mobile icon
Toggle Nav
carrito de compras
Close
  • Menu
  • Setting

Blog

  1. Mi espía favorito

    Viñeta: La Boca Enredada La viñeta de esta semana corresponde a la categoría La Boca Enredada, y el hashtag que la acompaña es #teapuestounbeso a que me espías. ¿Has espiado a alguien? Ah, yo sé que sí. Toooodos, todos, hemos espiado a alguien. No lo niegues, nos gusta experimentar con la adrenalina, pero también es excitante saber que tenemos nuestro propio espía, claro en el entendido de que no nos desagrade. Saber que somos el objeto de deseo de alguien, de inmediato, nos eleva el ego y saca nuestro lado exhibicionista. Suena pervertido, lo sé, pero qué sería del sexo sin un poco de morbo. Hace unos meses me percaté de que estaba siendo “observada” en mis redes y me gustó, me gustó la sensación de ser espiada, despertó la bitch que llevo dentro. ¿A qué chica no le gusta que un hombre que nos gusta nos piense, nos desee…? Saber que ése alguien se acuesta por las noches con tu imagen en sus pensamientos, es excitante, ¿no? Volviendo a mi espía, sé que se imagina siendo mi dueño en la cama, tonto, no me conoce… Aún así me gusta provocarlo, pese a que nunca hemos cruzado palabra, por las noches dejo que sus pensamientos se conecten con los míos; cuando fantasea conmigo, mi mente le manda justo las imágenes que sé que lo tienen enganchado a mí. Dentro de mi plan exhibicionista, también elijo maquiavélicamente cada una de las fotos que subo a mis redes; sé cuál va dirigida a él, sé que la observa y yo disfruto sabiendo que la ve. DE FANTASÍA… Siento cierto alivio cuando leo que una de las fantasías sexuales más comunes es sentir que pueden ser cachados en pleno acto sexual. ¿En algo se relaciona con mi aventura, no? Bueno, este dato tiene su explicación biológica, lo que pasa es que cuando producimos adrenalina también generamos endorfinas, unas hormonas que regulan la sensación de placer. Se sabe que las zonas del cerebro asociadas al placer responden más a estímulos inesperados que a los predecibles, es por eso que algunas personas nos excitamos ante la posibilidad de ser sorprendidos u observados en escenas íntimas; ¿qué es lo más exhibicionista que has hecho? ¿Yo? Hacerlo en la universidad. ¿Tú, no? Ok, aquí están dos ideas: Para encender la pasión, cuando estés haciéndolo en el hotel pónganse frente a la ventana, la posibilidad de que alguien los vea es alta y saberlo los hará devorarse una y otra vez. Aquí ayuda mucho el factor de que quien los vea no los conoce, así que el sentimiento de culpa será menor. ¿O qué tal hacerlo en el patio o el jardín de su casa? Con las estrellas y la luna como testigos de su pasión, ¿cuál de todos los vecinos será el que los cache? Sígueme en mis redes, allá te cuento más sobre fantasías y otras aventuras: TW: @labocacoqueta INSTAGRAM: @labocacoqueta Tumblr: labocacoqueta
    Continuar leyendo
  2. ¿Y tú que tan fácil llegas al climax?

    Existen muchos mitos acerca del orgasmo femenino, de hecho hay mujeres que pueden llevar una vida sexualmente activa y nunca experimentarlo, si, ¡así como lo lees! Incluso han surgido miles de estudios para descubrir cualquier dato que revele el gran misterio del orgasmo. Pero la verdad es que yo creo que no es para tanto, no hay que darle tantas vueltas al asunto, ni mucho menos obsesionarse con el tema y es que todas las mujeres –si de verdad se lo proponen- pueden llegar al orgasmo en cuestión de minutos… después de todo el clítoris tiene más de 6,000 terminaciones nerviosas, el chiste aquí es conocerlas a fondo para llegar a ellas. Aquí les voy a dar 10 tips para que lleguen al orgasmo directo y sin escalas:  

    1. Relax: Ósea relájate, y es que es muy difícil alcanzar el orgasmo si estás estresada, pensando en la chamba o en la dieta o ¡en lo que sea! Así que date un ligero masaje, o mejor aún que te den un buen masaje, respira profundamente y manos a la obra.

    2. Todo –o bueno, casi todo- está en la mente: Ya que dicen por ahí que el cerebro es el órgano sexual más importante de tu cuerpo, así que concéntrate, enfócate y disfruta al máximo.

    3. Explórate: Tócate… Esto lo puedes hacer primero con tus dedos y después con algún juguete… -o varios, según sea el caso- el chiste es conocerte, ver que es lo más te gusta, lo que más te excita y así llegar al orgasmo, como dije anteriormente puedes hacer uso de un vibrador –hay tantos en el mercado que de seguro encuentras uno que se ajuste a tus necesidades o bien comprarte el Satisfyer o el Womanizer, una maravilla de juguetes que te permiten llegar al orgasmo en 3 minutos… ¡Comprobado!

    4. Foreplay: Cuando estés con tu pareja, es muy importante dedicarle un buen de tiempo al foreplay, esto es recibir caricias, besos, oral y demás cosas ricas que te exciten y te pongan a todo lo que da… En lugar de pasar directamente al plato fuerte, procura alargar los juegos previos lo más que puedas y es que eso de ir al “grano” no tiene nada de cachondo ni mucho menos de divertido… Aunque aquí si te digo que la mejor manera para alcanzar el orgasmo, incluso múltiples orgasmos, es el sexo oral y es que a veces resulta mucho más satisfactorio que la penetración.

    5. Comunicación: Es vital tener buena comunicación con tu pareja, decirle que es lo que te gusta que te haga y que lo que no te gusta, eso si, tienes que conocer tu cuerpo, para que lo guíes a tus zonas erógenas, recuerda que nadie es adivino, por lo que si quieres llegar al orgasmo habla y expresa tus deseos… Y por favor, que no te de pena.

    6. Sincronía: Ya que él sepa que es lo que más te excita –y tú sepas lo mismo de él- pueden intentar que ambos lleguen al orgasmo al mismo tiempo, esto no es nada difícil si ambos se comprometen, tómense su tiempo, esto intensificará la tensión sexual y su excitación llegará más lejos que nunca. el chiste aquí es que ambos tengan un final feliz… ¿o no?

    7. Detente: Si lo que quieres es llegar al orgasmo, ¿por qué te detendrías? ¡Fácil!... ¡Para que se acumule la energía! Justo en el momento en que estés a punto de alcanzar el clímax, detente y relájate. Espera un poco y continúa con lo que estabas haciendo. Puedes intentarlo las veces que quieras y entre más lo hagas, más intenso será tu orgasmo.

    8. Piensa en plural: Esto es que puedes llegar a tener más de un orgasmo… Y es que no hay nada como esos orgasmos múltiples, el chiste aquí es que tengas buena condición física y que estás dispuesta a todo, así que a darle sin complejos y sin inhibiciones.

    9. Ejercicios de Kegel: Hay que fortalecer tus músculos pélvicos, ya que estos te darán un mayor control sobre tus orgasmos, además de que los intensificará. ¿No sabes dónde se encuentran esos músculos? Intenta detener el flujo de pipí cuando vayas al baño. ¡Esos son los músculos pélvicos! Ahora intenta recrear ese mismo esfuerzo pero sin estar en el baño. Haz los ejercicios de vez en cuando, en la oficina, en el coche… ¡en donde sea! poco a poco comenzarás a notar cómo el sexo comienza a mejorar… Lo ideal aquí es comprarte unas bolas Ben Wa (o vaginales) que te hagan la vida mucho más fácil y ¿por qué no? Mucho más placentera.

    10. Cambia de posiciones, de rutina, de todo: Y es que si llegaste a tu primer orgasmo estimulando el clítoris, cambia a la penetración para el segundo. Haz que tu pareja te estimule tus pezones o te bese en el cuello, eso te puede mantener “en el momento” mientras te recuperas para el segundo orgasmo. Inmediatamente después de un orgasmo algunas zonas de tu cuerpo pueden estar demasiado sensibles, por eso es importante hacer el cambio y lo mismo con las posiciones, no todas las posiciones sexuales son iguales, la mejor para nosotras es el misionero invertido –esto es nosotras arriba- con esta es mucho más fácil llegar al orgasmo, dado que puedes controlar la fricción sobre el clítoris y/o punto G.

    Continuar leyendo
  3. El arte de tocarlo

    Ok, para que fuera autoestimulación tendría que procurarse el placer él mismo, pero al decir que lo vas a tocar, tú y yo sabemos de qué estamos hablando: que vas a darle placer con tus manos (y tal vez con alguna otra parte de tu cuerpo) hasta hacerlo venir.

    Es casi un hecho comprobado que no hay hombre que le haga el feo a unas manos amantes y, como dueña de esas manos, creo que también es una práctica que disfrutamos bastante. El ruido o el conflicto que nos genera tiene que ver más bien con la pericia de nuestras manos, pues él preferirá pasar de largo si por ahí jalamos o apretamos de más o de menos. Lo que también es un hecho es que tampoco es tarea fácil saber cómo le gusta a cada hombre de este mundo. ¿Te imaginas? Pero calma, no estoy diciendo que te vuelvas una ninfómana, sino de que hay ciertos movimientos que les gustan a la mayoría, sólo que antes de darte una serie de instrucciones a seguir, lo más importante es que te grabes esto: nadie nace siendo experto en nada. Antes de serlo tendrás que darte el permiso o la oportunidad de explorar su miembro, de preguntar abiertamente si así sí o si así no, dejarte llevar por el momento y por tus sensaciones o por las de él, y de apartar tu mente de mitos y creencias que estropean el placer… Además, son de los espectáculos que ellos literalmente podrían pagar por ver.

    ¿Qué ganamos nosotras? Además de placer, pues, a decir verdad, que el ego se alimente un poco, porque cuando sabes que eres la responsable de tanto gozo te sientes como una verdadera diosa del sexo; escuchar que grita mi nombre o que me dice entre jadeos “¡qué rico!” de inmediato hace que ‘el orgullo’ de mi clítoris duplique su tamaño.

    MASTÚRBALO, PASO A PASO

    Con las ideas ya más claras, ahora sí podemos pasar a las instrucciones o a lo que considero importante saber sobre el tema:

    Los hombres se tocan sin tanto rollo, así que conocen a la perfección los puntos débiles de su “muchacho” y, créeme, les será más fácil guiarte si es que no le atinas.

    Hay una pequeña cosa que no les agrada tanto, no lo toques en seco y menos con las manos frías, a menos que estén probando cambios de temperatura que son muy excitantes, evítalo, porque se le apagará la pasión enseguida.

    Cuando lo toques asegúrate de tener tu mano “lubricada”, es decir, mojada con un poco de tu saliva o de la suya, o bien, usa lubricante, así tus caricias parecerán las de una vagina húmeda y eso lo excitará aún más.

    Sé constante, no se vale empezar y no terminar lo que iniciaste, ¿te imaginas que te lo hicieran a ti? ¿Qué sentirías? Una vez más recuerda que la disposición también prende; que tu pareja sea juguetona y complaciente calienta de sobremanera.

    Ponle huevos. Nuestras manos son maravillosas, pero todavía puedes ponerle un toque más picante a la sesión con un Tenga Egg, una especie de funda llena de texturas que viene en forma de huevo, está hecho de silicón y por dentro tienen diversas texturas para que experimente diferentes sensaciones, son 6 presentaciones. Aquí puedes ver  más claramente de qué te estoy hablando:
     
    https://youtu.be/QU690BdvGxc

    Técnica infalible. No es la única pero sí la que te garantiza buenos resultados:

    El lubricante que elijas debe tener una consistencia ligera para que la sensación no sea desagradable, o sea, pegajosa. Y antes de colocarlo en su miembro, frótalo en tus manos para calentarlo un poco.
    Pon las manos frente a ti, con las palmas hacia abajo y el pulgar también. Con una mano sujeta su miembro con firmeza y comienza a subir tu mano hasta la punta de su miembro. Coloca la otra mano de forma que pueda hacer el “relevo” de la que está en acción, una vez que hayas completado el movimiento de la primera mano, haz lo mismo con la segunda, procura que el cambio de mano sea rápido, para que el ritmo sea constante.
    Luego, prueba esto: cuando tu mano esté en la punta, gira la mano ligeramente, como si fueras a abrir un frasco. La rotación debe ser delicada.
    Mantén el contacto del glande con la palma de la mano, sin dejar de girar la mano.
    Debido a que estarás girando las manos, la posición inicial se perderá, regresa a ella sin perder continuidad.
    Ya que hayas llegado a la base, inicia de nuevo cuantas veces sea necesario. Verás que le fascinará lo que tu mano santa le estará haciendo. Finalmente, repite los pasos hasta que tu pareja pida esquina…
    Y hablando de manos, puedes acariciarlo con una o con ambas, juntas o una a una, además, considera que alternándolas será menos cansado, porque es placentero sí, pero en lo que le agarras la onda o el ritmo puede ser una tarea un tanto cansada, si no pregúntale a tus muñecas al otro día.

    Se vale de todo, tus manos pueden y, en algunos casos, deben contar con un relevo, te recomiendo ayudarte con tus senos -alterna una rusa con toqueteos de tus manos y perderá la noción del tiempo, telas, pies o algún sex toy que venga para la ocasión. Mi consejo es que alternes tus manos con alguna de éstas sugerencias para que el placer vaya en aumento y su orgasmo sea extremadamente rico.
    Prepárate para cuando el semen salga, imagina cómo quieres que sea el momento, ¿quieres que termine en tus manos, tus senos o alguna otra parte de tu cuerpo? Tomar ésa decisión no es cualquier cosa, piensa que, ahora sí valga la expresión, en tus manos está ponerle la cereza al pastel, ¿cómo quieres cerrar la experiencia? ¿Nivel, estuvo bueno. Nivel, nos echamos el otro o Nivel, ¡cásate conmigo!?
     

    SÍGUEME:

    Twitter: @labocacoqueta
    Instagram: @labocacoqueta
    Tumblr: labocacoqueta

    Continuar leyendo
  4. Todo –o bueno, casi todo- sobre el sexting

    ¿Qué es el sexting?

    Como su nombre lo dice es sexo + texto

    Esto es el envío de imágenes -fotografías o vídeos- y/o textos subidos de tono y con alto contenido sexual por medio del celular.

    El sexting es una práctica que día a día se vuelve más común y en varios casos más corriente… ¡Ja!

    Pero para los que crean que el sexting es algo sencillo de hacer, lamento informarles que están sumamente equivocados ya que como todo en la vida, hay que saber hacerlo ya que tiene su lado arriesgado… muuuuuuuuuuuy arriesgado

    A continuación una lista de consejos que deben de seguir –al pie de la letra- para hacerlo de la manera más sexy, pero sobretodo correcta y no caer en casos como los de Paris Hilton, Kim Kardashian, Ashton Kutcher, Charlie Sheen, Kanye West, de hecho la lista es interminable.

    ¿Listos?

    1)    Si tú eres de esas personas que les gusta empezar el sexting, con tres o cuatro palabras tienes para abrir una conversación, así que no te explayes tanto… o por lo menos no en el arranque.

    2)    Recuerda que es mejor ir al grano de la conversación, por lo que hay que ser claro, cachondo y directo, entre menos choro mejor.

    3)    Escribe bien.. esto es, evita los típicos: Ola k ase y demás horrores ortográficos… Nadie quiere perder el tiempo en descifrar un maldito jeroglífico y menos cuando estás cachondo.

    4)    Puedes utilizar mentiras piadosas, un ejemplo de esto es, en lugar de que escribas algo así como: “Acabo de despertar y estoy en mis jugos”, puedes cambiarlo por algo tipo: “Acabo de darme un baño de burbujas y estoy listo para lo que quieras”

    5)    Un buen consejo para todos los chicos que me están leyendo: Eviten enviar un primer plano de su miembro, a menos que la parte receptora de la comunicación también haya mostrado interés en seguirles el rollo, o bien ellas hayan pedido de manera específica dicha foto.

    6)    Aunque no lo crean la mayoría de la gente no necesita ver un miembro erecto para ponerse cachonda. Enviar una foto así es ir demasiado lejos, e incluso puede llegar a dar miedo. El sexting es como literatura erótica, y las fotos no siempre le hacen justicia.

    7)    Si ya pasaste todas estas pruebas y aún así vas a mandar una foto de tu miembro, trata de no acompañarla de tu cara, esto lo digo tanto por seguridad como por estética ya que esas fotos suelen salir un tanto bizarras y deformes. lo mismo aplica a las chicas con sus partes privadas.

    8)    Y ahora vámonos de lleno con las chicas: Un primer plano de su vagina, sólo le puede interesar a su ginecólogo, pero no a su compañero de sexting, a menos de que este también sea ginecólogo… ¡Ja!

    9)    Puedes hacer una pequeña trampa y mandar una foto de tus partes semi cubiertas y hacer uso del photoshop, digo lo más seguro es que el receptor vaya a enseñarle la foto  de un amigo.

    10)  Y recuerda que no hace falta que incluyas una foto de tu cara, quizás de tu boca, uno de tus ojos u otra parte de tu cuerpo que te guste y se vea bien en la foto, pero no toda tu cara… ¿Cómo para qué?

    11)  Una parte fundamental del sexting es estimular las fantasías del otro y provocarle pensamientos sexuales, sin que se lo espere y bueno, que se quede con esa imagen un buen, pero un buen rato.

    12) No tengas miedo de traspasar algunos límites, tu receptor te lo agradecerá profundamente, lo ideal es empezar con algunos textos cariñosos, sin mucha carga sexual, e ir subiendo el tono poco a poco, pero eso si hay que activar ese lado “sucio” que todos llevamos dentro y explotarlo al máximo.

    13)  Algo que a mi me fascina es tardarme un poco en contestar los mensajes y es que la espera crea algo de suspenso en el sexting, pero si ya te tardaste un rato en contestar, procura que tu respuesta sea perfectamente cachonda.

    14)  Insisto, el sexting tiene muchos pros, pero también algunos contras como la posibilidad de que tu intimidad quede expuesta, por lo que te repito: No incluyas –además de fotos de tu cara o bien fotos comprometedoras, textos que te delaten o que en algún momento puedan trabajar en tu contra.

    15)  Y lo más importante en esto del sexting: checa dos, tres, cuatro o hasta cinco veces el destinatario antes de enviar el mensaje y esto te lo digo por experiencia.

    Continuar leyendo
  5. El placer de morder

    Besar es placentero, morder mientras lo haces, sublime. Me fascina sentir entre mis dientes un pedacito de ser del otro. Mi lengua degusta su sabor, mis dientes lo hacen mío, las marcas que dejo sobre su piel lo confirman. Una vez que pasamos al terreno de las mordidas la excitación va en aumento. Y a su vez, sentir sus dientes aferrando la piel detrás de mi cuello basta para entregarme al más exquisito de los placeres, el sexo.  

    ¿Sabías que el Kamasutra dice que morder es vital para convertirte en la mejor amante? Incluso hay todo un apartado donde habla de los 8 tipos de mordidas, pero eso seguro ya lo leíste en otro lado. Yo quiero hablarte de por qué nos gusta morder y de cómo, y dónde hacerlo. O dicho de otro modo, quiero explicarte por qué las redes sociales menos censuradas como Tumblr están llenas de blogs donde las personas muestran abiertamente sus prácticas de odaxelagnia, como también se le conoce a la excitación producida al morder o ser mordido durante el sexo.
    Aquí está una muestra a este “culto”:
    https://www.tumblr.com/search/mordidas

    El placer duele
    Así es, según los psicólogos para algunos el masoquismo nos resulta muy placentero porque nuestro cerebro produce endorfinas cuando sentimos dolor, estos neurotransmisores al provocarnos la sensación de placer contrarrestan el dolor o malestar.

    Consentimiento ante todo
    Antes de que te lances cual vampiro, primero debes tener en cuenta algo, no es lo mismo que durante un beso apasionado de repente muerdas un poco sus labios, a que mientras están teniendo sexo le quieras hacer un rosario de mordidas en la espalda, para esto siempre, y ante todo, debes hablarlo con tu pareja, saber si cuentas con su consentimiento. Si es al revés la cosa, tu pareja también debe preguntar primero.

    “Te quiero comer a besos”
    Esta expresión tiene un significado literal, pues todo nuestro cuerpo es mordible digámoslo así, sólo que no todas las zonas se muerden igual. Por ejemplo, los genitales tanto de él como los tuyos, así como tus pezones, tienen que tratarse con una presión bajísima. En donde puedes dejarte llevar por la pasión es en la espalda, los glúteos, los hombros, los brazos, los dedos y las pantorrillas. Emociónate pero no tanto con las orejas, el cuello, los pies, las ingles y la nuca.

    Tómate tu tiempo
    Todo lo que vale la pena en esta vida toma su tiempo y en el sexo ésta premisa no podía ser la excepción. No puedes lanzarte a dar una mordida de aquellas cuando apenas está comenzando la diversión. Ve subiendo la intensidad poco a poco. El lenguaje corporal de tu pareja te dirá si avanzas o te detienes. Y, obvio, lo mismo aplica para ti. Asimismo, otro secreto para que la mordida sea inolvidable es que no estás en una batalla campal, sino en un acto de pasión, por lo mismo la mordida debe durar un par de segundos, pues entre más dure, la sensación dolorosa aumenta y deja de ser placentera.

    Cambia de lugar
    No muerdas la misma zona, porque también podría arruinar la diversión. Mejor ve avanzando de mordida en mordida o cambia radicalmente de zona.

    Por último, como lo que más importa en este blog es el placer, sólo quiero recordarte algo: que el placer nunca debe lastimarnos ni poner en riesgo nuestra salud.

    ¿Te gusta dejar tu marca en su piel o prefieres tener su sello en ti? Cuéntamelo a detalle…

    No dejes de seguirme en mis Redes Sociales:
    Twitter: @labocacoqueta
    Instagram: @labocacoqueta
    Tumblr: labocacoqueta

    Continuar leyendo
  6. ¿Cómo entrar por la puerta trasera?

    Es un acto que cada vez esta siendo más explorado –y explotado- por todo el mundo, sin importar género, ni preferencias sexuales, hombres, mujeres, quimeras, homosexuales y heterosexuales, es decir este tipo de placer no respeta a nada, ni a nadie… ja, ja.

    Lo cierto es que todavía para muchas personas  sigue siendo un tabú –y esto va para varias de mis amigas mochas- ¡los hombres heterosexuales también disfrutan de placeres de la puerta trasera eh! Y no sólo de darlo sino también de recibirlo, así que no se sorprendan si un novio les pide que les metan el dedito por Detroit o unas bolitas u otra cosa más, siempre y cuando no se trate de un dildo de más de 20 cm, fuera de eso, todo lo demás es 100% normal.

    Ya con todo esto aclarado, aquí les voy a compartir 4 puntos in-dis-pen-sa-bles que hay que seguir al pie de la letra al iniciarse en estos menesteres:

    1. Los orificios no son iguales, al primero hay que lubricarlo… ¡y mucho!  Por lo que más adelante les daré información detallada para este punto.
    2. Hay que estar muy… pero muy limpios, por lo que se recomienda un lavado, antes y después del acto, para esto lo ideal son las duchas.
    3. No es recomendable, utilizar nada en el ano y luego transferirlos a la vagina o a la boca, esto para evitar posibles infecciones… ¡No somos perros! Ahora que si se va a dar un beso negro el cual es recomendable para este tipo de iniciación, es por demás indispensable el punto 2.
    4. En la viña del señor hay de todo, personas que consiguen la penetración completa y satisfactoria a la primera vez y otras que quizás necesiten más tiempo, pero eso si, hay que tener en cuenta que no debe de ser doloroso, quizás al principio –un poco- pero luego es puro placer, por lo que hay que respetar el tiempo –y el ano- de cada uno de nosotros.

    Otros tips:

    La verdad es que tocar la puerta trasera, para que sea pleno y completo, hay que darle una ayudadita, por lo que aquí incluyo una pequeña lista de las cosas que puedes utilizar para entrar sin ningún problema por la puerta de atrás

    1. Lubricantes: Son bá-si-cos y los hay de 2 presentaciones, los que están hechos a base de agua, que puedes utilizarlos en cualquier ocasión, ya sea con o sin juguetes sexuales y con condones o sin ellos, estos son los más prácticos y fáciles de limpiar.

    Y bueno por otro lado tenemos los que están hechos a base de silicona, estos son Ideales para esas laaargas sesiones de sexo, ya que tienen poco desgaste, igualmente bajo el agua ya que no se diluyen, por lo mismo cuando acabes hay que lavarse muy bien.

    Hay que tomar en cuenta que existen lubricantes –tanto a base de agua como a base de silicona- especiales ya que relajan el esfínter y hacen que la penetración sea mucho –pero mucho- más amable.

    2. Juguetes sexuales: Aquí hay de todo y para todos los gustos, el chiste está en probarlos y decidir cuales son los mejores para ti y para tu pareja, y es que estos van desde plugs y bolas hasta estimuladores, en todos estos casos hay kits que van de menos a más -en lo que a penetración se refiere- facilitando la dilatación del ano de una forma paulatina.

    ¿Ya listos para esta nueva aventura?

    Continuar leyendo
  7. Spanking, guía para dar y recibir una buena nalgada

    DESCUBRE EL PLACER DEL DOLOR

    La primera nalgada me sorprendió y hasta me dolió un poco; la segunda, la esperaba con ansías. Descubrir mi lado masoquista me llevó sólo un par de azotes en mis nalgas. Luego siguieron las “bofetadas” en mis senos, las presión en mis pezones…

    Con el tiempo descubrí las paletas spank o palas para azote y experimenté otro tipo de placer, porque todos en algún momento hemos jugado con nalguear a nuestra pareja, pero el spanking es otra cosa.

    ¿Qué es el spanking?

    Es una forma de imponer azotes que construyan el erotismo y la excitación, a través del dolor o ardor. Algo muy importante es que deben ser consensuados, es decir, que las personas involucradas están completamente de acuerdo en lo que está sucediendo, de preferencia deben ser con la mano y, principalmente, en las nalgas, ya que son músculos grandes y carnositos, que poseen su propio sistema de “amortiguación”.

    Cuando intervienen factores como el uso de artefactos para castigar y/o escenas de dominación y, obvio, sumisión, con todo lo que ello conlleva, es decir, ataduras, humillación, etc., se catalogaría como una práctica BDSM (Bondage, Disciplina, Sumisión y Dominación).

    Los azotes pueden ser sin ropa o con ella, como lo muestra esta escena de la memorable y excitante película La Secretaria, donde Maggie Gyllenhaal es castigada por su jefe en plena oficina:

    https://www.youtube.com/watch?v=uDyE5mE16t8

    Si no eres experta(o) o practicante BDSM, la mano abierta siempre va a ser lo mejor para azotar, porque no sólo ayuda a que quien esté “castigando” controle al 100% la intensidad de lo que está haciendo, sino que también es lo mejor para la piel del masoquista, ya que la piel no se lastima o irrita tanto y, por lo mismo, pueden extender mucho más el juego.

    Sin embargo, hay una gran variedad de paletas, algunas son planas y otras tienen tiras, aunque también hay látigos cortos y largos, claro que éstos se utilizan más para juguetear que para azotar en sí, pues son más difíciles de controlar y, por lo tanto, ésos sí podrían lastimar.

    Las zonas ideales para el spanking

    Otro punto importante es distribuir los azotes equilibradamente por toda la zona que va a ser castigada. En el caso de las nalgas, estos porcentajes te darán una idea más clara de cómo se deben distribuir:

    ·         El 70-80% de los azotes deben ser en toda la nalga
    ·         20-30% en la zona que está justo por debajo de la nalga
    ·         Y 10-20% en la parte alta de los muslos, pero aquí deben ser suaves

    Reglas del juego

    ·         Nunca se “castiga” por encima de las nalgas, pues los riñones podrían ser lastimados ni tampoco la columna, asimismo, cualquier zona donde haya órganos vitales.
    ·         El secreto de estas prácticas está en encontrar a una persona con la que puedas experimentarlas, con la que sientas que no tienes que explicar nada.  En esos momentos es cuando necesitas que el otro sea tu cómplice, porque un cómplice nunca te haría daño.
    ·         Si va a ser una práctica común, siempre, siempre cuida que las reglas sean muy claras, con qué sí estás de acuerdo y con qué no, pues la idea es disfrutarlo, así que comunicación y más comunicación.
    ·         Por último, no aceptes nada sólo para darle gusto a tu pareja, es un juego sexual de dos, no de uno. Por lo mismo, también se vale nalguear y que te nalgueen, todo va a depender de tu "estado de ánimo", o si ese día quieres castigar o ser castigada(o). Platícalo con tu pareja y no se vayan sin recibir sus respectivos “castigos”… Spank! O mejor dicho, Muak!



    Te dejos mis redes para que me cuentes ¿qué prefieres, dar o recibir nalgadas, o ambas?

    Twitter: @labocacoqueta

    Instagram: @labocacoqueta

    Tumblr: labocacoqueta


    Continuar leyendo
  8. Placer Oral

    LECCIONES DE SEXO ORAL

    "El poder de las palabras", ¿has escuchado esta frase? Seguro que sí, bueno, pues para mí tiene mucho sentido, porque me gusta elegir las palabras precisas para lograr el efecto, también preciso, pero saber usarlas no es mi única habilidad, también soy buena con la lengua, me encanta usarla su poder sensorial. Y qué decir cuando una lengua educada pasa por encima de mi clítoris; degustándolo a placer. Para mí el sexo oral es la cereza del pastel, una cereza que puedo comerme al principio o al final, eso no importa, ya que el orden de los factores no altera el producto.

    Aun así el sexo oral sigue generando que la gente se ruborice o se niegue a experimentarlo, que si les da pena recibirlo, que si a ellos les gusta demasiado, que si las estrellas porno nos dejan una tarea difícil de copiar… en fin, pareciera que, en realidad, el sexo oral en lugar de darnos placer, nos da mucho en qué pensar.

    Pero eso va a cambiar a partir de ahora, esta es una guía para disfrutarlo de principio a fin:

    DE NOSOTRAS A ELLOS

    +No es anti higiénico. Hay mujeres que piensan que lamer o que introducir un miembro en la boca las va a llevar al hospital pero mientras tengas suficientes condones a la mano y la seguridad de que estás con una persona en la que confías, con la que has hablado de su historial de salud sexual, no tendría porqué haber problema. Respecto a que es una práctica sucia, bueno, nuestra boca tiene muchas más bacterias que nuestros genitales, así que mejor usa tu lado obsesivo por la limpieza para tu depa.

    +Piérdele el miedo . O agárrale… el gusto, ésta es otra idea que tenemos en la cabeza que los penes son feos, tal vez no es la parte más agraciada del cuerpo pero ¿te digo algo?, estas ideas son preconcepciones mentales, si dentro de tu cabeza existe esa idea, claro que va a ser un poco difícil que veas con buenos ojos el miembro de tu chico. Yo que tú mejor iba borrando esa información de mi mente, porque lo único que hace es impedir que disfrutes.

    +No es necesario imitar a las actrices porno. A ellas les pagan por aparentar que disfrutan introduciendolo hasta sus pulmones. Digo, sí, está rico jugar a meterlo hasta la garganta, pero recuerda que este punto es más bien cuestión de gustos, de tolerancia, de experiencia y, claro, del tamaño en cuestión.

    +Déjate llevar por tu excitación. Como todo en el sexo, si no estás excitada o concentrada en el placer, difícilmente gozarás. No es tan complicado dejarse llevar, sólo tienes que apartar cualquier pensamiento anti sexy de tu cabeza, al contrario, permítete fantasear, tocar su cuerpo o el tuyo mientras tu boca se apodera de su miembro, usen condones de sabores o, mejor aún, ponle algo de chocolate líquido, crema batida, helado… de esta forma tu excitación irá en aumento y la experiencia te dejará un muy buen sabor de boca.

    DE ELLOS A NOSOTRAS

    +Relájate, tu olor les fascina. Así como tuviste que trabajar ciertos temas para hacer sexo oral, el coco de las mujeres es que a muchas les da pena que su pareja les haga sexo oral porque ya se creyeron el cuento de que nuestro olor, el olor sui generis de nuestros genitales, es desagradable, pero si así fuera ¿por qué rayos entonces todos los chicos se pegan como imán al metal en nuestro vello púbico o por qué les gusta que nos sentemos en sus rostros? Sin duda, las que tienen un problema con el olor somos nosotras no ellos. Yo soy de la idea de que nos quitemos esas telarañas de la cabeza de una vez por todas.

    +Tienes un órgano dotado para el placer. El clítoris es un órgano mucho más grande de lo que imaginas, mide casi lo que mide un miembro masculino promedio, lo que pasa es que nosotras sólo vemos la puntita del iceberg. Al igual que el pene, el clítoris posee un cuerpo, un glande y unos cuerpos cavernosos.

    +Pídele que vaya despacio. Lo ideal es que las caricias orales que recibas deben obedecer un ritmo, primero lento y después poco a poco subir la intensidad, tanto en la velocidad como en el tipo de caricias. Si empieza muy brusco, detenle e indícale tu cadencia, recuerda que es tu placer el que está en juego.

    +Obtén más estimulación. Una fórmula infalible para incrementar el placer es no ser pasivas, si él está lamiendo tu clítoris toca tus senos, tus pezones o dile a él que lo haga, así como también podrías solicitar una mano amiga, con sus dedos que te estimule el ano o, bien, que los introduzca en tu vagina. Cuando estés cerca del orgasmo, la doble estimulación acelerará el proceso e intensificará tus sensaciones.

    Si quieres seguirme la pista, te espero en mis redes sociales con la boca abierta:
    TW: @labocacoqueta
    INSTAGRAM: @labocacoqueta
    Tumblr: labocacoqueta

    Continuar leyendo
  9. 10 COSAS QUE A LAS MUJERES NO NOS GUSTA QUE NOS HAGAN EN LA CAMA

    1.- Que nos hablen sucio

    Hay veces en las que a nuestra pareja –sobretodo cuando esta entrado en copas- le da por hablarnos sucio y decirnos una sarta de sandeces como:

    ¿Te gusta, dime que te gusta?

    ¡Que rico trasero tienes!

    ¿La quieres hasta adentro?              ,

    ¿Habías visto una así de grande?

     ¿La aguantas toda?

    ¡Tómala pu*"$$!

    … ¿Saben qué? Evítense la molestia y sobre todo la pena, y piensen que se pueden atener a las consecuencias, ya que nosotras fácilmente les podemos contestar cosas como:

    No, no me gusta nada.

    Gracias… que lindo, creo.

    Si… ya que con ese tamaño igual y no voy a sentir mucho.

    ¿De verdad crees que la tienes grande? Pobrecito.

    Aguanto eso y más… ¡mucho más!

    ¡Pu*"$$… tu madre!

     

    2.- Que se salten el foreplay

    Como decía mi abuelita Margarita -que dicho sea de paso era una mujer muy sabia-

     “Tienes que calentar un poco el motor para que la maquina eche a andar”

    ¡Y esto aplica para todas las cosas, eh!

    Y es que a nosotras las mujeres nos encanta el juego de la seducción, la cenita, la champaña, las velas, las flores, las caricias, los besos, el masaje y demás detalles que nos hacen sentir deseadas, así que ya saben: Si no hay juego, no hay premio… Ja!

     

    3.- Que nos jalen el cabello.

    Lo acepto esto es algo que se ve muy cachondo en las películas, pero que duele –y mucho- en la vida real, además de que no tiene nada de sexy… Eso si, si en lugar de jalarnos el pelo de forma salvaje, lo acarician de manera sensual y hasta nos dan un ligero masaje en la cabeza, créanme que eso se los vamos a agradecer y mucho, y quizás obtengan de nosotras mucho más de lo que pensaron.

     

    4.- Hacerlo muy duro o lo que es lo mismo el Hard Sex

    Este es otro ejemplo de lo que hemos aprendido de las películas –tanto porno como de acción y hasta lo hemos visto en una que otra comedia romántica- y es que la verdad los hombres no necesitan ir de cero a 100 en cuestión de segundos ¡No son carreras!

    No hay razón para irse en friega, además de que en algunos casos puede ser doloroso para nosotras, además tomen nota, señores: Cuando esto pasa es muy común que ustedes lleguen al orgasmo en cuestión de segundos, cuando nosotras no hemos ni empezado a disfrutar la relación, así es que tómense su tiempo y asegúrense de que el sexo debe de ser placentero para los dos ¿Va?

     

    5.- Preguntarnos –una y otra vez- si llegamos al orgasmo

    No nos lo pregunten ¡de verdad! si llegamos pues que maravilla y si no lo hicimos pues fingimos y ya… No será ni la primera, ni la última vez.

     

    6.- Nalguearnos… Demasiado fuerte

    A muchos hombres les gusta dar nalgadas “tipo película porno setentera” y pues no, no lo hagan. Y es que de entrada el dolor no es placentero, claro, a menos de que se los pidan y se trate más de un juego o bien de una relación S & M, con acuerdos previos y una gran selección de juguetes sexuales como látigos, esposas y toda la cosa.

    Pero en una relación “normal” darnos una –o varias- nalgadas, no va ¡ok!

    No importa lo mucho que les hayan enseñado las películas, y es que créanme que la excitación puede desaparecer en cuestión de segundos cuando alguien mete la pata y no, no me refiero al sentido literal de la palabra.

     

    7.- Un eyaculador precoz

    Esto es algo que… bueno, a mi me altera de sobremanera y es una vez salí con un tipo guapísimo que conocí en Tinder, todo iba a pedir de boca hasta que lo hicimos y… Realmente él fue el único que lo hizo, ya que se vino en cuestión de segundos, en un principio no me saque de onda, ya que me auto convencí de que estaba tan impactado y excitado con mi belleza que no se pudo contener, pero cuando nos echamos  -o mejor dicho se echo el segundo round- pude comprobar que nuestra relación duraría el mismo tiempo que su eyaculación… ¡segundos!

     

    8.- Mordernos los pezones con fuerza

    Ustedes mismos lo habrán sentido alguna vez y saben que el que te jalen o muerdan los pezones con demasiada fuerza, no es nada placentero, así que, ¿Por qué nos lo hacen a nosotras?

    No nos gusta nada, como tampoco nos gusta que nos apachurren los pechos con mucha fuerza… ¡Eh!

     

    9.- Que se dejen puestos los calcetines

    No estoy segura cuál es el motivo, pero la realidad es que nosotras, las mujeres odiamos los calcetines, sobretodo a la hora del sexo, en especial si tienen agujeros o están sucios o bien que se traten de pares dispares, así es que si tienen una cita donde exista la posibilidad de acabar en la cama, asegúrense de elegir el mejor par y por supuesto de quitárselos al momento en que la pasión se haya encendido.

     

    10.- Tocar la puerta trasera… sin avisar

    Este es un tema a debatir, ya que hay varias mujeres que no lo encuentran placentero, pero bueno, no vamos a caer en esta discusión, lo que si vamos a insistir es que si tienen la intención de entrar por la puerta de atrás, no lo hagan sin avisar, ya que esto es algo que necesita de un cuidado y un mantenimiento previo… Como quien dice: si quieren entrar por ahí, antes tienen que hacer la reservación.

    Continuar leyendo
  10. ¡La forma sí importa!

    Y es que el miembro masculino viene en muchas ¡demasiadas! presentaciones –más allá de circuncidados y no circuncidados- las formas son tantas y tan variadas que por lo mismo decidí hacer este artículo y no tanto para juzgarlos, ni ponerlos en competencia, sino para sacarle el mayor de los provechos a estas peculiares y bizarras formas.

    No hay una forma mejor o peor que otra, únicamente cada una tiene sus puntos fuertes y hay que saber sacarle el máximo partido a cada una de estas y es que según la forma es más fácil estimular un punto u otro.

    Veamos pues, las formas más típicas de los penes con los que podemos encontrarnos y qué ventajas aporta cada una de ellas.

    Los lápices

    Este es más fino de la punta y uniforme en el resto del cuerpo, se le llama así porque recuerda a la forma de un lápiz,. A mi en lo personal no me encanta, pero bueno, en gustos se rompen géneros. El caso es que este tipo de pene es perfecto para practicar la "estimulación de la retaguardia" donde generalmente lo que más cuesta es el inicio, esto es, la introducción del glande, por lo tanto si es más fina la punta facilita –y mucho- la penetración, siendo esta cada vez más progresiva.

    Los curvos

    Los miembros que tienen curvatura hacia un lado u otro, me hacen pensar que tienen esta forma ya que el propietario gusta acomodárselo “de ladito” aunque esto no es un hecho 100% comprobable, el caso es que estos tienen lo suyo. Los que presentan cierta curvatura hacia arriba tienen mayor facilidad para estimular el punto G, ya que por su forma, rozan el punto exacto para lograr esto. Ahora que, con curvatura excesiva hacia la derecha o la izquierda pueden provocar algunas molestias en la penetración, pero si no es el caso, no hay de que preocuparse, ya que es de lo más normal que el pene tenga una ligera curvatura.

    Los cabezones

    Como su nombre lo dice, se caracteriza por tener un glande mucho más ancho que el resto del cuerpo, son lo opuesto a los de forma de lápiz, la verdad es que a mí en lo personal me dan mucho morbo. Lo cierto es que no son nada apropiados para "la puerta trasera" ya que puede resultar algo doloroso, en cambio es muy placentero para la penetración, pero sobretodo para el sexo oral, de hecho son perfectos para esto.

    Los conos

    Este es aquel en forma de cono o pirámide, finito del glande y que se va ensanchando progresivamente hasta llegar a la base, al igual que los de forma de lápiz son muy apropiados para "la puerta trasera" ya que hará que la dilatación sea progresiva.

     Los plátanos

    Estos son estrechos del glande y de la base, pero anchos del cuerpo… aunque suenan raros, son mucho más comunes de lo que  pensamos. La verdad es que pueden compararse con el efecto que provocan los plugs, que suelen ser estrechos de la punta, se ensanchan en el cuerpo y vuelven a estrecharse en la base, no muy agraciados a la vista, pero muy placenteros a la hora de la penetración.

    Los gorditos

    Decir que algo –lo que sea- es gordo, no es una de las mejores cualidades, pero cuando se trata de penes significa todo lo contrario, ya que además de estéticos son perfectos para el sexo oral, así como la penetración, y bueno, si tienes problemas con el grosor siempre puedes recurrir a dilatadores especiales.

     Las garras

    No son tan comunes pero existen, para que se den una idea son aquellos que tienen el glande curvado hacía abajo, en forma de garra o garfio. Tal vez algo complicados para la penetración pero bueno, si te toca uno así, te puedes ir acostumbrando con la práctica, ya que una se acostumbra a todo ¿o no? Si te toca ¡te toca! Y punto.

    Continuar leyendo
Close