, porque la verdad es que casi siempre funcionan.
    59. Si te decides comprar uno –o varios- juguetes sexuales no se te olvide llevarte de paso el kit para limpiarlos.
    60. Generalmente hay una sección de lubricantes, pruébalos con tus dedos y escoge el que mejor te va.
    61. …Ahh y límpiate los dedos después de probarlos, no está padre quedar todo pegajoso.
    62. Cuando no tengas idea de qué comprar, piensa que los kits son siempre una buena idea.
    63. Piensa que los vendedores te pueden asistir y aconsejar pero todo tiene un límite, así que las únicas preguntas válidas que les puedes hacer son acerca de los productos y no de tus cuestiones médicas o enfermedades venéreas.
    64. Si tienes una enfermedad venérea, ve al doctor.
    65. Y cuídate.
    66. Por más escéptico que seas, aquí la magia si existe.
    67. Si un producto te parece caro piensa que: La felicidad no tiene precio.
    68. Piensa que el sexo no tiene edad, así que cómprale algo a tu mamá, te lo agradecerá profundamente.
    69. Si tu experiencia es placentera, puedes –y debes- compartirla con tus amigos… No hay que ser egoísta.
    Continuar leyendo
  6. ¿Qué queremos las mujeres?

    ¿Qué es lo que queremos las mujeres? En concreto… ¿qué es lo que quiero yo? Yo creo que si tuviera que resumir en pocas palabras lo que yo quiero en la vida, seria tener un hombre guapo, de buen cuerpo, simpático, inteligente, con un buen par de nalgas y un miembro de buen tamaño, con quien tener relaciones todo el tiempo…Ya lo demás vendrá solo.

    Pero claro que existen muchos hombres allá afuera que se mueren por mi; el tema es que ninguno cumple con todos… tooooooooodos mis requisitos. Un hombre culto y un animal, eso es justo lo que todas andamos buscando ¿o no? alguien que sea dos personas distintas; una en la vida y otra en la cama y además diametralmente opuestas… ¿o no?

    Pero desgraciadamente estos hombres no existen, siempre hay que elegir entre lo intelectual y lo sexual y eso es así, aquí y en China…

    ¿Para qué hablar del físico? Y es que eso de encontrar a un guapo que esté bien bueno, tenga un miembro más allá de lo decente y además sea un as en la cama es imposible de encontrar y bueno, si por casualidad te lo llegas a encontrar lo más probable es que sea gay… Ahhh la historia de mi vida.

    Lo habitual es lo mediocre, lo habitual es conformarse con lo que la vida te trae, un hombre que te lo haga mal, de esos con eyaculación precoz, que les importe un bledo si llegas al orgasmo o no, de esos que te llevan a un bar de quinta y ni siquiera tienen la inquietud o el deseo de hacerlo en el baño, ni tú tampoco, ya que seguramente estará de lo más sucio. Esos que te llevan a ver un thriller y no lo entienden y lógicamente después ya no te apetece hacer nada con ellos… Digo más vale llegar a casa y hacer uso de uno tus dildos, vibradores o bien estimuladores, que seguirla con estos seres tan mediocres.

    Y la pregunta aquí es… ¿Si me tendría que conformar con una sola cosa, cuál sería?

    No quiero sonar banal, ni superficial, ni tampoco como una macha alfa ¿acaso existirá esa palabra?

    Pero bueno, creo que en el “departamento” donde soy más exigente que en ningún otro es en el pene… y es que como a todas me gustan los penes de un buen tamaño y de un buen grosor, también de un color un tanto rosita o bien color carne, bien formados con un decente par de tanates redondos y del mismo tamaño… ¿Acaso eso es pedir demasiado?

    Siempre he dicho que el momento exacto en el que le metes a un tipo la mano por primera vez, marcará el rumbo de esa relación, y es que se trata del momento decisivo, en algún lugar leí a una columnista decir que se trataba del momento “kinder sorpresa”

    Y es que es un momento súper emocionante, donde a veces te llevas una gran desilusión o a veces la sorpresa es tan grande que te deja un buen sabor de boca… literal.

    El otro día estaba tomando una copa con unas amigas y nos entretuvimos bastante hablando de los penes y sus tamaños, lo cierto es que nunca faltan las mojigatas que afirman –y más de una vez- que el tamaño no les importa ¿será que lo que en realidad no les importa es el sexo?

    Una amiga insiste en que un pene “normal” tiene al menos que medir de largo lo que un Iphone 7 -que es ser muy poco exigente.

    Otra que afirma en que no es tan importante el tamaño como el grosor y que para comprobar su punto nos hizo acariciar un vaso tequilero y otro de refresco mismos que se llevo a la boca para tragar su contenido. Otra más, que por cierto está casada nos comentó –ya entrada en copas- que el sexo es lo menos importante en la vida de una pareja, sólo para evidenciar que hace mucho tiempo, después de su segundo hijo para ser exactas, su vida sexual es inexistente.

    Y bueno, al final una de mis mejores amigas que dicho sea de paso tiene un novio guapo, culto, decente pero muy malo en la cama con un pene que si bien no es pequeño, ni flaco tampoco es grande ni grueso, o sea nada de que presumir, nos platico que por ahí tiene un free muy bien dotado, por el que deja todo cada vez que este la busca, que dicho sea de paso no es muy seguido.

    Yo por mi parte sigo en una constante búsqueda, con la ilusión de que algún día encontraré justo lo que estoy buscando.

    Ahh… y ya por último está mi madre, que cuando le hablo de estas cosas se pone fatal y me dice que lo importante es encontrar un compañero con el que te entiendas y que las “pirinolas” -así las sigue llamando ella- no son importantes…a lo que yo le contesto: “Como se nota que ya no coges, madre”. ¿Y ustedes, a todo esto que piensan?

    Continuar leyendo
  7. 10 TIPS PARA ESCOGER EL VIBRADOR PERFECTO PARA TI…

    Y decimos para ti, porque no se lo piensas prestar a nadie ¿verdad?

     

    Según varios estudios el 53% de las mujeres y casi la mitad de los hombres en Estados Unidos han utilizado un vibrador.

     

    Pues bien, si quieres ser parte de las encuestas y descubrir algo nuevo para ti

    –o hasta con tu pareja- checa los siguientes 10 tips para elegir el vibrador perfecto:

     

    1. Preguntarte… ¿Para qué lo quieres? A lo mejor piensas que es una pregunta tonta, pero es fundamental saberlo, esto es ¿Lo usarás en pareja o sola? Hay infinidad de formas, tipos y usos, algunos están diseñados especialmente para hacerte gozar a solas y otros para jugar con tu pareja. Yo te recomiendo que compres los dos, ya que son experiencias totalmente diferentes. ¡Ja!

     

    2. Aquí viene la clásica pregunta al momento de decidirte a comprar un vibrador, ¿Qué tipo de estimulación estás buscando? Es importante saberlo, porque hay algunos especialmente enfocados en estimular tu punto G, otros que se centran en el clítoris, o algunos que dan estimulación anal y si eres de las que busca todo en uno existen los vibradores llamados multiorgásmicos que te harán disfrutar aún más.

     

    3. Al momento de decidirte por uno, es muy importante que compres un vibrador que sea visualmente atractivo, agradable a la vista, esto es que no sólo te guste, sino que te encante, ya que se convertirá en tu nuevo amante. Checa bien todos los modelos, ya que existen miles de formas, tamaños y colores que pueden llenar tus expectativas… y algo más.

     

    4. El tamaño importa… ¡y mucho! Y es que en este caso, el tamaño y también el diseño del vibrador sí importa, debes sentirte cómoda con él, sin que te moleste y/o también puede ser lo suficientemente discreto como para poder llevarlo a dónde tú quieras, ya que la idea es que se convierta en tu acompañante inseparable.

     

    5. Que la fuerza te acompañe… Generalmente los vibradores cuentan con distintas velocidades, para que lo adaptes a tu ritmo, cuando empiezas en esto es muy común utilizar las velocidades más bajas, pero éstas irán subiendo de acuerdo a tus nuevas necesidades, así que piensa en el futuro y no tomes decisiones a la ligera…

     

    6. Checa el volumen, y es que hay unos que hacen un poco de ruido y otros que no tanto, esto es importarte tomarlo en cuenta, sobretodo si piensas usarlos en lugares públicos, a menos que la que haga más “ruido” seas tú.

     

    7. ¿De que están hechos? Como bien sabes, los vibradores pueden estar hechos de distintos materiales por lo que es importante decidirte por uno, ya que esta decisión tendrá una gran influencia en cómo lo sentirás: ¿te gusta algo firme y duro, o prefieres algo más flexible que pueda doblarse incluso?¿te gustaría sentirlo calentito…o frío? ¿te gustaría un tacto como de piel de verdad? Las opciones son muchas –todas recomendables- ya sean de silicón, de jelly, de plástico, de látex, de cerámica  y/o de metal.

     

    8. Una relación duradera: un buen vibrador es como un buen amante –incluso mejor- por eso te recomiendo que a la hora de decidirte por uno, pienses siempre a largo plazo y que gastes en uno que sea de tu agrado, pero sobretodo de buena calidad… Acuérdate que lo barato luego sale caro.

     

    9. ¿Cuánto te va a costar? Pues bien, existen vibradores de todos precios, por lo que encontrarás de todo en el catálogo de Erotika Love Store, el chiste aquí es comprar uno que se ajuste a tus finanzas y por supuesto a tus gustos… Aunque yo la verdad es que prefiero ahorrar un poquito –y hasta comer menos- y comprarme uno más caro, además de flaca estarás mucho, pero muuuuucho más contenta.

     

    10. Una vez que te animes a comprar uno –o varios- , ten claras estas cuatro reglas: utiliza siempre un lubricante para comodidad y evitar rozaduras; lava con jabón neutro o limpiador especial todos tus juguetes, guárdalos en su caja o en una bolsa de tela y mantenlos libres de polvo; nunca emplees el mismo juguete para diferentes orificios. Si algo no te está gustando o te produce incomodidad, interrumpe el juego. Respeta tus límites. Se trata de pasarla bien. Y por último, infórmate bien, eso da más seguridad. Ahora sí, ¡que comience el juego!

     

    Continuar leyendo
  8. JUEGOS ERÓTICOS

    Es un hecho que los juegos eróticos son ideales para no caer en la rutina, la idea aquí es abrirse completamente con tu pareja, esto es tener la confianza necesaria para confesarle tus más íntimas fantasías sexuales y hacerlas realidad, claro que para esto es indispensable contar con una buena selección de juguetes eróticos y mucha –pero mucha- imaginación.

     

    A continuación, 8 juegos eróticos para vivir con tu pareja, una noche de lo más excitante que te puedas imaginar

     

    1.¿Atar o que te aten?... Esa es la cuestión

    El hecho de dominar o ser dominada por tu pareja, puede resultar realmente excitante y más hoy en día, gracias al éxito comercial de Las Cincuenta Sombras de Grey, ya que el S & M dejo de ser un tema tabú y se volvió

    -por decirlo de alguna manera- en algo más “aceptable” por la sociedad, por lo que es el momento perfecto para experimentar con tu pareja una buena variedad de juegos sadomasoquistas, en Erotika puedes encontrar una línea de productos hasta con el mismo nombre de las Sombras de Grey, la cual es perfecta para vivir emociones fuertes, desde inmovilizar a tu pareja con ayuda de unas correas o bien esposarlo, hasta vendarle los ojos y experimentar con pezoneras, aquí el único límite es tu imaginación.

     

    2. Disfrázate… aunque no sea Halloween

    Partiendo de que el erotismo surge de la imaginación, nada mejor que un buen disfraz para subir la temperatura corporal y es que muchas veces puedes hacer que un disfraz ¡obviamente sexy! despierte la excitación de tu pareja y esto se traduzca en un momento por demás especial.

    La idea aquí es saciar esas fantasías eróticas y llevarlas hasta sus últimas consecuencias por lo que te recomiendo que te desvistas lentamente y siempre trates de quedarte con algún accesorio del disfraz, esto hará que la imaginación no se detenga en ningún momento.

     

    3. Sexo anal… O entrar por la puerta trasera

    Se que en un principio esto puede sonar un tanto difícil –sobretodo para aquellos hombres heterosexuales con mentes cerradas- pero una vez que lo prueben no van a parar de hacerlo y les doy mi palabra, lo cierto es que para iniciarse en el sexo anal, hay que ir de poquito en poquito, lo que yo recomiendo –y mucho- son los kits de Anal Fantasy, ya que se trata de un kit de entrenamiento que les permitirá experimentar con varios accesorios de manera gradual y progresiva… Estos son perfectos tanto para la mujer como para el hombre, así que atrévanse a vivir nuevas experiencias.

     

    4. Moteles de paso… para no terminar en el asiento de atrás del auto.

    Hoy en día existen varios moteles diseñados especialmente para que pases una noche verdaderamente inolvidable y es que además de contar con las necesidades básicas, este tipo, estos moteles del “amor” te ofrecen una serie de amenidades verdaderamente divertidas como: alberca, jacuzzi, sauna, vapor, camas vibradoras, sillón de posiciones, regaderas con cancel transparente y hasta tubo, para el table dance… Nada mal ¿no?

    Pero eso si, vayan preparados con una buena selección de aceites de masaje, aceites afrodisíacos, cremas estimulantes y demás, para aprovechar esta experiencia al máximo.

     

    5. Vidas privadas… vicios públicos

    La idea de tener sexo en un lugar público y ser pillado en el acto, es algo que puede excitar y mucho; y es que al final del día todos tenemos algo de exhibicionistas, por lo que esto puede ser la opción ideal para ti y tu pareja.

    El chiste aquí es escoger una locación perfecta, ya sea una playa que parezca desierta, el baño de un avión o de una fiesta o hasta un antro, eso si, hay que ser discretos… ¡aunque no tanto!

    Y si, en estos casos no se olviden de llevar a la mano -por lo menos- un condón y lubricante personal, para no detenerse en pleno acto.

     

    6. Ve a un club de swingers… Amor entre dos, sexo entre tres o cuatro o… más

    La idea de tener sexo con otra persona con el permiso de tu pareja y frente a ella no es algo recomendable para todo el mundo, lo cierto es que hay que dejar muy claro que una cosa es el sexo y otra muy distinta el amor y es por eso que los swingers no se confunden ya que sus reglas son muy claras y hay que seguirlas al pie de la letra, primero se trata de un “intercambio” estrictamente sexual, segundo: siempre  -y esto es siempre- utilizar condón y tercero: estar con tu pareja todo el tiempo, si por algo deciden intercambiar parejas, esto debe de ser en un lugar donde ambos se puedan ver y eso si, al acabar el “intercambio” no hay que preguntar datos personales, ni siquiera pedirles sus nombres para seguirlos en twitter o face, lo único que se comparte aquí son las fantasías sexuales. Una buena manera de iniciarse en esto, es ir a un club de swingers de vouyeristas, ya si luego se animan a ir una segunda vez, ya están más que listos para participar en la acción.

     

    7. Lleva el control de tu relación… ¡A todas partes!

    Piensa esto, sales a la calle con el vibrador puesto y además le das a tu pareja el control del mismo… Ja!

    El chiste aquí es estar en una fiesta –o donde se te ocurra- y que tu pareja active las velocidades del vibrador a su antojo.

    En este caso es recomendable llevar un vibrador discreto y fácil de transportar y tratar de no gemir, ni gritar… ¡Y conste que dije tratar eh!

     

    8. Pónganse a vibrar… Placer simultaneo para los dos

    Masturbarte con un vibrador es un acto íntimo… ¿Pero por qué no hacerlo con tu pareja? Es hora de sacar esos vibradores del closet y utilizarlos enfrente de tu pareja, Para mi la sola idea de que me vean masturbarme es por demás fascinante… Aunque después de unos momentos lo más recomendable es que ambos participen en el acto, por lo que yo les recomiendo que ambos saquen sus vibradores favoritos y utilizarlos en pareja… Y aquí les voy a dar un tip a las parejas heterosexuales y eso es que se compren el We-Vibe, uno de los pocos vibradores que existen en el mercado que se puede utilizar durante la penetración, este permite la estimulación externa e interna de las zonas íntimas de la mujer, haciendo vibrar la zona de clítoris y del punto G a la vez sin obstacularizar la entrada del pene en la vagina… Este vibrador doble combinado con la penetración produce unas sensaciones imposibles de explicarDe nada.

    Continuar leyendo
  9. Los 5 momentos sexuales más embarazosos que seguramente te han pasado

    Ahh… El sexo, ese mágico encuentro entre una pareja que se ama y/o se desea cabrón, muchas veces se trata de un sueño –casi siempre mojado- hecho realidad, un momento inolvidable, de esos que se recordarán para toda la vida.

    Pero… ¿Qué pasa cuando no todo es perfecto y color de rosa?

    Y es que siempre que se habla del “acto” se cuentan las puras cosas buenas, esas historias que están llenas de excitación y placer, que te hacen vibrar y ponerte cachondo con sólo escucharlas, pero la neta es que la mayoría de las personas en estas conversaciones parecen “olvidar” todos esos momentos embarazosos que han arruinado por completo la pasión en pleno acto sexual.

     

    ¿Tú padeces de Alzheimer sexual?

     

    Si es así, no te preocupes ya que aquí te recordaremos, todos esos momentos embarazosos que a todos nos han pasado durante el sexo.

    Ya que todas las personas con una vida sexual medianamente activa han enfrentado algunas de estas amargas pero a la vez graciosas situaciones que  aunque son verdaderamente vergonzosas, también resultan sumamente divertidas, esto es, si las tomas con un poco –o a veces bastante- sentido del humor.

    1)     Esos escandalosos e incontrolables pedos vaginales: Sí no tienes idea de lo que estamos hablando, ¡ahí te va! Los pedos, flatulencias o gases vaginales son de lo más normal del mundo, se trata de un sonido incontrolable que sale de la vagina a causa del cambio constante de posiciones, esto hace que entre aire a la zona vaginal, ¡y obvio! llega un momento en que ese aire tiene que salir… y ¡Pum! aunque no tiene olor, suena igualito a un pedo… Ahh y bueno, aquí también podemos incluir a los pedos comunes y corrientes, de hecho mucho más corrientes que comunes.

    2)     A veces el sexo sucio puede ponerse muuuuuuuy sucio: Ok ya decidiste tener sexo anal y de repente ¡Oh sorpresa! El pene sale con rastros de tu desayuno… ¡Gulp! Procura lavarte siempre antes del sexo anal -tanto el pene como el ano- para esto hay que utilizar un buen jabón para el área genital y eso sí, evitar usar esos jabones perfumados, que aunque huelan delicioso, pueden llegar a resecar el área y propiciar infecciones, lo mejor en este caso es tener una mejor preparación previa al acto, lo que significa el uso de enemas y duchas anales.

    3)     Caerte de la cama… ¿Y ponerte a llorar? No, no es para tanto, pero es algo bastante común… Imagínate que estás en plena acción y la cosa cada vez se pone mucho ¡pero mucho! más intensa, esto hace que no midas el espacio de la cama, digo… ¿quién tiene tiempo de medirlo en ese momento, verdad?  Y pues terminas rodando hacia el piso, la neta es que no te puedes imaginar lo chistoso que es esto, sobretodo cuando tienes unas copas de más, ya que estás mucho más simple y del dolor no te acuerdas hasta el día siguiente cuando como por acto de magia aparece un gran moretón. puerta de bogan-como te!e repente en lugar de entrar por l puerta de salida entra por la puerta de emergencia !facturar $30,000

    4)     No… ¡Por ahí no!:  ¿Te ha pasado que ambos están prendidísimos de lo más cachondos del mundo, a punto de la penetración, pero el güey o tú –cualquiera que sea el caso- se equivoca de hoyito? Y es que justo sientes como él se va alejando poco a poco de la puerta de entrada y se va –como gorda en tobogán- por la puerta de emergencia, y lo peor ¡sin lubricante! Ja… ¿Pues qué te puedo yo decir? Mmm… Nada absolutamente nada, únicamente recordarte que uses siempre un lubricante, ya que más vale prevenir que lamentar.

    5)     Accidentes sexuales: De estos hay muchos desde que se te rompa el condón –que nadie quiere tener una enfermedad de transmisión sexual o una sorpresa en 9 meses- hasta esos malditos calambres que  te dejan inmóvil y gritando de dolor acabando con la excitación del momento.

    Continuar leyendo
  10. Para celebrar el Pride

    Existe una leyenda urbana de que las películas gay son muy malas y la verdad es que hay tantas tan, pero tan malas que a veces resulta difícil refutar este punto, lo cierto es que si le rascas te puedes encontrar con unas verdaderas joyas de cine gay, de hecho aquí le rascamos y nos encontramos un buen número de películas que valen mucho la pena, de hecho son 100 películas –para ser exactos- que cualquier gay que se respete tiene que ver.

    • 1) La ley del deseo (1987)
    • 2) Todo sobre mi madre (1999)
    • 3) Vaquero de medianoche (1969)
    • 4) Carol (2015)
    • 5) Orlando (1992)
    • 6) The Crying Game (1992)
    • 7) My Own Private Idaho (1991)
    • 8) La vida de Adele (2013)
    • 9) Los amores imaginarios (2010)
    • 10) Beginners (2010)
    • 11) Caravaggio (1986)
    • 12) Mulholland Dr (2001)
    • 13) Tangerine (2015)
    • 14) Maurice (1987)
    • 15) Contracorriente (2009)
    • 16) King Cobra (2016)
    • 17) Wilde (1997)
    • 18) My Summer of Love (2004)
    • 19) La mala educación (2004)
    • 20) High Art  (1998)
    • 21) No se lo digas a nadie (1998)
    • 22) Shortbus, la última parada (2006)
    • 23) Muerte en Venecia (1971)
    • 24) Gods and Monsters (1998)
    • 25) The Celluloid Closet (1995)
    • 26) Torch Song Trilogy (1988)
    • 27) Monster (2003)
    • 28) Heavenly Creatures (1994)
    • 29) Las aventuras de Priscilla, la reina del desierto (1994)
    • 30) Extraño en el lago (2013)
    • 31) Transamerica (2005)
    • 32) Glen or Glenda (1953)
    • 33) Tarde de perros (1975)
    • 34) Cruising (1980)
    • 35) Mi vida en rosa (1997)
    • 36) Los chicos no lloran (1999)
    • 37) Bound (1996)
    • 38) Mysterious Skin (2004)
    • 39) A Single Man (2009)
    • 40) Jeffrey  (1995)
    • 41) Querelle (1982)
    • 42) Mi nombre es Harvey Milk (2008)
    • 43) Los amantes pasajeros (2013)
    • 44) Secreto en la montaña (2005)
    • 45) La jaula de las locas (1978)
    • 46) Free Fall (2013)
    • 47) Philadelphia (1993)
    • 48) Bent (1997)
    • 49) To Wong Foo, Thanks for Everything! Julie Newmar (1995)
    • 50) A Home at the End of the World (2004)
    • 51) The Wedding Banquet (1993)
    • 52) Longtime Companion (1989)
    • 53) Cabaret (1972)
    • 54) I Love You Phillip Morris (2009)
    • 55) The Hours (2002)
    • 56) The Kids Are All Right (2010)
    • 57) The Object of my Affection (1998)
    • 58) Te prometo anarquía (2015)
    • 59) El Talentoso Mr Ripley (1999)
    • 60) Antes que anochezca (2001)
    • 61) Love Is The Devil (1998)
    • 62) Pride, orgullo y esperanza (2014)
    • 63) Kika (1993)
    • 64) Quemar las naves (2007)
    • 65) American Beauty (1999)
    • 66) Some Like it Hot (1959)
    • 67) El lugar sin límites (1978)
    • 68) Hedwig and the Angry Inch (2001)
    • 69) El callejón de los milagros (1994)
    • 70) My Beautiful Laundrette (1985)
    • 71) La otra familia (2011)
    • 72) But I´m a Cheerleader (1999)
    • 73) Teorema (1968)
    • 74) Fellini: Satyricon (1969)
    • 75) Fresa y Chocolate (1994)
    • 76) Madonna: Truth or Dare (1991)
    • 77) The Neon Demon (2016)
    • 78) Tres mujeres en la hoguera (1979)
    • 79) In & Out (1997)
    • 80) Todo el mundo tiene a alguien menos yo (2012)
    • 81) Quebranto (2013)
    • 82) Y tú mamá también (2001)
    • 83) La boda de mi mejor amigo (1997)
    • 84) Entre tinieblas (1983)
    • 85) Chasing Amy (1997)
    • 86) Plata quemada (2000)
    • 87) Pink Flamingos (1992)
    • 88) Silkwood (1993)
    • 89) Happy Together (1997)
    • 90) Tomates verdes fritos (1991)
    • 91) Moonlight (2016)
    • 92) Basic Instinc (1992)
    • 93) La chica danesa (2015)
    • 94) Carmín Tropical (2014)
    • 95) Eisenstein en Guanajuato (2015)
    • 96) Other People (2016)
    • 97) Tom en el granero (2013)
    • 98) De repente el último verano (1959)
    • 99) Freeheld (2015)
    • 100) Tacones lejanos (1993)
    Continuar leyendo
Close