mobile icon
Toggle Nav
carrito de compras
Close
  • Menu
  • Setting

Blog

  1. 10 Películas eróticas

    Es un hecho que todos nosotros ¡si todos! somos voyeristas, unos –los menos-  ejercemos esta condición -por llamarla de alguna manera- viendo a otras parejas teniendo relaciones sexuales, mientras que otros –los más- lo hacen a través de su televisión, y no, no nos referimos a esas películas XXX, que usualmente vemos en fast forward, sin intención de seguirle la trama y llegar a la acción, sino más bien a las películas eróticas, esas que despiertan placeres ocultos y que te incitan a portarte mal, películas para ver con tu pareja y en casa… digo ¿qué necesidad de ir a una sala de cine a comer palomitas y “exponerte” con otras personas si no eres exhibicionista?

    Shame

    Michael Fassbender, interpreta aquí a un hombre obsesionado –pero obsesionado- con el sexo, ya que en su casa consume porno de manera compulsiva, mientras que en las calles es un depredador sexual, pero esto cambia con la llegada de su hermana, una chica bastante trastornada… ¡Linda la familia!

     

    Lovelace: Garganta profunda

    Amanda Seyfried interpreta a Linda Lovelace, una actriz que se hizo famosa en los 70´s por protagonizar la película pornográfica: Garganta profunda, esta mujer que era un símbolo de apertura para toda una generación, acabo por convertirse en una mujer conservadora y activista a favor de los derechos de la mujer… Tipo Yuri pero con más chiste.

     

    Damage

    Que tu novia te engañe, está de la fregada pero que lo haga con tu propio padre no tiene madre… ¿O deberíamos de decir aquí que no tiene padre?

    Excelente película con grandes actores como: Jeremy Irons, Juliette Binoche, Miranda Richardson y Rupert Graves.

     

    Nymphomaniac 1 y 2

    Una película muuuuuuuuuy larga –dividida en dos partes- del aclamado y sobrevaluado director de origen danés Lars Von Trier, en donde Charlotte Gainsbourg interpreta a una ninfómana que se dedica a contar sus experiencias a Stellan Skarsgård, un solterón que se la encuentra herida en la mitad de la calle, para unos esta película resulta muy gráfica, mientras que para otros muy aburrida

     

    Bruna Surfistinha

    Película basada en la vida real de Raquel Pacheco, mejor conocida como Bruna Surfistinha, una chica brasileña que abandona a su familia adoptiva para convertirse en modelo, prostituta y actriz porno y que decide documentar toda su vida en un blog, mismo que se popularizó entre los internautas, alcanzando miles y miles de visitas mensuales a la web… Onda Yuya pero porno. Para mayor información BrunaSurfistinha.com

     

    Cincuenta sombras de Grey

    Cinta basada en el best seller que –según esto- cambio las costumbres de las mujeres respecto al sexo, ya que a partir de su éxito, las mujeres –sobretodo madres y amas de casa- hablaron con menos tabú del sexo y muchas parejas se iniciaron en el bondage, lo cierto es que como suele suceder en estos casos el libro es mucho –pero mucho- mejor que la película.

     

    Hagamos una orgía

    Cassie, una escritora que tiene una columna en una revista en la que se tratan temas relacionados con la sexualidad, regresa a su pueblo natal -debido a la muerte de su madre- una vez ahí y tras una serie de circunstancias un tanto bizarras, organiza una orgía con sus amigos de la infancia y uno que otro vecino ¿El resultado? Más cómico, que sexual.

     

    Ojos bien cerrados

    Tom Cruise es un médico cuya vida cambia tras una extraña fiesta y una revelación por parte de su esposa -tanto en la ficción como en ese entonces en la realidad- una Nicole Kidman, sin botox y muy sensual, quien le asegura que pudo abandonarlo por disfrutar una noche de placer al lado de un desconocido, por lo que él sale a deambular por las calles de Nueva York, en donde descubre una infinidad de vivencias sexuales de sus habitantes.

     

    Crónicas sexuales de una familia francesa

    Un chico es sorprendido masturbándose en su clase, por lo que su madre decide tomar cartas en el asunto y le pide a su familia que se explaye en el tema, y es así como sus hermanos exploran nuevos amores, su abuelo viudo se engancha con una prostituta, mientras que la madre y su marido intentan romper sus monótonas rutinas… Mucho sexo y poca trama.

     

    Criaturas salvajes

    Cuando todo parecía indicar que Matt Dillon había abusado de dos estudiantes

    –Denise Richards y Neve Campbell– las autoridades descubren que todo fue un engaño, sin embargo los tres involucrados celebran su “victoria” con un intenso ménage à trois, todo un acto que un sargento interpretado por Kevin Bacon –con todo y su desnudo frontal- está a punto de descubrir.

     

     Asi que si tu plan para este fin de semana es quedarte en tu casa con tu amorcito, no dejes de ver alguna de estas para calentar motores...

    ¿Cuáles otras películas has visto en netflix que nos recomiendes ver?

    Continuar leyendo
  2. El arte de tocarte

    ¿Es necesario todavía entrar en el debate de si el autoerotismo es bueno o malo?

    Yo diría que no, que a estas alturas todos deberíamos saberlo, pero como las cosas no siempre son lo que deberían ser, aún tenemos que defenderla un poco. Y qué mejor que una buena práctica de campo para aclararte las ideas, así que…
     
     
    Despeja tu cabeza



    Viéndome un poco técnica te diré que el autoerotismo no es otra cosa que “una instrucción o preparación” para conocer nuestro cuerpo, digamos que es como nuestra escuela, para que aprendas a enriquecer tus experiencias placenteras, solos o acompañados. Hacer el amor contigo mismo, digámoslo así, no es anti natural, al contrario, es tan natural como comer o dormir y es algo que los humanos hemos hecho desde hace miles de años y nadie se ha muerto por ello, bueno, sólo por pequeños intervalos de tiempo cuando llega La muerte chiquita. Resuelto el debate pasamos a lo que realmente importa, cómo hacerlo bien…
    5 reglas importantes

    1. No te apenes. Obsérvate en un espejo para que aprendas a tocarte, acariciarte y conocer todas tus reacciones o sensaciones cuando tocas aquí o allá. Hacerlo frente al espejo es una experiencia riquísima, verte a ti mismo acariciándote, gozando de tu propio erotismo es también una estimulación visual que ayuda a aumentar el placer y, por lo tanto, la llegada al orgasmo. Saber lo que te gusta y cómo son conocimientos básicos que todos debemos dominar.
    2. Libera tus manos de tus ataduras mentales y déjalas que actúen por voluntad propia, créeme, ellas saben muy bien qué hacer, sólo es cuestión de que les quites el freno. No pienses tanto, más bien siente mucho. Ojo aquí, no es que no necesitamos a nuestro cerebro, al contrario, lo necesitamos para imaginar, para fantasear, pero no para que cuestionarte si estás haciendo bien o mal. Si dejas que tus pensamientos se vayan por ese camino, es muy probable que no logres excitarte o que pierdas la excitación. Déjate llevar y haz lo que tu cuerpo e imaginación te vaya pidiendo.
    3. Explora todo tu cuerpo, tiene muchas fuentes de placer y, en el caso de las mujeres, el placer no sólo se concentra en el clítoris, zonas como los pechos, el abdomen, los glúteos, etc., son también muy sensibles a la estimulación.
    4. Descubre nuevas sensaciones, no sólo con los dedos puedes obtener placer, mastúrbate con la almohada, las cobijas, con vibradores, dildos, con el chorro de agua de la tina de baño… Hay muchas formas de explorar nuestros recovecos erógenos.
    5. Busca inspiración, es decir, hay quienes disfrutamos poniendo una película erótica o habrá quienes acompañen el momento con un poco de música. Y éstas son sólo por mencionar algo, puede ser cualquiera que haga que tu cerebro se desconecte de lo habitual y se entregue al mar de sensaciones del momento.

     
    La ruta hacia el placer


    
Ahora, el autoerotismo no debería tener como único fin el orgasmo, claro, es la meta, pero no te obsesiones, bastará con dos grados de obsesión para matar el placer del momento, eventualmente conocerás tan bien tus reacciones que podrás regalarte los mejores orgasmos, pero vamos por partes, el autoerotismo en una práctica que nos llevará a descubrir la infinidad de rutas que tiene el placer, estas son algunas de ellas:

    • Enciende el deseo, vaya, trabájate un poco. Aun cuando la cita sólo sea contigo, sedúcete, tú mejor que nadie sabe qué te gusta: pon música, lee un cuento erótico, ve fotos o  videos eróticos, piensa en alguien que te prenda, ambienta tu habitación, date una ducha con aromatizantes relajantes, unta aceite corporal afrodisíaco en todo tu cuerpo con movimientos suaves y muy muy sensuales.
    • Piensa en frases que te gustaría escuchar y dilas.
    • Recuéstate y visualiza cada parte de tu cuerpo en tu mente, visualízate experimentado placer en las zonas que prefieras (tu nuca, tus ojos, tu vientre, etc.) y luego ve a ellas. Abre los ojos y ahora haz real lo que acabas de imaginar.
    • Utiliza o ten a la mano un espejo grande, en el que puedas apreciar tu reflejo sin problema, utilízalo para disfrutar tu imagen, así como disfrutas viendo otros cuerpos en una película porno o erótica, o en la realidad, también date permiso de excitarte con tu propio reflejo. Con tus senos hinchados, con tu boca entreabierta, con tu lubricación mojando tu vulva… Y cuando estés ahí abre los pliegues de los labios vaginales, observa; palpa las distintas zonas y disfruta de cada sensación.
    • Puedes comenzar con palmaditas y movimientos de fricción ligeros sobre tu clítoris, tú dirigirás la velocidad y la fuerza con la que harás presión, haz movimientos circulares la velocidad que consideres más placentera. Experimenta.
    • Usa tus manos u otro objeto, como un vibrador, para estimular tus pezones, tu cuello o la parte interna de los muslos.
    • Las mejores posturas son: tumbada de espaldas con las piernas abiertas o sentada con las piernas abiertas, pero cambia de posición cuantas veces lo creas necesario, no importa si es boca abajo, boca arriba o de lado. ¡Hazlo!
    • Si lo quieres, introduce tus dedos en la vagina, ve lento al principio hasta que logres estar cómoda y después juega con el ritmo de tus penetraciones, pues a estas alturas ya deberías estar lo suficientemente lubricada. Algo básico para que sientas rico. También puedes tener a la mano un dildo, ver cómo lo introduces también te prenderá en el acto.
    • Finalmente, la excitación irá subiendo, es posible que el primer día, como dije, tu meta no sea el orgasmo, sino conocer y reconocer tus reacciones a tal o cual estímulo, pero si la excitación sube y llegas al orgasmo, libérate, no retengas. Aumenta la velocidad de tus movimientos, afloja el cuerpo, grita, déjate llevar  y, sobre todo, gózalo. Estás dándote placer, ¿qué puede tener de malo?

     
    *Es lo mismo pero no es igual”

    • Autoestimulación: consiste básicamente en la estimulación de los genitales con el fin de alcanzar el orgasmo.
    • Autoerotismo: se refiere no sólo a la estimulación de una zona, sino el autodescubrimiento de todas nuestras sensaciones sexuales, digamos que éste es más elaborado que la masturbación.

     
    Juega y goza con tu propio cuerpo.


    No olvides seguirme en mis redes sociales:
    Twitter e Instagram: @labocacoqueta
    Tumblr: labocacoqueta

    Continuar leyendo
  3. El Dirty Talk

    El Dirty Talk o bien hablar sucio en la cama –o donde sea que te agarre el acto sexual- es una práctica que puede activar -y mucho- tu vida sexual, y es que el simple hecho de escuchar palabras sucias y/o frases cargadas de sexo es algo que definitivamente pone cachondo a la mayoría.

     

    Pero… ¿Por donde empezar?

    Para los principiantes en el tema, lo más recomendable es ir paso a pasito, lo que significa que antes de hablar sucio, te sugerimos empezar con los sonidos, esto es emitir gemidos y/o gritos de placer, que de alguna manera reflejen que tu pareja en cuestión, está haciendo bien su chamba.

    Algo importante en este punto es dejarte ir y olvidarte –por completo- de tus vecinos y lo que estos vayan a pensar, así es que si al día siguiente, te los encuentras en el elevador y te ven con cara inquisitiva, apénate, pero por ellos y su escasa vida sexual.

    ¿Le seguimos?

    Es un hecho que todos –y esto es todos- amamos ser seducidos por medio del oído; es por esto precisamente que los gemidos, susurros y suspiros, no nada más nos prenden, sino que nos animan a tener un mejor desempeño durante el acto sexual. Una vez que ya tenemos dominado el arte del gemido –por llamarlo de alguna manera- podemos pasar a las palabras.

    El punto siguiente que hay que tomar en cuenta después de los sonidos, es empezar con frases básicas que sean naturales y no suenen para nada forzadas o fingidas. Por ejemplo: si tu pareja toca alguna parte de tu cuerpo que te guste, ¡díselo!

    Otra opción: Si estás dando sexo oral, puedes hacer una pausa y decirle “me encanta cómo sabes”, De antemano te decimos que es muy probable que en un principio te sientas un poco extrañ@, pero por lo mismo, es cosa de ir poco a poco, así que ármate de valor y exprésate, dile a tu pareja lo que quieras, lo que sientas, lo que quieras que te haga…

    Eso si, hay que tomar en cuenta que aunque se llame dirty talk, eso no significa que tienes que usar todo tipo de groserías, digo, no querrás sonar como un pelad@ cualquiera. ¿Y es que en ningún lugar está escrito que el dirty talk tiene que ser vulgar o si? Hay que empezar con frases simples -y al oído- y de ahí aumentar la intensidad de las palabras, mi recomendación para esto es iniciar siempre con palabras dulces y de ahí seguirte con palabras más fuertes. ¿Estamos?

    Muchos me dicen… Lo quiero hacer pero no sé qué decir, si este es tu caso: Descríbele a tu pareja lo que quieres que te haga, eso que has imaginado a solas en tu habitación, todo lo que hace sentir bien a tu cuerpo, el dirty talk es poder expresar tus fantasías en voz alta, eso que te gusta que te haga, no olvides que el tono de tu voz tiene que ser sensual…

    Ahh y a todo esto, es muy importante el contacto visual. Por último, no te olvides de que una cosa es decir una sarta de palabrotas dentro de la habitación y otra cosa fuera, por eso mismo hay que saber separar el juego de la realidad, y es que una cosa es que te digan: “puta” en la intimidad y otra muy distinta que te lo digan después en cualquier lugar.

    Recuerda que lo importante del Dirty Talk es que ambos se sientan cómodos al expresar lo que quieran y obviamente, le den un toque más picante y excitante a su relación.

    Continuar leyendo
  4. Sabor a ti.

    Marida tu placer oral.

     ¿A qué sabe el sexo? Al sabor de cada persona con la que lo haces, a la historia que tienen en común… No con todos compartimos las mismas emociones, sensaciones, recuerdos… y, por supuesto, no todas las personas nos hacen sentir igual.   

    Aun así, haciendo de lado esta información, los labios y la lengua son de las zonas más erógenas del cuerpo. Sólo la lengua tiene más de 10,000 papilas gustativas, las cuales al ser estimuladas mandan la señal de placer al cerebro, lo cual quiere decir que al tener una buena sesión de “becerros”, y esto no me lo vas a negar, casi es inevitable que las cosas terminen en sexo.

    Es riquísimo cuando unos labios traviesos te exploran, cuando pasan de la boca al cuello, a los hombros, a los pezones… y terminan en la entrepierna… Pero, ¡alto!, esta vez no quiero hablar del sexo oral. Esta vez quiero enfocarme en el poder erótico del sentido del gusto, en la capacidad que tiene la lengua para provocarnos placer, ya sea degustando un platillo delicioso o el cuerpo de nuestra pareja.

     

    La boca erótica  

    No es que nuestro placer sexual dependa de un solo sentido, sin embargo, el cachondeo con la boca es riquísimo. ¿No te pasa que cuando estás frente a alguien que deseas hay un impulso que te lleva a sus labios? Quédate ahí un rato explorando cada centímetro de su boca, gozando la química de sus salivas. Luego de haber saciado tu urgencia por sus labios, poco a poco ve descubriendo la textura de su cuello, de sus hombros, después explora una zona menos común, por ejemplo, la parte interna del brazo. Tu lengua es sumamente flexible, así que imagina tooodo lo que puede hacer si se lo ordenas o si la dejas que actúe instintivamente.

     

    Sazona el sexo

     Otra forma de explorar el poder erótico de nuestra boca es haciendo lo mismo que haces a la hora de elegir tus alimentos, así como siempre estamos a la búsqueda de nuevos sabores, en el sexo esto no debe ser una excepción. Ve de compras para abastecer tu alacena sexual, súrtela de aceites comestibles o cosmética erótica, lubricantes, condones de sabores, alimentos afrodisíacos… Con todo aquello que quieras sazonar el sabor de tu pareja o el tuyo.    

     

    Trucos para dar unos lengüetazos ricos

    El mejor consejo que te puedo dar es prueba, prueba y no dejes de probar. En el sexo, como todo en la vida, sólo la práctica hace al maestro. Y aún cuando ya seas maestro (a), nunca dejas de aprender, por eso no des nada por sentado, es decir, si ya dominaste un movimiento ahora prueba otro. Una lengua bien educada siempre recurre a estos tres básicos:

     

    1. Lamidas suaves (con toda la lengua) o firmes (con la punta)
    2. Lamidas cortas o rápidas
    3. Movimientos circulares

     

    Todo esto sumado a otros movimientos que puedes hacer con tu boca, como succionar o salivar, más pensamientos o frases explícitamente sexuales, más la persona con la que lo estás haciendo dan como resultado una experiencia erótica única. Y recuerda que todo lo anterior es aplicable también para ti, porque el placer no sólo tiene que ser para uno de los dos, al contrario, entre más se placer se procuren uno a otro, la energía sexual de ambos y la conexión irá en aumento.

    Así que como dice la viñeta de esta semana después de imaginar cómo puedes empezar a saborear a tu pareja, ¿no me digas que no quieres bebértela a sorbos? Cuéntamelo en mis redes sociales:

     

    Twitter e Instagram: @labocacoqueta
    Tumblr: labocacoqueta

    Continuar leyendo
  5. 10 Tips que todas las parejas deberían probar… por lo menos una vez en su vida

    1. Hay que ser mucho más espontáneos.

    No existe nada más peligroso que la rutina y es que uno cae en ella tan fácilmente que ni cuenta se da.

    Y es que aunque aparenten estar “bien” con su pareja y su día a día parezca funcionar, la verdad es que no tanto, lo que significa echarle más ganitas, un poco de espontaneidad no le hace daño a nadie, sino todo lo contrario.

    ¿Mi recomendación?  ¡Escaparse a un motel!¿El mejor? ¡Sin duda el V Motel!

    Y es que es una maravilla, con camas redondas, jacuzzi y hasta albercas con tobogán y cascada en el cuarto… Algo que definitivamente hay que probar.

     

    2. Cambiar de posición… Y es que no todo en la vida es la de Misionero

    No pienso criticar esta posición y es que aunque se trate de la más común, esto no significa que sea mala, de hecho, por algo es la clásica ¿o no? pero hay muchas posiciones más para probar, como la CAT (Coital Alignment Technique) postura en la que el contacto del cuerpo masculino con el clítoris es constante, por lo que la mujer llega al orgasmo más rápido, es un tanto parecida a la del misionero, pero aquí el hombre sube su cuerpo hasta que su pecho queda a la altura de la cara de su pareja y en lugar de entrar y salir, sus movimientos son de arriba hacia abajo. Por otro lado, está la de vaquerita ¿Quién dijo Muuuu? y es que esta postura permite que la mujer tome el control de la situación, mientras que él dura más… Ahh y también está la de la vaquerita invertida, ésta postura asegura la estimulación del punto-G además de que se puede estimular manualmente el clítoris, o sea el dos en uno y bueno, seguimos con la famosísima cucharita, una posición muy cómoda, donde la sincronización de los movimientos de ambos hace que la experiencia sea mucho más íntima, ya que pueden besarse, tocarse y abrazarse, todo al mismo tiempo. Y ya por último esta la del perrito –mejor conocida como doggie style- para todos aquellos que quieren algo un poco más salvaje.

     

    3. Juegos de roles… ¿son de villanos?

    OK… Ya estamos de acuerdo con que acostarse con la misma persona t-o-d-o el tiempo, puede resultar sumamente monótono ¿no?

    Pero, si no estamos dispuestos a abrir la relación, ni tampoco a poner el cuerno, el juego de roles puede ser una excelente opción para hacerle al cuento y pretender que somos alguien más, la idea aquí es utilizar algún disfraz cachondo y divertido, puedes encontrar una buena variedad en Erotika Love Store desde antifaces y accesorios S & M hasta disfraces un poco más fresas -y sexys- de enfermera, conejita, colegiala y hasta de policía, para que puedan jugar al policía y al ladrón o a la colegiala y al profesor, o bien a…  aquí el único límite es la imaginación.


    4.Vibradores para vibrar en pareja

    Lejos quedaron esos días en los que las mujeres guardaban sus vibradores en su cajón –bajo llave- con la intención de que no los viera, nadie, ni siquiera su pareja, ya que hoy en día existen unos súper vibradores para parejas, como los Partner Toy, Partner Plus y toda la línea We Vibe, estos vibradores estimulan las áreas íntimas durante el acto  y como el estimulador no se extrae durante el acto, esto hace que se intensifique el juego amoroso para el hombre, ya que las vibraciones estimularán a los dos y de manera simultánea.

    Ahora si quieres llevar esto al siguiente nivel con el We Vibe Sync puedes sincronizar tu juguete con su APP We Connect, y manejar su vibración desde cualquier parte del mundo ¿Quéééé? además de que puedes crear tu playlist de vibraciones y tener una video llamada con tu pareja. ¡Más conectados no pueden estar!

    Ahh y es 100% sumergible al agua.

     

    5. Estimularse… en pareja

    La idea de mostrarle a tu pareja cómo llegar al orgasmo es totalmente recomendable para una relación, ya que a partir de ahí ambos se pueden conocer más, mucho más.

    Y es que eso de ver y no tocar –en ambas direcciones-  es muy excitante, yo en estos casos recomiendo el uso de algún juguete –obviamente para la mujer- y lubricante –para el hombre- eso si, no se vale romper las reglas y a la mitad del acto, no aguantarse más y tocar a la pareja, para besarla, acariciarla y… ¿O si?

     

    6. Enciende tu pasión

    Si lo que buscas es explorar todos y cada uno de tus sentidos, nada más delicioso que los aceites, las velas, los bálsamos y demás artículos que ayudan –y mucho- a encender la pasión

    A mi me gustan en todo momento, ya sea para el juego previo o durante la relación o bien al terminar,  por lo que te recomiendo uno de esos kits sensuales con velas aromáticas y aceites para masajes… ¡besables!

    Existen dos marcas que a mi me encantan: Dona y por supuesto –y como su nombre lo dice: Kamasutra, los dos con todo tipo de artículos con feromonas de todos los sabores -y olores- desde chocolate, vainilla y fresa hasta durazno, piña, coco y granada, entre muchos otros

    Consiéntete y deja que te consientan.

     

    7. Anillos… y no precisamente de compromiso

    La idea de estos anillos es que él siempre estará firme, lo que de entrada conviene a los dos, lo cierto es que hay anillos de muchos diseños, pero los mejores para usarlos en pareja ¡obviamente! son los que cuentan con un motor de súper-potencia, ya que da a las parejas esa vibración necesaria para lograr orgasmos mucho –pero mucho- más intensos.

     

    8. Juguetes de la puerta trasera

    Aunque todavía existen muchas parejas que ven la estimulación por atrás como un tema tabú y  por lo mismo se limitan a no vivir esta experiencia, existen muchas otras que ya lo hacen y cada vez de manera más frecuente, disfrutando así al máximo el placer de esta práctica, y es que más allá de solo laintroducción, esta práctica ofrece muchas otras posibilidades de placer, como el uso de juguetes que ayudan a expandir la zona o a vivir nuevas experiencias.

    Así que no sean tímidos y vayan –mejor dicho corran- a Erotika Love Store a descubrir toda la gama de juguetes desde las bolas hasta los plugs

     

    9. Haz que dure más y más y más…

    Si quieres que el acto dure y dure y dure… nada mejor que una crema retardante ya que prolonga por más tiempo la erección y ayuda a retardar la eyaculación, lo que se traduce a horas extras de placer, bueno, quizás no sean horas, pero si muchos minutos…

     

    10. Entregarse al 100%

    Igual y esto puede sonar un tanto raro –y hasta cursi- pero la verdad es que la gente hoy en día anda en mil cosas a la vez y ya no tiene tiempo, ni mente para dedicarse al 100% a una actividad ¡la que sea! por lo que te proponemos dejar a un lado el celular – a menos que quieran grabarse ¿verdad?- poner la mente en blanco –lo que significa no pensar ni en la lista del súper, ni si ya le dieron de comer al perro- pongan música cachonda y concéntrense en su cuerpo y en el de su pareja y en dar y recibir placer, ya tendrán tiempo después para checar sus redes sociales.

     

    Continuar leyendo
  6. TU SIGNO Y EL SEXO

    Aries

    Son apasionados, ardientes y cachondos por naturaleza, además de dominantes, les encanta el sexo y tienen un gran apetito sexual.

    Son una especie de exploradores sexuales que quieren probar todo lo que hay bajo el sol y también explorar esos lugares recónditos y oscuros donde no pega el sol. 

    Su vida sexual puede ser realmente asombrosa, pero eso si, les gusta la variedad, lo que significa que la fidelidad no es algo que se les de mucho.

    La relación sexual con un Aries requiere de confianza y no es apta para los blandos de corazón, a cambio, tendrás una relación divertida, cero predecible y la ventaja de tener un amante sin prejuicios ni tabúes, dispuesto a probar de todo

    Como les gusta dominar, eso del bonding se les da muy bien, es por eso que látigos, bolas, antifaces, esposas y demás artículos asociados con el tema no deben de faltar en su cajón.


    Tauro

    Son bastante –pero bastante- cariñosos y les gusta ir aumentando –poco a poco- el grado de placer, para ellos son muy importantes los besos, las caricias y los juegos previos, por lo que pueden pasar horas y horas en el puritito foreplay.

    Buscan la seguridad por encima de todo… Lo que sea que esto signifique.

    Detalles sencillos como tomarse de la mano o un gran beso laaaaaaargo y apasionado encienden su llama sexual. El sexo es en última instancia la demostración de la devoción que sienten por su pareja.

    Les encantan las velas aromáticas, aceites –comestibles- para masajes, cremas, baños de burbujas y todo ese tipo de productos con afrodisiacos y feromonas que ayudan –y mucho- a encender su gran apetito sexual.


    Géminis

    El sexo para este signo es algo que empieza en la mente y termina en el cuerpo o a veces al revés, esto depende de su estado de animo, lo cierto es que los géminis suelen ser muy originales y hasta bipolares, es por esto que igual te pueden sorprender con una cena romántica o bien con sexo rápido en el coche o en el elevador y es que la verdad son impredecibles.

    Es por esto que las parejas de los geminianos tienen que estar preparadas a vivir romances "de película", aunque a veces pueden salir de una película XXX y otras de unos dramas imposibles.

    Lo que si no podemos negar es que se trata de un signo aventurero dispuesto siempre a probar nuevas técnicas, nuevas posiciones y nuevas experiencias.

    Algo que definitivamente tienes que hacer con un géminis es visitar juntos una sex shop ya que sacará su lado más salvaje… Algo que definitivamente se tiene que vivir por lo menos una vez en la vida… ¿O no?


    Cáncer

    Son los amantes más tranquilos del zodíaco y muchas veces rayan en la timidez, así que no esperes grandes gritos o poses extrañas durante el acto sexual -claro que como en todo hay excepciones-

    Se trata de uno de los signos más complacientes del zodíaco, pero luego son ellos los que también complacen. Eso sí, suelen ser muy inseguros, por lo que puede que se tomen el sexo como una prueba de amor.

    Para los cáncer hay mil y una formas de demostrar el amor además del sexo, lo que los convierte en algo aburridos en la cama, ya que según ellos no se necesitan de pastillas o afrodisíacos; ya que con ellos basta y sobra.

    Pero bueno, el chiste aquí es que se topen con una pareja que les demuestre lo contrario y que logre sacar toda esa pasión que tienen en el amor para convertirla en sexo…  Esto es en sexo salvaje y sin inhibiciones… ¿Después de todo, existen muchos juguetes en el mercado así como otras posiciones más que la de misionero o no?


    Leo

    A los Leo les fascina el sexo, pero de verdad les fas-ci-na y es que se trata de un signo sumamente apasionado y lleno de energía.

    Son seres con una gran capacidad de seducción, y por lo mismo uno de los signos más promiscuos de todo el zodíaco, por lo que es muy recomendable que los Leo siempre salgan de su casa con uno –o varios- condones en la mano y de paso con uno de esos lubricantes personales.

    Los Leo no sólo disfrutan del sexo, sino que lo convierten en algo inolvidable y es que disfrutan de cada momento, desde el foreplay hasta la penetración, pasando por los orgasmos… Sí, leyeron bien orgasmos…Y es que para los Leo, uno no es ninguno, por lo que están acostumbrados a echarse muchos rounds, lo que significa que son de carrera larga.

    Para este signo son indispensables las cremas retardantes, así como las pastillas y los suplementos alimenticios, ya que harán que sus noches parezcan mucho más largas.


    Virgo

    Los Virgo son un poco desconfiados por lo que necesitan cierta seguridad para encamarse con alguien, pero una vez que están en la cama se dejan llevar por el sexo sin ningún límite.

    La entrega total es algo lo que los caracteriza, son excelentes amantes, de hecho son seres muy comprometidos con su pareja y preocupadas por dar el placer extremo…

    Para los virgo el sexo es algo completamente natural, pero requieren de un inicio lento y seguro, por lo que los juegos preliminares son esenciales ya que serán la llave que abrirán su fuego interior.

    Con un virgo puedes hacer uso de una gran variedad de juguetes sexuales, ya que le gusta experimentar de todo con su pareja y su compromiso es total, lo ideal para este signo son aquellos productos que se pueden utilizar en pareja como el We vibe ¿así que.. qué esperas?


    Libra

    Les gusta mucho el sexo, ya que les hace sentirse muy sensuales, aún así, lo ligan mucho a los sentimientos, ósea que uno va con el otro, lo que se traduce a que necesitan confianza y amor para irse a la cama con alguien.

    Son buenos en el arte de la seducción, pero pueden llegar a aburrirse muy rápido, por lo que se les recomienda hacer cosas fuera de lo común, para no caer en la rutina y esto va desde “disfrazarse”!hasta experimentar nuevas posiciones y hasta tríos o bien frecuentar un club de swingers.

    Les gusta mucho el verbo y les funciona mucho a la hora de encamarse a alguien.

    Eso si, los libra necesitan sentirse deseables y disfrutan mucho que se les persiga, para ellos esto es una necesidad por lo que si te topas con uno ya sabes que debes de hacer.

    Algo que le mata a este signo es verse frente al espejo mientras están en el acto, así que o compras uno y lo instalas en tu cuarto o te vas a un motel –nuevo y high tech- de paso.


    Escorpión

    De todos los signos, este es uno de los más calientes y cachondos que hay y es que siempre están buscando nuevas experiencias y nuevas sensaciones, sobra decir que disfrutan –y mucho- del sexo casual, sobretodo de relaciones casi anónimas a través de app de las redes.

    Es muy fácil caer en las redes de un Escorpión, pero cuidado, porque pueden llegar a ser algo egoístas, llegando al punto de ser dominantes. Así que si tu pareja es Escorpión, debes ser cuidadoso, y fiarte de él, según tu instinto.

    Para los escorpiones el sexo es fundamental en la vida y lo practican seguido, un mañanero es fundamental para cambiarles el humor desde muy temprano, también son muy visuales, es decir, la mayoría de las veces el sexo entra por los ojos, por lo que la ropa íntima sexy es un gran turn on, les gusta experimentar y tener sexo en los lugares menos comunes, además son muy vouyeristas, les gusta ver y que los vean, ya que también son bastante exhibicionistas y son muy afines a asistir a fiestas de swingers y orgías.



    Sagitario

    Los Sagitario son unos aventureros sexuales que no suelen ser compañeros de por vida, sino que en principio, prefieren las relaciones de una noche, pasionales y sin vuelta atrás, nada de ataduras… Ósea que los One night stand son lo suyo.

    Valoran mucho su independencia y su libertad por encima de todas las cosas.

    A un amante Sagitario hay que dejarle mucho espacio, de hecho son aquellos que apenas termina el acto y salen corriendo, no les gusta platicar, ni mucho menos intimar.

    Y es que este tipo de relaciones impersonales son las que les excita y mucho, entre más impersonales y anónimas mucho mejor, por lo que eso de las cabinas se les da muy bien.

    En general son muy sensibles al tacto, les agrada lo nuevo y no dudan –ni un tantito- en expresar sus deseos, necesidades y fantasías.

    En el sexo son apasionados y muy poco convencionales, siempre dispuestos a experimentar cosas diferentes con todo tipo de roles y juguetes.


    Capricornio

    Los Capricornio pueden pasar períodos de abstinencia, pero cuando finalmente se meten en la cama con alguien, son unos amantes extraordinarios, que sorprenden a más de uno.

    Aunque a primera vista parecen fríos –y hasta frígidos- por dentro son muy pasionales y sobretodo muy –pero muy- complacientes.

    Para los capricornio, la paciencia y la constancia son buenos ingredientes para una relación ya que generalmente se resisten a tener una pareja, pero la perseverancia es una palabra clave para romper su coraza exterior y despertar su ardiente fogosidad.

    Son tan buenos y fieles amantes, que quizás toda su actitud frente el sexo no es más que una fachada, ya que una vez que los atrapas no van a ningún otro lugar, y hoy en día, el sexo seguro es el mejor sexo… ¿o no?


    Acuario

    Son imaginativos y bastante originales, es por esto, que para complacer a un Acuario, hay que innovar y no ser repetitivo, por lo que debes de intentar buscar formas nuevas de satisfacerle, o hacer realidad sus fantasías más ocultas.

    Una visita a una sex shop con un acuariano puede resultar una experiencia muy reveladora, pero sobretodo muy divertida ya que aprenderás mucho de sus necesidades –y dicho sea de paso- de las tuyas.

    Su estrategia es el coqueteo descarado y ya a la hora del sexo son realmente relajados.

    Se dejan llevar fácilmente y en el acto les gusta cerrar sus ojos, para abrirlos justo en el momento del éxtasis total.

    Disfrutan mucho del sexo, siempre y cuando la contraparte lo haga también… Esto es que no son egoístas y persiguen mucho el hecho de que ambas partes lleguen siempre al clímax.

    Irradian mucha energía sexual, pero a la vez son muy libres, por lo que necesitan su espacio, así que un poco de distancia les permitirá mantener su vida sexual viva y la relación con su amante aún más intensa.


    Piscis

    Son muy entregados y buscan la perfecta complicidad con su pareja tanto en el sexo como en el amor.

    Son un tanto escurridizos y su carácter a veces tierno y a veces todo lo contrario los hace muy atractivos para el sexo opuesto.

    Disfrutan mucho del sexo –en todas sus presentaciones- la masturbación la practican –y mucho, de hecho muchísimo- son muy afines a vibradores, masturbadores y demás productos, las mujeres de este signo pueden crear una fuerte adicción a juguetes como el Satisfyer y Womanizer.

    Lo que los peces buscan en realidad es un alma compañera y amiga, un cómplice con quien llevar a cabo sus más locas fantasías, muchas de ellas incluyen actividades sexuales en el agua, como albercas, jacuzzis y mar.

    Continuar leyendo
  7. Dedos traviesos: tus cómplices en la cama

    MANUAL PARA USAR TUS DEDOS EN EL SEXO Esta semana le toca turno a la viñeta Dirty Talk, mi faceta más traviesa, que nunca se calla lo que quiere en la cama… Aprender a usar tus dedos con maestría durante el sexo requiere de algo bien sencillo, tienes que empezar a verlos como tus aliados en el placer. Afortunadamente nuestro cuerpo es un mapa erógeno con un sinfín de rutas que te permitirá explorar las habilidades de cada uno de tus dedos. Es importante que tengas en que cuenta que cada uno tiene capacidades diferentes, por ejemplo, el dedo índice es uno de los dedos más fuertes de la mano, con movimientos motrices casi perfectos, pero como es tan “musculoso” no te recomiendo que tu chico lo utilice para tocar tu clitoris o que tú lo uses para manipular sus testículos, pues ante la sensibilidad de esas zonas sus movimientos podrían ser recibidos como bruscos. Por eso uno de mis favoritos es el dedo medio porque posee la suficiente fuerza y precisión para llevarme lograr que toda mi piel se erice, algo que no ocurriría tampoco con el dedo anular, ya que sus movimientos son menos precisos. Comienza por asignarles toqueteos específicos a cada uno, experimenta con la forma en que tocas y las zonas en las que los concentras; despierta su lado curioso, que descubran qué interruptores apretar para excitarte o excitar a tu pareja. Tips para disfrutar con tus dedos… Para no lastimarse, las uñas deben estar cortadas y limadas. Usen lubricante para que las caricias sean aún más “sexoriales”, la resbalosa experiencia los llevará a las estrellas. El que haga uso de sus dedos deberá vendarle los ojos al otro, de esta forma quien sea el receptor del placer se concentrará sólo en sentir, en sus propias sensaciones. ¡La excitación crecerá de inmediato! Pídele que te observe mientras te masturbas, así aprenderá el ritmo de los movimientos que te prenden. También puede ser a la inversa. Si prefieres una forma de caricias específicas dile algo así como: “Me gustaría que presiones al contrario”, nunca debes decirle: “Así no me gusta”, una buena actitud marcará la diferencia entre disfrutar o pelear… ouh! Pídele a tu pareja que inserte uno o dos dedos en tu vagina, o más, eso dependerá de tu flexibilidad vaginal y no olvides que él debe ir poco a poco y debes estar debidamente lubricada para que las sensaciones sean placenteras. Una vez que sus dedos estén dentro de tu vagina debe moverlos de adentro hacia fuera, girarlos o doblarlos de la punta, haciendo una especie de gancho con ellos; la estimulación que reciba la vagina será muy diferente a lo que has probado hasta el momento. No siempre será necesario que él introduzca sus dedos en tu vagina, algunas veces bastará con un suave masaje sobre tu clítoris. Los labios vaginales también merecen atención, él deberá acariciarlos al tiempo que estimula tu clítoris. Si lo deseas puedes ayudarle a tu chico, o viceversa, a que sus dedos te lleven al clímax interviniendo con los tuyos, puedes ayudar separando tus labios vaginales, tomando el capuchón de tu clítoris o acariciándote. ¡Eso es trabajar en equipo! Un dedo que se usa para estimular el ano nunca debe ser usado después para estimular la vulva y vagina debido a las bacterias presentes en el recto. Áreas que tus dedos no deben olvidar: labios, pezones, genitales y ano. Sus movimientos deben ser: suaves, rápidos, vibratorios, circulares, de arriba abajo, frotamientos y roces. En las sex shops venden fundas para dedos, algunas hasta funcionan como vibrador, otras cumplen una función parecida a la de las fundas para pene, pues tienen texturas que te enloquecerán de placer. ¡Pruébalas, hay varios modelos! Los toqueteos deben ser más firmes –no fuertes, eso es otra cosa- conforme te acerques o se acerque al orgasmo.
    Continuar leyendo
  8. 10 cosas que a los hombres no nos gusta que nos hagan en la cama

    1 El sexo oral

    Obvio que nos encanta que nos hagan sexo oral, lo que no nos fascina es hacerlo nosotros, aunque tengo amigos a quienes les encanta y otros quienes si lo disfrutan, siempre y cuando la “maquinaria” este rechinando de limpia, en fin aquí les comparto este minucioso estudio de campo realizado con 10 amigos

    –incluido yo mismo- donde hemos llegado a la conclusión de que un 30 % de los hombres disfruta hacerlo, otro 30 % lo disfruta con algunas restricciones y el restante o sea el 40% no le gusta nada.

     

    2 Que nos digan que nos aman

    Así es… algo que puede ser uno de los mayores turn offs del mundo, es que nos digan –una y otra vez- que nos aman, sobretodo en el momento de la penetración, aunque tampoco nos gusta que nos lo digan al terminar la relación ¿Saben qué? No lo digan en la cama y mejor guárdenselo para otra ocasión.

     

    3 Que se quejen de su cuerpo

    Todas y esto es todas las mujeres con las que me he acostado tienen complejo de gordas, incluso me han tocado algunas que no se quitan toda la ropa y que hasta prefieren hacerlo con el brasier o bien que escogen determinadas posiciones basadas en como luce mejor su cuerpo, que en el placer que ella –o ambos- podemos recibir.

     ¿Saben algo? Las inseguridades son terribles en la cama.

    Eviten a toda costa las típicas preguntas mamonas como: ¿estoy gorda?, ¿me veo bien? ¿me veo guapa? ¿ya viste mis estrías? Por favor no nos sometan a esa tortura y menos en pleno acto.

     

    4 Las amas de casa desesperadas

    Si tú eres una de esas mujeres que al acabar el sexo se vuelve en toda una ama de casa, entonces tienes serios problemas y es que eso de meterse inmediatamente a bañar, estirar las sábanas de la cama, limpiar la casa, pasar el Windex y hasta la aspiradora y demás actividades hogareñas son una de las cosas más poco sexis que nos pueden pasar… Así es que ¡cálmate y relájate! Y piensa que nosotros estamos recargando fuerzas para el segundo.

     

    5 Las mordidas

    Nos encanta que nos hagan sexo oral, pero este tiene su ciencia, ya que no se trata solamente de abrir la boca, de hecho un buen oral tiene que ver más con los movimientos de lengua que la boca en general, aquí una guía de que hacer y que no hacer ¿va?… Primero hay que usar las manos, ya que estas mejoran las sensaciones y multiplican el placer, el secreto está en hacer movimientos envolventes hacia arriba y hacia abajo, una de las manos sostiene el pene y la otra puede desplazarse pegada a la boca, otra cosa es no olvidar los testículos y el ano, lo ideal es acariciarlos con presión, moviendo las yemas de los dedos en círculos y hacia delante y hacia atrás, eso si hay que tener cuidado con las uñas largas y por último la succión es muy importante porque provoca sensaciones muy intensas. Ahora lo que no debes hacer y esto es nunca es morder el pene y los testículos, ya que duele y mucho… de hecho demasiado.

     

    6 La diferencia entre vello y bello

    Eso de que las mujeres opten hoy en día por la depilación brasileña –o como le digan- no nos encanta a los hombres, de hecho es algo que sólo funciona con las strippers, para mí el hecho de no ver ni sentir el vello púbico, es uno de los mayores turn offs, como que se me hace un tanto plástico y es que generalmente esta depilación va acompañada de una –o varias- operaciones ya sea de nalgas y/o chichis, extensiones de cabello y uñas de acrílico.

     

    7 Los muebles

    Ese término de flojita y cooperando no va y es que no hay nada peor que una mujer que en la cama no se mueva, ni hable, ni nada, este tipo de mujeres nos hacen pensar que no disfrutan nada del sexo y que nos están haciendo el favor. No se trata que se aprendan el kamasutra al derecho y al revés, pero sí que se involucren, se dejen llevar y de vez en cuando, tomen la iniciativa, tampoco queremos a alguien que se pongan a gemir o a gritar como estrellas porno, pero el silencio no ayuda en nada, así es que no se conviertan en una versión humana de una muñeca inflable y participen, neta que es muy divertido.

     

    8 En lo oscurito

    ¿Saben algo? A nosotros nos encanta verlas desnudas, así es que basta de cubrirse con las sábanas, o de apagar las luces.

    OK, si no quieren dejar todas las luces prendidas, por lo menos una lamparita con iluminación cachonda o por lo menos dejar la tv encendida -sin sonido, obviamente- para poder ver algo… ¡lo que sea! Y es que los hombres somos muy visuales y nos excita mucho y esto es mucho- verlas al natural con sus curvas y todo lo demás.

     

    9  Las dictadoras

    Nada peor que una mujer que constantemente te este diciendo cosas como: ¡No hagas eso!, es que eso no me gusta, así no, mejor así, ¡Eso no es de una mujer decente! ¿Cómo crees?

    ¿Por qué mejor no se dedican a disfrutar y experimentar?

    Si después algunos encuentros hay cosas que no les agradan, ok eso se habla fuera del terreno íntimo –o hasta en terapia- pero no lo hagan en pleno acto sexual, y es que nosotros una vez que perdemos la excitación, la perdemos y no hay manera de agarrarla de nuevo.

     

    10 La presión

    Y ya para finalizar, aquí algunas preguntas que no debes de hacer nunca y esto es nunca

    ¿Y tu erección?
    Tener una erección puede ser cuestión de tiempo. No nos presiones, mejor ayúdanos a lograrla y a mantenerla.

    ¿Tienes frío?
    Todos sabemos que con el frío el pene y los testículos se esconden… No nos acoses con estas cuestiones del tamaño antes de tiempo, deja que entre en calor y poco a poco se acomodarán las cosas…

    ¿Te falta mucho para terminar?
    El hecho de que un hombre dure más que una mujer es algo muy bueno; claro, hay quienes duran demasiado y algunas mujeres se pueden cansar de cierta posición, por lo que posiblemente se fastidien rápido. Independientemente de esto, jamás apresures a un hombre para que se venga, ya que la presión hará que la erección desaparezca.

     

     

     

     

    Continuar leyendo
  9. Mi espía favorito

    Viñeta: La Boca Enredada La viñeta de esta semana corresponde a la categoría La Boca Enredada, y el hashtag que la acompaña es #teapuestounbeso a que me espías. ¿Has espiado a alguien? Ah, yo sé que sí. Toooodos, todos, hemos espiado a alguien. No lo niegues, nos gusta experimentar con la adrenalina, pero también es excitante saber que tenemos nuestro propio espía, claro en el entendido de que no nos desagrade. Saber que somos el objeto de deseo de alguien, de inmediato, nos eleva el ego y saca nuestro lado exhibicionista. Suena pervertido, lo sé, pero qué sería del sexo sin un poco de morbo. Hace unos meses me percaté de que estaba siendo “observada” en mis redes y me gustó, me gustó la sensación de ser espiada, despertó la bitch que llevo dentro. ¿A qué chica no le gusta que un hombre que nos gusta nos piense, nos desee…? Saber que ése alguien se acuesta por las noches con tu imagen en sus pensamientos, es excitante, ¿no? Volviendo a mi espía, sé que se imagina siendo mi dueño en la cama, tonto, no me conoce… Aún así me gusta provocarlo, pese a que nunca hemos cruzado palabra, por las noches dejo que sus pensamientos se conecten con los míos; cuando fantasea conmigo, mi mente le manda justo las imágenes que sé que lo tienen enganchado a mí. Dentro de mi plan exhibicionista, también elijo maquiavélicamente cada una de las fotos que subo a mis redes; sé cuál va dirigida a él, sé que la observa y yo disfruto sabiendo que la ve. DE FANTASÍA… Siento cierto alivio cuando leo que una de las fantasías sexuales más comunes es sentir que pueden ser cachados en pleno acto sexual. ¿En algo se relaciona con mi aventura, no? Bueno, este dato tiene su explicación biológica, lo que pasa es que cuando producimos adrenalina también generamos endorfinas, unas hormonas que regulan la sensación de placer. Se sabe que las zonas del cerebro asociadas al placer responden más a estímulos inesperados que a los predecibles, es por eso que algunas personas nos excitamos ante la posibilidad de ser sorprendidos u observados en escenas íntimas; ¿qué es lo más exhibicionista que has hecho? ¿Yo? Hacerlo en la universidad. ¿Tú, no? Ok, aquí están dos ideas: Para encender la pasión, cuando estés haciéndolo en el hotel pónganse frente a la ventana, la posibilidad de que alguien los vea es alta y saberlo los hará devorarse una y otra vez. Aquí ayuda mucho el factor de que quien los vea no los conoce, así que el sentimiento de culpa será menor. ¿O qué tal hacerlo en el patio o el jardín de su casa? Con las estrellas y la luna como testigos de su pasión, ¿cuál de todos los vecinos será el que los cache? Sígueme en mis redes, allá te cuento más sobre fantasías y otras aventuras: TW: @labocacoqueta INSTAGRAM: @labocacoqueta Tumblr: labocacoqueta
    Continuar leyendo
  10. ¿Y tú que tan fácil llegas al climax?

    Existen muchos mitos acerca del orgasmo femenino, de hecho hay mujeres que pueden llevar una vida sexualmente activa y nunca experimentarlo, si, ¡así como lo lees! Incluso han surgido miles de estudios para descubrir cualquier dato que revele el gran misterio del orgasmo. Pero la verdad es que yo creo que no es para tanto, no hay que darle tantas vueltas al asunto, ni mucho menos obsesionarse con el tema y es que todas las mujeres –si de verdad se lo proponen- pueden llegar al orgasmo en cuestión de minutos… después de todo el clítoris tiene más de 6,000 terminaciones nerviosas, el chiste aquí es conocerlas a fondo para llegar a ellas. Aquí les voy a dar 10 tips para que lleguen al orgasmo directo y sin escalas:  

    1. Relax: Ósea relájate, y es que es muy difícil alcanzar el orgasmo si estás estresada, pensando en la chamba o en la dieta o ¡en lo que sea! Así que date un ligero masaje, o mejor aún que te den un buen masaje, respira profundamente y manos a la obra.

    2. Todo –o bueno, casi todo- está en la mente: Ya que dicen por ahí que el cerebro es el órgano sexual más importante de tu cuerpo, así que concéntrate, enfócate y disfruta al máximo.

    3. Explórate: Tócate… Esto lo puedes hacer primero con tus dedos y después con algún juguete… -o varios, según sea el caso- el chiste es conocerte, ver que es lo más te gusta, lo que más te excita y así llegar al orgasmo, como dije anteriormente puedes hacer uso de un vibrador –hay tantos en el mercado que de seguro encuentras uno que se ajuste a tus necesidades o bien comprarte el Satisfyer o el Womanizer, una maravilla de juguetes que te permiten llegar al orgasmo en 3 minutos… ¡Comprobado!

    4. Foreplay: Cuando estés con tu pareja, es muy importante dedicarle un buen de tiempo al foreplay, esto es recibir caricias, besos, oral y demás cosas ricas que te exciten y te pongan a todo lo que da… En lugar de pasar directamente al plato fuerte, procura alargar los juegos previos lo más que puedas y es que eso de ir al “grano” no tiene nada de cachondo ni mucho menos de divertido… Aunque aquí si te digo que la mejor manera para alcanzar el orgasmo, incluso múltiples orgasmos, es el sexo oral y es que a veces resulta mucho más satisfactorio que la penetración.

    5. Comunicación: Es vital tener buena comunicación con tu pareja, decirle que es lo que te gusta que te haga y que lo que no te gusta, eso si, tienes que conocer tu cuerpo, para que lo guíes a tus zonas erógenas, recuerda que nadie es adivino, por lo que si quieres llegar al orgasmo habla y expresa tus deseos… Y por favor, que no te de pena.

    6. Sincronía: Ya que él sepa que es lo que más te excita –y tú sepas lo mismo de él- pueden intentar que ambos lleguen al orgasmo al mismo tiempo, esto no es nada difícil si ambos se comprometen, tómense su tiempo, esto intensificará la tensión sexual y su excitación llegará más lejos que nunca. el chiste aquí es que ambos tengan un final feliz… ¿o no?

    7. Detente: Si lo que quieres es llegar al orgasmo, ¿por qué te detendrías? ¡Fácil!... ¡Para que se acumule la energía! Justo en el momento en que estés a punto de alcanzar el clímax, detente y relájate. Espera un poco y continúa con lo que estabas haciendo. Puedes intentarlo las veces que quieras y entre más lo hagas, más intenso será tu orgasmo.

    8. Piensa en plural: Esto es que puedes llegar a tener más de un orgasmo… Y es que no hay nada como esos orgasmos múltiples, el chiste aquí es que tengas buena condición física y que estás dispuesta a todo, así que a darle sin complejos y sin inhibiciones.

    9. Ejercicios de Kegel: Hay que fortalecer tus músculos pélvicos, ya que estos te darán un mayor control sobre tus orgasmos, además de que los intensificará. ¿No sabes dónde se encuentran esos músculos? Intenta detener el flujo de pipí cuando vayas al baño. ¡Esos son los músculos pélvicos! Ahora intenta recrear ese mismo esfuerzo pero sin estar en el baño. Haz los ejercicios de vez en cuando, en la oficina, en el coche… ¡en donde sea! poco a poco comenzarás a notar cómo el sexo comienza a mejorar… Lo ideal aquí es comprarte unas bolas Ben Wa (o vaginales) que te hagan la vida mucho más fácil y ¿por qué no? Mucho más placentera.

    10. Cambia de posiciones, de rutina, de todo: Y es que si llegaste a tu primer orgasmo estimulando el clítoris, cambia a la penetración para el segundo. Haz que tu pareja te estimule tus pezones o te bese en el cuello, eso te puede mantener “en el momento” mientras te recuperas para el segundo orgasmo. Inmediatamente después de un orgasmo algunas zonas de tu cuerpo pueden estar demasiado sensibles, por eso es importante hacer el cambio y lo mismo con las posiciones, no todas las posiciones sexuales son iguales, la mejor para nosotras es el misionero invertido –esto es nosotras arriba- con esta es mucho más fácil llegar al orgasmo, dado que puedes controlar la fricción sobre el clítoris y/o punto G.

    Continuar leyendo
Close