mobile icon
Toggle Nav
carrito de compras
Close
  • Menu
  • Setting

Blog

  1. ¿Cuánto tiempo debe durar una relación sexual?

    La verdad es que esto puede ser algo tan, pero tan subjetivo que no cabe hablar de una duración exacta ¿o si?

    Hmm… la verdad, no lo sé.

    Y es que precisamente al darle una duración “promedio” le damos un carácter común, una posibilidad de objetivarlo ¿no es así?

     

    Entonces la pregunta aquí, deberíamos de hacérsela a todos [email protected] [email protected]

    para estudiar todas sus respuestas y sacar un promedio ¿o no?

     

    Pues no, ya que me temo que la mitad –o más- de [email protected] [email protected] mentiría al respecto. A ver… ¿Por qué la gente miente tanto acerca de su sexualidad?

    Este es un tema que trataremos en alguna otra ocasión, ahora concentrémonos mejor en la duración del acto per se.

     

    Hace años –durante mi adolescencia- se tenía la idea de que mientras más durará una relación sexual era mucho mejor y es que el simple hecho de aguantar horas en el sexo, era sinónimo de darle a la otra persona lo que necesitaba, para llegar al clímax –así le llamaban- de hecho había la creencia –para los hombres- de que lo mejor que podían hacer antes de eyacular era pensar en cosas cero cachondas, tipo en la cara de su abuelita, para así detener la eyaculación… ¿WTF?

     

    Años después se comprobó que la cosa no iba por ahí, de hecho el pasarte las horas sin poder llegar al orgasmo, de entrada habla de una muy mala sexualidad y de un pésimo desempeño… Claro, a menos que estés usando sprays o cremas retardantes, pero esa es otra historia.

     

    En el 2005, se realizó un estudio con 1.500 parejas –heterosexuales- todas ¡con cronómetro en mano! tomaron el tiempo a su relación sexual y la media se situó en 7.3 minutos, esto es sin foreplay ¿o.k?

     

    Tres años más tarde se llego a estos resultados, los cuales me parecen bastante sensatos:          

     

    De 1 a 2 minutos: Demasiado, pero demasiado corto o lo que es lo mismo eyaculación precoz, muy precoz.

    De 3 a 7 minutos: Adecuado, o sea bien pero ninguna maravilla, esto es que se pueden esforzar un poquito más.

    De 7 a 13 minutos: Deseable, lo que todos aspiramos, ya que en esa media es muy probable que ambos lleguen al orgasmo.

    Más de 13 minutos: Demasiado largo, es decir, tu pareja ya llego al orgasmo y tú sigues duro y dale, lo que significa que la pareja en cuestión ya está pensando en otras cosas, como: darse un baño, comprar pan, poner Netflix y tú en sexo, sexo y más sexo… cero compatibilidad.

     

    Pero bueno, el chiste aquí no es pensar en esos 7 minutos –o más- que puede durar una relación sexual, sino en todo lo que podemos hacer antes, desde masajes hasta caricias pasando por todo tipo de juegos sexuales, lo que significa que a final de cuentas no hay duración ideal para el sexo, porque lo ideal es desarrollar libremente nuestra sexualidad, divertirnos, explorar, jugar y dejarnos llevar.

     

    Continuar leyendo
  2. 10 Novelas eróticas que tienes que leer

    Aunque muchos piensen que los revolcones entre Christian Grey y Anastasia son los precursores de la novela erótica, lamento informarles que están muy, pero muy equivocados, ya que la literatura erótica ha existido desde hace siglos.

    Lo cierto es que esta novela -tan criticada, como leída- ha abierto las ganas de leer más libros de este tipo y con esto, descubrir algunas de las mejores novelas eróticas de la historia.

     

    A continuación, 10  novelas eróticas que tienes que leer:

     

    1. La Venus de las pieles de Leopold von Sacher-Masoch
    Muy al estilo de Grey, pero muchísimo mejor, este libro trata acerca de la esclavitud sexual que un hombre establece con una mujer alucinantemente fría. De hecho la novela está inspirada en historias verdaderas de sometimiento a las que se expuso el autor, aquí hay de todo: látigos, disfraces, humillaciones y castigos que disfrutan tanto la diosa cruel como su esclavo, feliz de ser maltratado por ella.

     

    2. Las edades de Lulú de Almudena Grandes
    Esta novela erótica escandalizó y entusiasmó España en 1989, y nos cuenta la vida de Lulú, una chavita que con tan solo 15 años, se enreda sexualmente con el amigo de su hermano mayor y se da cuenta de que le fascina el juego del amor… por llamarlo de alguna manera. A partir de ahí se convierte en la eterna niña obsesionada por el sexo.

    La novela fue llevada al cine por Bigas Luna y la verdad es que vale mucho la pena verla.

     

    3. Lolita, Vladimir Nabokov
    Una adolescente y un hombre maduro enamorado de ella protagonizan esta joya de novela, tan controversial como llena de humor. Nabokov nos regala unas frases increíbles como: “Después se precipitó a mis brazos impacientes, radiante, abandonada, para acariciarme con sus ojos tiernos, misteriosos, impuros, indiferentes, umbríos… como la más barata de las bellezas baratas”

    También fue llevada al cine –un par de veces- de hecho la versión de Kubrick es una joya.

     

    4. Justine o Los infortunios de la virtud del Marqués de Sade
    Aquí te vas a encontrar páginas y páginas con muchas escenas de violencia sexual, seducciones hábiles, libertinaje y excesos en donde Justine, trata bajo todos los medios de conservar la virtud, pero en su camino sólo se encuentra con incitaciones al vicio y la perversión.

     

    5. El amante de Marguerite Duras

    Narración autobiográfica que nos cuenta ¡una vez más! Una historia de amor entre una adolescente de quince años y un hombre mayor que ella, en realidad se trata de una jovencita pobre, que vive en Indochina y experimenta una relación apasionada con un rico comerciante chino de veintiséis años.

    También la hicieron película, bastante buena por cierto, dirigida por Jean Jacques Annaud

     

    6. El amante de Lady Chatterley de David H. Lawrence

    Constance se casa con Clifford Chatterley, un teniente del ejército británico que se va a luchar en la batalla de Flandes, pero regresa con una parálisis irreversible. Lady Chatterley decide tomar las riendas de su vida y dejar de ser la enfermera de su marido refugiándose en la pasión erótica que le otorga Parkin, el guardabosques de la zona, que vive aislado tras la separación de su mujer, lo que supondrá el despertar a la sensualidad para ella, y la vuelta a la vida y sus placeres para él.

     

    7.Trópico de Cáncer de Henry Miller

    Publicado por primera vez en París en 1934,  pero debido a la censura no vio la luz en Estados Unidos hasta 1961, considerada en su momento como una atrocidad moral por los sectores conservadores -y como una obra maestra por escritores tan distintos como T.S. Eliot, George Orwell o Lawrence Durrell-, en la actualidad es considerada una de las novelas más rupturistas, influyentes y perfectas de la literatura en lengua inglesa… ¡Así que hay que leerla!

     

    8.Teleny atribuida a Oscar Wilde

    Calificada por algunos como: “La novela erótica mejor escrita en lengua inglesa, y que aborda escenas que sobrepasan las licencias más salvajes”, su trama, narra las andanzas de un seductor que puede ser un tanto depravado y corruptor de jóvenes como un celoso que sufre por las infidelidades de su amante Teleny. Otra más que estuvo prohibida y no fue hasta 1966 que salió al mercado ya que se le considero demasiado gráfica y pornográfica.

     

    9. Myra Breckinridge de Gore Vidal

    Escrita en primera persona por uno de los escritores más sobresalientes de su época, esta novela cuenta la historia de un transexual que después de cambiar de sexo se muda a Hollywood y crea toda revolución sexual, la trama nos muestra además el machismo que se vivía en Estados Unidos y desmitifica los estereotipos sexuales, así como los roles de género.

     

    10. Historia del ojo de Georges Bataille

    Narra la historia de Georges y Simona, una pareja fascinada por el sexo, que es guiada por un libertino noble inglés en un viaje iniciático por España; un viaje que es un descenso a los infiernos del sexo duro, la escatología y la blasfemia. En su momento se publicó la obra de forma clandestina y con el seudónimo de Lord Auch -literalmente, Lord Mierda- en una edición de 138 ejemplares, con litografías del pintor surrealista André Masson. De hecho esta novela, prohibidísima en toda Europa, solo se publicó firmada con el verdadero nombre del autor después de su muerte, en 1967… ¿Qué tal?

    Continuar leyendo
  3. 10 Tips para que le des el mejor sexo oral de su vida

    1. Primero lo primero, hay que encontrar una posición que sea placentera para ambos, la verdad es que hay demasiadas que puedes intentar, pero hay que buscar una –o varias- que los haga sentir cómodos a los dos, por ejemplo, si decides que él se quede de pie, que de entrada es una posición fácil de lograr ya que puedes practicarla en –casi- cualquier lugar, incluyendo lugares públicos, recuerda  siempre proteger tus rodillas con una almohada o algo que se le parezca, ya que si no lo haces, después de un rato la posición empieza a ser un martirio para tus pobres rodillas… ¿Estamos?
    2. Comienza lentamente, no te vayas directo -y sin escalas- a su pene, yo te recomiendo primero besar las piernas de tu pareja, luego su estómago y hasta el ombligo, rodea su cuerpo, y ya luego comienza a dar sexo oral con la punta de tu lengua, pero lentamente, un buen tip es sostener sus piernas, ya que esto hará que se sienta que no puede escapar del placer y que tu sabes perfectamente lo que estás haciendo.
    3. Eye contact, mira de manera profunda a tu pareja mientras le estás haciendo sexo oral, y es que normalmente miramos hacia abajo o hacia el estómago, pero créeme que si miras directamente a los ojos de tu pareja, lograrás tener una experiencia mucho más cachonda, íntima y sobretodo placentera.
    4. Utiliza tu saliva, ¡Mucha saliva! a los hombres les encanta la sensación de saliva sobre su pene, así que no te limites y literalmente escupe sobre el pene de tu pareja cuando esté dentro de tu boca. Ahh y cuando te tomes un momento para respirar ¡porque hay que respirar! limpia la saliva de tu boca con tu mano, eso lo volverá loco.
    5. Utiliza tu paladar y tu lengua para succionar un poco la punta del pene y es que los hombres sienten muchísimo más placer al sentir que llegaron al final de tu garganta y que existe un tipo de presión en su pene, con esta técnica te aseguro que lo lograrás, además de que puedes usar los laterales de tu lengua para una sensación más placentera ya que esa parte de tu lengua es mucho más suave… ¡Úsala para hacer con ella círculos alrededor de su pene!
    6. Gime, la idea aquí es hacer ruido –aunque sea un poquito- mientras estás “ahí abajito”. No te estoy diciendo que grites como loca mientras tienes su pene en tu boca, ya que prácticamente esto es imposible, pero puedes hacer algunos soniditos con tu respiración o con tu garganta con la boca cerrada para que tu pareja sienta que realmente lo disfrutas.
    7. ¡Hazlo con huevos! Esto es no ignores sus testículos, esos también hay que lamerlos, además de que puedes tocarlos y/o masajéalos con tus manos mientras le practicas sexo oral, un súper tip es que masajees su escroto, o sea el punto que se encuentra entre sus testículos y su ano. También puedes utilizar un plug anal… ¡Lo harás gritar!
    8. Hay que tener un ritmo constante, ya que es básico para estimularlo, piénsalo como una coreografía, que tiene que ir en crescendo, esto es de menos a más, hasta llegar a la eyaculación.
    9. ¿Te quieres ver creativa y llevar el sexo oral a sus últimas consecuencias?  Entonces aplícale en su pene lubricantes de sabores, que le harán sentir un sin fin de sensaciones ¿Quieres más? utiliza un hielo, es una sensación que jamás esperará, cuando tu pareja esté sumamente excitada, mete un pequeño hielo a tu boca y sigue con la misma técnica. Durará muy poco ya que tu boca estará caliente, pero la sensación fría y sentir cómo se derrite en tu boca lo volverá loco.
    10. Dar y recibir, hablo del 69, y es que la neta, esta posición es lo mejor de dos mundos, dar y recibir, ya que le añade el reto de llegar -los dos- al mismo tiempo al orgasmo. Haz que él se acueste en la cama, mientras tu te acuestas sobre él, de manera inversa. Así él tendrá libre acceso a tu clítoris así como tú a su pene, contigo encima de él, tú eres la ama y maestra del encuentro, marcando tú el ritmo a seguir.

     

     

     

    Continuar leyendo
  4. Halloween, el pretexto ideal

    Definitivamente los disfraces son una de las mejores maneras de romper con la rutina, sobretodo en el sexo y es que de entrada le agrega mucha, pero mucha diversión a cualquier relación sexual, además de que nos ayuda cumplir nuestras más oscuras y retorcidas fantasías sexuales,

     

    Tengo una amiga –y no voy a decir su nombre- que utiliza los disfraces como una manera de sentirse más “segura”, pues estos le dan la oportunidad de asumir un rol o una personalidad completamente diferente a la suya, y es que de entrada eso y uno o mejor dicho varios mezcales le ayudan para desinhibirse un poco y así poder experimentar todo tipo de prácticas sexuales, por extrañas que estas parezcan.

    Y tú… ¿Has pensado disfrazarte y nunca lo has hecho?

    Si tu respuesta es si… Ya es hora de que te decidas a hacerlo ¿no lo crees?

    Ahh y bueno, si tu respuesta aquí es no…  ¿no crees que también, ya es hora de cambiar de opinión?

    La verdad es que un disfraz te puede abrir muchas, pero muuuuuuuuuuuchas puertas en una relación sexual, de hecho muchísimas más de las que te imaginas. Y bueno, ahora que es Halloween tienes el pretexto ideal para esto ¿o no?

    La verdad es que los disfraces pueden convertirse en algo muy cachondo a la hora del sexo, sobretodo los que puedes encontrar en una sex shop, por ejemplo en Erotika, mi tienda favorita del mundo mundial, existe una gran variedad de disfraces de lo más sexys del mundo, perfectos para cumplir cualquiera de tus –o sus- fantasías.

    A mi me gusta llevarlo a las últimas consecuencias, esto es jugar un divertido juego de rol, Ya una vez que tengas decidido cuales de tus fantasías hacer realidad, puedes empezar a inventar cómo será tu personaje. A mi lo que más me gusta es interpretar una pequeña historia antes de comenzar, de hecho con mi pareja  juego -y mucho- a que se trata del “hombre de la limpieza” este se hace llamar Juanito, se pone un mandil, dejando al descubierto su nalgas -que dicho sea de paso están muy ricas- y lo pongo a limpiar la casa.

    ¿Acaso puede existir algo más excitante que esto?

    También se puede utilizar el disfraz para echarte un baile erótico o simplemente para tenerlo puesto mientras tienes sexo, las posibilidades son infinitas y depende –en gran manera- del disfraz que elijas, nunca puede faltar el de doctor o enfermera, según sea el caso, que de entrada nos sirven para reactivar ese jueguito que seguramente jugaste con tus primos cuando eras chico, luego para las mujeres -aunque en realidad son para los hombres- puedes encontrar desde la típica -y siempre socorrida- colegiala, así como la también típica –y siempre socorrida- porrista, pasando por el de una mucama sexy o una sensual aeromoza.

    A muchos –y aquí no me incluyo- les gusta disfrazarse de súper héroes, sobretodo a los hombres, ya que les hace sentir que tienen súper poderes, además de que seguramente por sus mentes pasará la idea de que están súper dotados.

    En fin, a disfrazarse para que les den... su Halloween.

    Continuar leyendo
  5. Los 5 mandamientos del sexo casual

    La mayoría de nosotros disfruta –y mucho- del sexo casual y es que la verdad no hay nada en el mundo más excitante que tener sexo con extraños, tomando en cuenta que por lo regular este se practica en lugares raros y de manera 100% anónima, lo malo…

    ¿Por qué diablos tiene que haber algo malo?
    Pues bien, a pesar de que es de lo más escitante, siempre hay riesgos. uno de ellos es que podemos correr el riesgo de contraer alguna lesión y/o infección -ya de un embarazado, ni hablamos-

    Es por esto mismo que es muy, pero muy necesario tener en cuenta estos 5 mandamientos que deberás respetar por sobre todas las cosas

     

    1. Lavarás tu partes con mucho jabón y agua

    El aseo -o sea la higiene- va primero y como prevención de cualquier tipo de infección recuerda que hay que  tener “aquellito”, no solo limpio antes del acto, sino que después del acto, de hecho justo después es mucho más recomendable darte un baño profundo, para que no se alojen ningún tipo de bacterias extrañas al cuerpo.

     

    2. Usarás lubricante

    Si te gusta penetrar o ser [email protected], ya sea por la entrada de adelante o bien por la de atrás, es indispensable utilizarlo, olvídate de la saliva y cómprate un buen lubricante de bolsillo –hay muchisisisisisismas opciones- para que resbale mejor y así prevenir lesiones dolorosas.

     

    3. Usarás condón por sobre todas las cosas

    Si, hay que usar condón, en todo momento y en todos los casos, si vas a utilizar juguetes para penetrar -y con mayor razón si no es tuyo- también deberás de ponerle un condón… 

    Que quede claro… ¡En todo momento hay que usar condón!

    …Ahh y no hay que usar el mismo condón para el ano y la vagina… ¿Estamos?

     

    4. No utilizarás juguetes falsos

    Los juguetes –todos los que puedes encontrar en Erotika- han sido diseñados con extrema cautela y precisión para darte el placer necesario para llegar al orgasmo. En cambio los juguetes “falsos” aquellos que se elaboran en casa y se roban del frutero u otro lugar, no están diseñados para masturbarte y pueden causar daño en esa zona que es tan especial y delicada para todos nosotros.

     

    5. No asumirás que no te pueden pegar algo

    Infórmate sobre las maneras de prevenir ETS y a cuales estás expuesto, ya que todos -y esto es todos- podemos contagiarnos de alguna enfermedad, así que cuídate mucho… pero mucho.

     

    ¿ Qué es lo que más te excita del sexo casual?

     

    Continuar leyendo
  6. Hombre, casos de la vida real

    o…Top 10 productos y/o juguetes sexuales para hombres


    Existe el mito de que las sex shops sólo tienen productos y/o juguetes sexuales, así como ropa íntima, única y exclusivamente para mujeres –digo, a menos que seas adicto a los rabbits y demás vibradores, que no es el caso- pero así es, como hombre entras a una tienda y de golpe lo único que puedes comprar –a simple vista- son condones y lubricantes, pues… ¿qué crees? que no es así, hay una diversa gama de productos que pueden hacerte feliz, ¡muy feliz!

    Y cómo sabemos -por experiencia propia- que a nosotros por lo general no nos gusta ni pedir informes, ni asistencia, ni nada por el estilo, aquí una lista de los productos y/o juguetes sexuales más chingones que tenemos que probar… ¡ahora!

     

    1. Lubricante: ok, empecemos con algo tan simple, pero la verdad es que hay muchos de donde escoger, los hay de muchos sabores, con base de agua, con base de silicón, híbridos, orgánicos, térmicos, etc. Por lo que yo te recomiendo que los pruebes todos, para decidir cuál es el que mejor te va… En Erotika hay un lugar en donde están todos y puedes probarlos… Con los dedos, ¡obviamente!
    2. Anillos: También conocidos como cock rings, son perfectos para prolongar la erección durante más tiempo, pero la neta es que ahora también se usan como parte del juego sexual, ya que puede ayudar a controlar tu eyaculación, además de que algunos están diseñados para dar nuevas sensaciones al clítoris, con balas vibradoras incluidas, hay tantos diseños que la neta, no podrás decidirte por uno solo.
    3. Fundas para penes: Se trata de un objeto que se coloca en el pene a la hora de la penetración, de entrada ayuda a retardar tu eyaculación y a mantener tu erección por más tiempo, pero también cumple con otras dos funciones: darle un tamaño más grande a tu pene, así como proporcionar nuevas sensaciones a la vagina. Hay de varios diseños así como de diversas texturas, colores y puntas para todos los gustos.
    4. Vibradores prostáticos: Para los conocedores del placer anal, nada mejor que un estimulador de próstata con vibraciones y varias velocidades, que te ayuda –y mucho- a encontrar un nuevo punto de placer, lo que significa que deben emplearse para la penetración anal, ¡si leíste bien! Ya que de esta manera se puede acceder a la próstata mucho más fácilmente… ¿Te animas?
    5. Muñecas inflables: Uno de los juguetes más antiguos y socorridos en las películas, lo cierto es que estás muñequitas –que no hablan, ni te piden nada- son perfectas para todos aquellos que gustan de usar su imaginación. Por algún lugar leí de que en Japón ya existe una nueva gama de muñecas que hacen que la experiencia sexual sea mucho más real, ya que están hechas de silicón y hasta nombre tienen.
    6. Bombas de vacío: Con su forma cilíndrica y una bomba –las hay manuales como eléctricas- lo único que tienes que hacer es colocarla sobre tu pene y ella se encarga del resto, lo que significa que succionan el aire para que la sangre fluya de mejor manera y se logre una erección mucho más fuerte… Y además de todo, la sensación es muy, pero muy chingona.
    7. Masturbadores: Existe una gran variedad de modelos con diferentes intensidades, diseños y texturas, que generan múltiples sensaciones en los genitales. Los que a mi más me gustan –y vaya que soy un usuario frecuente- son los de la marca Tenga por sus texturas y diseño, aunque también los hay en forma de vagina y ano.
    8. Suspensorios o jockstraps: La respuesta a la lencería y es que aunque no lo creas, hay de muchos diseños, justamente en Erotika venden la marca Jack Adams, que es muy, pero muy chingona… Si nunca te has puesto uno, creo que ahora es el momento perfecto para hacerlo, neta que no te arrepentirás.
    9. Productos BDSM: ¿Te gusta el juego de roles? ¿Tu novia –vio “una película” o leyó un best seller y ahora quiere experimentar? Adéntrate en el mundo del BDSM, en Erotika hay muchos productos para principiantes, desde esposas hasta fuetes, pasando por mascaras y correas, si ya eres asiduo a estos juegos, es hora de actualizarte o bien cambiar tus juguetes que seguramente ya están muy gastados.

    10. Condones: Si, en lugar de comprarlos en una farmacia y sentirte juzgado por la viejita de la caja, cómpralos en una sex shop, ya que además la variedad es infinita y bueno los deje al final, para que no te olvides  de usarlos siempre, ya que no queremos agarrar ninguna enfermedad venérea ¿verdad?... Ni mucho menos contribuir al índice de sobrepoblación en el planeta ¿o no?

     

    Continuar leyendo
  7. Afrodisíacos…

    Antes que nada déjenme explicarles que el término Afrodisíaco viene de Afrodita, la diosa griega que representaba el impulso sexual, la procreación y el poder del amor… Pero eso todos lo pueden encontrar en Wikipedia.

     

    Lo cierto es que la ciencia todavía no ha encontrado resultados concluyentes acerca de si existen o no afrodisíacos en la naturaleza, pero la neta es que el hombre lleva los siglos de los siglos consumiendo diferentes alimentos y sustancias con “propiedades” que de alguna manera sirven para aumentar la libido y la calidad del sexo… ¿qué no?

    La búsqueda del placer sexual ha hecho que los humanos recurran desde lo sublime hasta lo absurdo, incluyendo todo tipo de alimentos, plantas, medicamentos y hasta pócimas secretas. 

    Algunos ejemplos van desde las patas de conejo –que se debe a la fama de los conejos- los chiles, que al comerlos aumentan la temperatura del cuerpo y hacen que el corazón lata más rápido u otros productos como el chocolate entre los aztecas o bien, la canela en la época del rey Salomón que en ese entonces eran tan escasos como codiciados, por lo que se les consideraba la comida de los dioses.

    A continuación una lista de “afrodisíacos” que -según yo y algunos de mis amantes- funcionan bastante bien.. y además de todo son deliciosos, por lo que aquí no hay pierde:

    1. Aguacate: Esta fruta –porque es fruta y no verdura- era usada por los incas, aztecas y hasta los mayas por todas sus propiedades afrodisíacas. Y para los que no lo sepan su nombre original, “ahuacatí” significa testículo...  Aquí con sólo explicar el origen de la palabra ya ganamos… ¡Ja!
    2. Vainilla: Madame Pompadour, la famosa amante del rey Luis XV, la utilizaba mucho en todos sus postres, ya que su delicado sabor y suave fragancia, era capaz de enmascarar cualquier tipo de olor, por desagradable que este fuera, y es que dentro de esos vestidos y pelucas imposibles, uno debía de oler bien ¿o no?
    3. Ginseng:  El Ginseng rojo, ha servido como tratamiento de la disfunción eréctil, ya que su óxido nitroso, relaja las cavidades venosas del pene, así es que la próxima vez que vayas a un restaurante oriental puedes súper pedirlo con tu vodka o gin tonic.
    4. Canela: La razón por la que se atribuyen propiedades afrodisíacas a la canela es que mejora la irrigación sanguínea con los consecuentes beneficios que conlleva para los genitales, así que la próxima vez que pidan un arroz con leche o un capuchino, digan que les pongan mucha canela.
    5. Azafrán. Esta especia, conocida como uno de los productos más caros del mundo, era muy utilizada como afrodisíaco en el mundo antiguo. Los griegos creían que su efecto era más potente en las mujeres y que una dieta rica en azafrán las volvía locas y les nublaba la vista, de tal manera que no pensaban en nada más que en sexo… ¡Así es que tomen nota!
    6. Chocolate: Además de delicioso y adictivo, el chocolate contiene fenilalanina y teobromina, dos compuestos vasodilatadores que ayudan a una mejor irrigación sanguínea y a una mayor capacidad pulmonar, asimismo estimula la producción de serotonina, vital para la aparición del deseo sexual… ¿Necesitamos decir algo más?
    7. Ostras: Su alto contenido en Zinc ayuda a mejorar la calidad del esperma y contribuye a una mayor lubricación de la zona genital femenina, además de que su alto contenido en proteínas ayuda a mejorar el rendimiento sexual, eso sin contar su forma o bien su tacto en la boca, que casi, casi se desliza en la lengua de una manera bastante sugestiva… ¡Y lo mismo aplica con las almejas!
    8. Camarones y demás mariscos: Ya entrados en el tema, no podemos olvidarnos de los camarones, langostinos, langostas, pulpo y hasta el pescado, por su alto contenido de fósforo y yodo. El salmón, el atún y la merluza son algunas especies resaltadas también por sus virtudes afrodisíacas… Sobretodo si se consumen en la playa en traje de baño, ya que incitan a portarse mal… ¡Muy mal!
    9. Fresas: Esta fruta que de entrada es muy sexy, estimula el sistema endocrino y nervioso y lo mismo ocurre con las cerezas, zarzamoras y frambuesas, Digo…¿quién no querría comer una fresa que ha recorrido el cuerpo de tu pareja en cuestión?
    10. Plátano: Además de que su forma es claramente fálica y seguramente habrá quienes que se los ha metido en sus partes privadas ¡Gente, mejor compren un vibrador! El plátano contiene altos niveles de bufotenina, magnesio, potasio y vitamina B. Y bueno, pues la combinación de estos químicos equilibra los neurotransmisores cerebrales encargados de mejorar el estado de ánimo y la libido… ¡Así es que toma chango tu banana!
    11. Vino: No es un secreto que el alcohol es el mayor deshinibidor –legal- que existe en el mercado y bueno, si a eso le sumamos la gran cantidad de antioxidantes que contiene, tenemos una de las armas más potentes en cuanto a la generación del deseo sexual… En experiencias personales les digo que es mucho mejor el tinto que el blanco y si, hay que tener cuidado con no tomar de más, sobretodo los hombres ya que muy borrachos les puede causar impotencia… ¿Y no queremos eso, verdad?
    12. Mango: Por mucho mi fruta favorita, misma que tiene una cantidad elevadísima de betacarotenos, que ayudan a la generación de estrógenos y testosterona. Su gran variedad de vitaminas mejora la calidad del esperma y, además, contiene triptófano, también llamada hormona del placer… ¿Por esto será que cuando alguien esta muy [email protected], le dicen que esta hecho un mango?
    13. Manzana: Desde que Adán y Eva comieron de esta fruta y descubrieron el deseo sexual, que los llevo a pecar, la manzana tiene un valor sexual intrínseco ¿o no? Asimismo en la antigüedad se creía que las manzanas y sus derivados como las mermeladas, compotas, sidras o licores tenían cualidades afrodisíacas y proporcionaban la eterna juventud, mientras que en la Edad Media se “encantaba” una manzana -como la de Blanca Nieves- para despertar el deseo sexual en las doncellas, Y aquí está lo mejor, si una mujer dormía con una pequeña manzana entre sus piernas y por la mañana se la daba a comer a un hombre ella se convertía en "la manzana de sus ojos" y él ya no miraría a nadie más… Así que ya saben chicas que es lo que tiene que hacer la próxima vez que vayan al súper o al mercado y se encuentren en el puesto de las manzanas… ¡ja, ja, ja!

    Continuar leyendo
  8. ¿Sexo… en tiempos de crisis?

    No cabe duda que estamos viviendo tiempos violentos… muy violentos

    Robos, inseguridad, crisis y ¡hasta un sismo de 7.1 grados!

     

    Hechos que obviamente traen consigo sentimientos de estrés, cansancio, preocupaciones, miedo y ansiedad –sólo por mencionar algunos-

    Lo que no significa que debes descuidar –o bien, hasta ignorar- tu vida sexual, sino todo lo contrario, ya que el sexo es un reductor enorme del estrés, que además puede inducir al relajamiento y reducir la ansiedad.

     

    Así que, ¡a disfrutar del sexo que el mundo NO se va a acabar!

     

    Pero si tú eres de esas personas que piensa lo contrario, aquí te vamos a dar unos cuantos consejos para que reactives tu vida sexual y te empieces a relajar, que es justamente lo que todos necesitamos.

     

    ¿Listos?

    1)    Erotiza tu vida diaria: Es obvio que el alto ritmo de vida que llevamos hace que nos olvidemos de nuestra sexualidad y que por lo mismo, no nos veamos como seres sexuales, deseables… y deseosos, por lo que es muy, pero muy importante darnos tiempo para tomar un buen baño, y relajarnos –aunque sean 10 minutos por la mañana-  después de esto hay que arreglarnos, perfumarnos y encremarnos y elegir ropa interior un  tanto hot  -incluso para ir al trabajo o llevar a los niños a la escuela- créanme que esto activará nuestro chip erótico y nos recordará que no sólo somos personas trabajadoras/godínez/madres/padres que tenemos que cumplir con una larga lista de obligaciones y necesidades, sino que también podemos ser un poco más aventureros y aventarnos un rapidín en las mañanas, aunque eso signifique llegar sin desayunar o hasta un poquito tarde al trabajo, créanme que llegarán mucho más relajados y su productividad cambiará drásticamente…

     

    2)    Planifica tus encuentros sexuales: Si planificamos nuestra vida diaria y tenemos día y hora para ir al trabajo, al súper, al cine, para ver a los amigos, etc… De igual manera tenemos que planear un espacio para nuestra vida sexual… ¿Por qué no hacerlo? Tan fácil como ponerlo en la agenda y dedicar 3 días –o más- a la semana de sexo, algo así como: Lunes de Lamidas, Jueves de Juegos eróticos y Sábados de Sado.

     

    Claro que aquí debe haber varios detractores que seguramente están pensando que la idea de planificar un encuentro sexual le quita la espontaneidad al asunto, pero hagan memoria y recuerden cuando eran más chavos y vivían con sus padres, cuando por obvias razones no tenían un lugar para hacerlo. ¿No me digan que ahí la planificación no era máxima? ¿Acaso hay algo más hot que esos encuentros en hoteles de paso? La verdad es que el sexo no tiene por qué ser espontáneo, impulsivo o inesperado para ser apasionado y/o satisfactorio… ¿O no?

     

    3)    Explora una sexualidad diferente: Conozco a muchas parejas

    -demasiadas- que dicen que el cansancio hace que les de una hueva enorme embarcarse en todos esos trámites que conlleva al sexo, ¡así como lo leen! y es que, sólo de pensarlo, se les quitan las ganas.

    Mmm… ¿Qué les puedo yo decir? Para empezar que se olviden de los trámites, ya que con sólo escuchar esa palabra a cualquiera le da hueva y  segundo hay que tomar en cuenta que el objetivo del sexo no necesariamente tiene que ser la penetración y, ni siquiera, el orgasmo.   El sexo también son los besos, las caricias, los masajes… y hasta la masturbación, ya sea solo o en pareja, con juguetes o sin ellos, aunque yo les recomiendo siempre los juguetes, ya que de entrada son mucho más divertidos.

    Si tenemos las disponibilidad de disfrutar de nuestro cuerpo y de nuestra pareja, ya todo lo demás se podrá dar de una manera más natural y orgánica, hay veces que unos besos y unas caricias nos hacen sentir bien y son el detonante que nuestro cuerpo estaba esperando para relajarse y/o excitarse y que a partir de esto se nos antoje llegar al orgasmo pero, si no, habremos disfrutado igualmente de una sexualidad muy, pero muy placentera, así como de nuestra pareja.

     

    4)    Salte de la rutina: Lo que significa que te des el gusto de posponer, delegar o hasta olvidarte de algunas de tus obligaciones de la vida diaria, aquí pregúntate ¿Realmente tienes que hacer todas esas cosas?

    ¿El mundo se va a acabar sino acabas con todas tus tareas diarias? ¿Es de vida o muerte terminar con tu reporte o lo que sea que te está quitando tanto tiempo? Yo creo que no ¿verdad? Y si es así, estás en el trabajo equivocado, así que selecciona qué tareas hay que hacer sí o sí y cuáles se pueden posponer para otro momento, encargárselas a otra persona o, simplemente, no las hagas. Seguro que hay muchas cosas en tu día a día que puedes dejar de hacer ¡permítetelo! De este modo, estarás en mejor disposición para disfrutar de tu vida sexual, más libre de tiempo y menos estresado… ¿Cómo ves?

     

    5)    Evita caer en un círculo vicioso: El estrés y la ansiedad pueden hacer que te olvides de tu vida sexual, pero a su vez el no tener sexo hace que te estreses y te crea ansiedad, así que rompe este círculo vicioso de una vez por todas, si de verdad crees que no tienes tiempo… Que siempre se tiene, mastúrbate en la regadera o báñate con tu pareja, o bien pon el despertador 20 minutos antes y échate un mañanero, o desayuna en el coche, metro o metrobús, da lo mismo… El caso aquí es darte el tiempo y en lugar de saciar tu ansiedad o estrés con comida, cigarros o lo que sea, lo hagas con sexo… Tu cuerpo te lo va a agradecer.

     

    Continuar leyendo
  9. Grita… pero de placer

    El orgasmo es en pocas palabras un bello -y muy satisfactorio- acto de entrega y liberación que termina, generalmente, con un grito, un gran grito que funge como la nota final de una sinfonía de jadeos y gemidos.

    Y es que emitir cualquier tipo de sonido durante el acto sexual es de lo más natural del mundo, sino pregúntenle a mi vecina del 402, que es una chica muy, pero muy extrovertida, a quien todos hemos oído gritar mientras su cama no para de rechinar.

    Pero bueno, a diferencia de mi vecina, hay mujeres menos desenvueltas y con un poquito de pena, que se ven envueltas en el dilema de "gritar o no gritar" lo que las lleva a reprimirse de disfrutar esta increíble sensación de liberación total.

    Lo cierto es que los edificios modernos –como el mío- con las paredes tan poco “fuertes” por llamarlas de alguna manera pueden ser –en parte, culpables de que una no grite lo suficiente, aunque también existe la pena de hacerlo junto a tu pareja… ¿pena de qué? yo me pregunto.

    Lo que si es un hecho es que nosotras las mujeres de entrada, somos las que más gritamos durante al sexo -aún sin haber llegado al orgasmo-  y es que los hombres son mucho menos expresivos y muchas veces se limitan a gemir, única y exclusivamente cuando están a punto de venirse.

    La excitación producida por los gritos y gemidos puede llegar a ser tan, pero tan fuerte o inclusive más que la estimulación directa a los órganos sexuales; gracias a que la sensibilidad del oído, provoca efectos para que se pueda lograr esto.

    Es importante mencionar que este tipo de sonidos –por cierto, muy recurridos en las películas porno- son tan estimulantes como poderosos, ya que al escuchar a tu pareja gemir, te prendes más, mucho más y no sólo eso, sino que además te dan la seguridad de que estás haciendo las cosas bien, podríamos comparar estos sonidos con las porras, si la porras, ya que te activan y te dan la fuerza necesaria para dar lo mejor de ti hasta el final.

    El placer es de quien lo trabaja y si deseas gritar, gemir o jadear al sentir una caricia o cuando llegas al orgasmo, hazlo, exprésate y refuerza los lazos de confianza con tu pareja.

    Pero recuerda una cosa es gemir, jadear y gritar y otra muy distinta es que al terminar el acto te eches el típico: Goya, Goya, cachún, cachún, ra, ra…

    Continuar leyendo
  10. Todo lo que siempre has querido saber acerca del Punto P…

    El punto P, es una rareza de la que muy -pero muy- pocos han oído hablar.

    Y es que si el punto G, ya resulta un gran misterio para buena parte de la población femenina, su equivalente masculino… mucho peor.

    Pues bien, el punto P no es otra cosa que la próstata, un sitio altamente sensible pero que por prejuicios se ha convertido en algo innombrable.

    Sin embargo ahí está, esperando a ser descubierto, para proporcionar increíbles sensaciones de placer a todo hombre que no tenga miedo a explorar su cuerpo.

     

    ¿Te atreverías a explorarlo?

     

    La mayoría de los hombres que se atreven a localizar este punto, inician con la autoexploración en la regadera. Primero sintiendo de forma externa la parte del ano, para llegar a la próstata, esta se identifica porque es una bolita del tamaño de una nuez, aquí aunque se trate de una auto-estimulación debes de utilizar lubricante… El que a mi más me gusta es el Wet Platinum hecho a base de silicona pura, que funciona increíblemente bajo el agua.

     Lubricante Wet Platinum

    Lo cierto es que todavía existen muchos –demasiados- hombres cohibidos con la sexualidad de su ano y por lo mismo les resulta extraña la idea de que un heterosexual pueda encontrar placer en este punto- piensan que buscar o estimular el punto P afecta su hombría y eso implica muchas ataduras al placer individual.

     

    ¿Seguimos?

     

    Como lo mencionamos anteriormente el punto P, hace referencia a la próstata, ese órgano glandular ubicado en la parte inferior del recto, sobre el perineo y bajo la vejiga, y su correcta estimulación puede resultar no sólo altamente placentera, sino que incluso es lo más parecido a que un hombre pueda sentir un multiorgasmo.

    Para descubrir este lugar -tan recóndito- además de la autoexploración hay quien se atreve a lanzarse a esta “nueva” forma de placer con la ayuda de su pareja, esto puede ser de forma externa con masajes, caricias o sexo oral en la zona intermedia ubicada en el ano y los testículos, aunque también existe la estimulación interna, que es aquella realizada directamente en la próstata a través del ano, se pueden utilizar los dedos o juguetes sexuales, que dicho sea de paso en Erotika Love Store puedes encontrar una increíble variedad -en lo personal yo recomiendo los kits anales- ideales para explorar esa zona.

    Hay que tomar en cuenta que el ano es un esfínter, por lo que no es recomendable que la estimulación sea directa, sin una excitación previa, es primordial relajarse y lograr que se dilate poco a poco, antes de cualquier cosa.

     

    Y tú… ¿Conocías el punto P?

    Continuar leyendo
Close